Marcha docente en Argentina: quiénes y por qué marcharon

25

Mientras el jefe de Gabinete Marcos Peña y el ministro de Educación Esteban Bullrich vilipendiaban hoy por la mañana la realización de la Marcha Federal Docente, cientos de miles de maestros, profesores, padres y estudiantes de todo el país se concentraban en distintos puntos del centro porteño para movilizarse hacia Plaza de Mayo, que desbordó de columnas de manifestantes que tuvieron que conformarse con permanecer en las inmediaciones.

La movilización se realizó sin inconvenientes a pesar del escaso operativo policial y la prácticamente nula presencia de agentes de tránsito que desviaran previamente a los automovilistas para que no se toparan de frente con los docentes. Muchos vecinos, comerciantes y manifestantes coincidieron en señalar que hubo una clara intención de las autoridades para que se generaran roces entre los manifestantes y los automovilistas, cuestión que no ocurrió.

Los docentes nucleados en la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) se concentraron poco antes del mediodía en Congreso. “Marchamos por la reapertura de las paritarias y para que tanto el presidente Mauricio Macri como el gobernador Juan Schiaretti cumplan con la Ley”, dijo a Tiempo Cecilia Palacios, la secretaria General de UEPC del departamento de Colón, quien exigió que se paguen los siete días de paro que la Provincia le descontó el año pasado y consideró “extorsiva” la convocatoria del gobierno cordobés a una mesa de diálogo para el próximo lunes aunque “ya adelantó en los medios locales que descontará los seis días de paro de este año. En estas condiciones no nos vamos a presentar”.

Leandro lleva puesto un guardapolvo que en su espalda dice: “Luchar también es enseñar”. Es maestro de 4to y 5to grado de la Escuela Primaria Común Nº 27 Petronila Rodríguez, del distrito 15. “No podemos seguir sufriendo este maltrato y desprestigio de la escuela pública. El ataque a los docentes de ayer por parte de Macri fue premeditado, a propósito”, señaló al referirse y sentirse ofendido por los dichos de ayer del presidente donde aseguró que están quienes optan por los colegios privados y quienes “caen” en la escuela pública.

La comunidad educativa de la Escuela Primera Junta Nº3 del Distrito Escolar 7 asistió a la marcha junto a niños, hijos de los docentes y alumnos que fueron con sus padres. “Vinimos todos porque es una pelea de todos, para todos, por un lugar de todos. A nuestra escuela asisten chicos de todos los sectores sociales y el dinero no está llegando. No estamos acá sólo por los sueldos”, explicaron a este diario un grupo de madres y padres de los alumnos de esta escuela de Caballito que llegaron a Congreso, en Subte, cuyos trabajadores de la línea A le abrieron los molinetes en adhesión a la marcha.

Luis Bazán, delegado de la Asociación de Educadores Provinciales de San Salvador de Jujuy dijo que “es vital que se aplique la Ley de Financiamiento Educativo para que lleguen fondos frescos a las escuelas que necesitan ser refaccionadas, o faltan libros, o recursos para las familias que menos tienen. Sin estos programas los padres de los chicos que quieran terminar los estudios no van a poder”.

“Con 32 años de docencia –continuó Bazán- no llego a cobrar 13.000 pesos. Tengo un hijo en la primaria y tres en la universidad, pero estamos pensando que uno de ellos va a tener que darnos una mano y trabajar. Se hace imposible. A contraturno estoy cortando el pasto y haciendo changas. El ofrecimiento del gobierno fue un aumento de entre un 10% y un 12%, pero eso apenas equivale a lo que nos quedó pendiente del año pasado”.

Bazán denunció que no es sencillo reclamar en Jujuy, donde gobierna el radical Gerardo Morales: “No existe el derecho a manifestarse, te hostigan, criminalizan. En las marchas, vienen policías y nos fotografían los rostros. En las escuelas fuimos visitados por abogados y escribanos”.

La Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET) asistió a la movilización con representantes de todas las provincias. Roberto Orellana, el secretario adjunto de la Regional Tucumán, afirmó: “Venimos a acompañar el reclamo de las paritarias nacionales. Queremos fijar un piso razonable para beneficiar a las provincias más pobres pero el gobierno responde con este avasallamiento”. Orellana reconoció que en su provincia se acordó el 23% de aumento en dos cuotas.

“Le pedimos al gobierno que fije las paritarias como lo establece la Ley. Las provincias más pobres estamos más complicadas. Nos ofrecieron el 4,5% de aumento para todo el año. Necesitamos un piso que por lo menos cubra la diferencia de la inflación del año pasado”, se quejó Susana Rolón, directora de la Escuela Secundaria Nº 172 del Barrio Banderas Argentinas de Fontana, en Chaco.

Para el profesor de Historia Alejandro Bernasconi, de la Universidad Autónoma de Entre Ríos y secretario Adjunto de la Asociación Gremial del Magisterio de esa provincia, “la desaparición de las paritarias es un retiro del Estado Nacional y de sus responsabilidades en la educación. Necesitamos discutir los salarios hacia arriba. Se nos ofreció un 18% en tres cuotas, las provincias más pobres cada vez van a quedar más postergadas”.

“Este reclamo no es sólo por los salarios. También es por las condiciones de trabajo, el estado de las escuelas, el perfeccionamiento docente, el material didáctico y tecnológico que es insuficiente. Formosa es una de las provincias que va a resultar más perjudicada. Con la reparación histórica del anterior gobierno se nos devolvió la dignidad, pero ahora, plantean algo inviable para el gobierno local”, sostuvo José Fleitas de la Agremiación del Docente Formoseño, quien agregó: “Sabemos que estamos haciendo historia. Los docentes no somos los culpables de la situación como lo quiere hacer ver el gobierno. Eso es mentira, somos pueblo”.

En la marcha de hoy también hubo representantes de colegios privados como María Monserrat Piccone, quien junto a otras docentes del Inmaculada y del Sagrado Corazón, ambos establecimientos de Castelar, asistieron a la movilización para recriminarle al gobierno nacional “el recorte del presupuesto en el sector y todas las medidas que están tomando para flexibilizar laboralmente a la actividad. Lo vi en mi adolescencia como alumna y lo veo ahora como profesora”.

“Hubo congelamiento de fondos destinados a perfeccionamiento docente. Hablan de defensa de las instituciones pero avasallan todos los derechos de los maestros”, añadió Piccone.

Virginia da Lengua y Literatura en la Escuela Media 6 de la Villa 21-24. Orgullosamente, con su nene de un año y medio en brazos dijo sentirse una “docente villera –a pesar de no ser del barrio- que elegí trabajar en este establecimiento, no me caí ni me tiraron en esa escuela. Ahí siento que aprendo todos los días a luchar por los derechos de la comunidad y a comprometerme más con los vecinos de Barracas”.

Tiempo dialogó con la directora y preceptora, Nancy Martuccio y Rita Calviño, respectivamente, de la Escuela Primaria 6 de Villa Constructora, La Matanza, donde casualmente asistió el ministro de Educación bonaerense, Alejandro Finocchiaro. “Estamos acá para defender a la sociedad del ataque que está recibiendo la escuela por parte del gobierno nacional y bonaerense. Notamos que hay más chicos en los comedores y que bajaron los cupos. Queremos denunciar también la persecución policial que recibimos en las escuelas”, indicaron.

“Tengo 40 años de antigüedad pero no puedo jubilarme porque pasaría a cobrar la mitad, por eso pretendemos que todo nuestro sueldo sea en blanco. Este año estuvimos nosotros cargando los matafuegos, pintando la escuela y cortando el pasto. Reconocemos que es un problema que se arrastra desde hace años. Pero que no digan que no le ponemos voluntad y que somos unos irresponsables”, concluyó Martuccio.