Masivas manifestaciones en defensa de la Revolución Cubana en La Habana y otras ciudades

Oscar Figueredo – Cubadebate

165

Amanece en La Habana y no hay espacios para el silencio. Unos tararean a Silvio mientras otros sostienen pequeños carteles y banderas. El sentimiento es uno: defender la Revolución. “¿Podemos dejarnos arrebatar lo que tanto nos ha costado?, la Revolución es el pueblo, sus hijos, y por ello estamos aquí”, comentó Lucía Torres, una de las más de 100 000 personas reunidas en La Piragua capitalina.

Con la presencia del General de Ejército Raúl Castro Ruz, y del primer secretario del Partido Comunista de Cuba y presidente de la República, Miguel Diaz-Canel, se inició poco después de las siete de la mañana un multitudinario acto en el corazón de La Habana en defensa de la Revolución.

Actos similares han tenido lugar simultáneamente en todas las provincias del país en defensa de la Revolución y el socialismo.

Con un grito de ¡Viva Cuba Libre!, inició su intervención el presidente cubano ante la multitud de habaneros reunidos en La Piragua. “Libres de injerencias extranjeras y libres del odio que han azuzado quienes llevan 60 años apretando el cuello de la nación para hacerla estallar y ahora quieren presentarse como nuestros salvadores”.

El mandatario subrayó que Cuba es alérgica al odio y que desde este sentimiento no se construye nada bueno. “el odio nos roba tiempo para amar. Lo hemos experimentado estos días de odio desbordado en las redes sociales, en las redes no tan sociales que han sido la compañía para muchos padres e hijos en tiempos de pandemia”.

Relató la experiencia de una madre que fue inquirida por su hija, y asombrada, le preguntaba que si eso que veía por las redes era Cuba, a partir de los videos que sus amigos compartían e Facebook.

(Abel Padrón – Cubadebate)

“Los dueños de esas redes, los dictadores de esos algoritmos han abierto al odio, sin el más mínimo control ético, las compuertas de sus plataformas. Es un odio que fractura a los amigos, a las familias, a la sociedad y que amenaza con llevarse muchos de nuestros valores al rincón de los inservible”, dijo.

Destacó además, que el bombardeo de imágenes cargadas de violencia, sangre, protestas, alaridos, vandalismos, amenazas, acoso y represión no han conocido pausa en los últimos seis días.

Díaz-Canel denunció que en las semanas previas se desarrolló una intensa campaña político-comunicacional por parte de una gran plataforma de intoxicación mediática financiada por el gobierno de los Estados Unidos y la maquinaria política de La Florida, cuyo objetivo es alentar disturbios e inestabilidad en el país, aprovechando las difíciles condiciones provocadas por la pandemia, el bloqueo recrudecido, así como las 243 medidas de la administración Trump.

“Realizaron en esos días actos de guerra no convencional, incluyeron llamados al estallido social, la violencia, la agresión a agentes policiales, el vandalismo y el sabotaje. Utilizaron para ellos sistemas de inteligencia artificial, cibertropas y actos de ciberterrorismo para promover la fabricación de armas artesanal o elementos incendiarios, así como acciones de acoso, chantaje o financiamiento a líderes digitales o influencers  internacionales”, agregó.

El primer secretario del Partido de los comunistas cubanos dijo que la televisión cubana ha desenmascarado esta violencia, a la vez que expuso los objetivos de esta campaña. “Primero se convocaron las protestas, después se construyó el relato falso de los hechos para generar reacciones emotivas para generar solidaridad con los manifestantes y luego se desataron las acciones vandálicas que ocurrieron horas antes de la improvisada comparecencia en televisión al regreso de San Antonio de los Baños”.Recalcó que a posteriori, todos los hechos se han presentado desordenadamente “como si fueran fruto de nuestro llamado a los revolucionarios a defender la Revolución. La historia se pretende contar al revés. No importa lo que haya dicho, no importan los llamados a la unidad, la paz y la solidad entre todos; la interpretación mal intencionada es que se convocó a una guerra civil”.

Reclamó que las evidencias presentadas por el canciller cubano aún no han sido contestadas. “Han sido atacadas además el sitio del Minrex, el popular sitio de análisis y de noticias Cubadebate, así como Granma, Juventud Rebelde y casi todos los medios públicos cubanos están sufriendo ataques intermitentes con denegación de servicio en medio de una atroz campaña de demonización del gobierno”.

Todas estas acciones, dijo, están encaminadas a silenciar cualquier alternativa a la narrativa anticubana que hoy se despliega en portadas alarmista. “Los amigos de Cuba que sufren la manipulación y el silencio, no pueden acceder a los medios cubanos y nos han enviado los reportes de denegación de acceso”.“Ahora mismo lo que el mundo está viendo de Cuba es una mentira: a todos un pueblo levantado contra el gobierno y a un gobierno que reprime a su pueblo. No es raro que bajo ese bombardeo mediático algunos duden y se pronuncien suponiendo una separación que no existe. No juzgo, no condeno, entiendo que son avasalladoras las armas del adversario. Pero al lado del pueblo, con el pueblo y para el pueblo sigue estando la Revolución”.

Preciso también que cuando la etiqueta #SOSMatanzas estaba apagándose en el ciberespacio, al lado de Matanzas y de toda Cuba no se vio a los promotores de la intervención humanitaria. “Estaba el pueblo noble y solidario que sufre las mismas consecuencias del bloqueo y estaba el gobierno cubano”.

“¿Quién no se estremeció al saber que vándalos de la peor entraña apedrearon la sala infantil del hospital de Cárdenas obligando a niñas y madres a buscar refugio en los baños o bajo las camas de la institución?”, preguntó el mandatario.

Source Cubadebate