Macri insiste en que Argentina sea del “primer mundo”, pero…

22

 

Juan Guahán-Question Latinoamérica|

El presidente argentino Mauricio Macri estuvo en Davos, en un nuevo intento argentino por ser del “Primer Mundo”, un viejo sueño de los hacedores de esta Argentina, identificados con lo que fue la Generación del 1880, mientras decenas de miles de personas en todo el país cortaban rutas y protestaban por la arbitraria detención de la dirigente social jujeña Milagros Sala.

 

Desde hace años se viene realizando una cita anual en Davos (Suiza). Allí, funcionarios de empresas y gobiernos del centro del poder mundial debaten sobre la marcha de sus negocios y deciden sobre la vida de la Humanidad. Después de varios años de ausencia, el último presidente argentino que asistió fue Eduardo Duhalde, la máxima autoridad institucional de nuestro país vuelve a estar presente.

Mauricio Macri, acompañado del “opositor” Sergio Massa, allí estuvo. El objetivo de tales presencias es claro y no ha sido ocultado. Se trata de recuperar la confianza y credibilidad de los empresarios y países del Primer Mundo.

De esta manera, Argentina envuelta en una crisis caracterizada por el estancamiento económico y la falta de divisas, pretender salir de esta situación cambiando las alianzas desarrolladas en los últimos años y volviendo al redil de los países denominados centrales. De los acuerdos estratégicos con China y Rusia, junto a la búsqueda de apoyos en los países del BRICS, ahora volvemos a pedir ayuda a Estados Unidos y Europa. Allí confiamos encontrar créditos, inversiones y mercados. De este modo, nuestros gobernantes, vuelven al sueño de los políticos de la “Generación del 80” (Julio Argentino Roca, Juan Bautista Alberti, Domingo Faustino Sarmiento, Bartolomé Mitre, Carlos Pellegrini, Nicolás Avellaneda, Luis Sáenz Peña, entre otros) y procuran desarrollar al país de la mano de los grandes países capitalistas. En aquella oportunidad construimos una sociedad profundamente desigual con un modelo de economía agro-exportadora de la que nunca logramos zafar. Ello nos impidió desarrollar un país industrializado, con mayor justicia social y donde todos los argentinos tuvieran la posibilidad de tener un lugar para vivir con dignidad. Así tuvimos un país rico con un pueblo pobre.

Ahora volvemos a insistir en ese rumbo. En lugar de poner el eje en nuestras propias fuerzas y recorrer el camino del sacrificio colectivo, que todas las grandes sociedades han desarrollado, recorremos aquellas trilladas rutas que resultan contraproducentes, en el largo plazo.

A veces –como recientemente ocurriera- esperamos encontrar nuestro futuro apelando al atajo de un consumo que, sin la inversión y producción suficiente, carece de futuro. En otros momentos esperamos que las inversiones y créditos extranjeros nos ayuden a zafar de la situación en la que estamos. Ambas posibilidades han sido ensayadas con poco éxito.

Ahora volvemos a mirar a los países del Primer Mundo para que nos «ayuden» a superar las actuales dificultades. Olvidamos que cada vez que el capital extranjero vino a nuestras tierras se quedó con la mayor parte del trabajo y la riqueza de los hijos de la misma.

Davos: protagonistas y reuniones

Durmiendo con el enemigo 2: con Biden, vicepresidente que ya se va
Durmiendo con el enemigo 2: con Biden, vicepresidente que ya se va

Esta reunión de Davos fue el mejor escenario para mostrar a los protagonistas y objetivos estratégicos del actual proyecto de gobierno. Además de la delegación oficial viajaron otros empresarios. Allá fueron: Eduardo Elsztain, de IRSA/CRESUD dueña de campos, shoppings y principal accionista del Banco Hipotecario; Martín Eurnekian, sobrino de Eduardo y directivo de la Corporación América que maneja los aeropuertos; Enrique Pescarmona de IMPSA, una importante empresa metalúrgica; Marcelo Mindlin, ex IRSA y dueño de Pampa Energía, la empresa más grande de ese sector; Marcos y Alejandro Bulguheroni, de BRIDAS /PAE –socios de los chinos, en esta última- y principal productor privado de petróleo en la Argentina; Mario Blejer del Banco Hipotecario y Rodrigo Feijeiro de Recarge Pey una empresa vinculada a los teléfonos celulares.

En Davos, Macri se reunió con los Primeros Ministros de Inglaterra, Israel, Francia, Canadá e Irlanda: David Cameron, Benjamin Netanyahu, Manuel Valls, Justin Trudeau y Enda Kenny, respectivamente. De la reunión con el inglés dijo que “todos los termas estaban sobre la mesa”, el gobierno de ese país –después de la reunión- aclaró que las Malvinas son parte de su territorio y que sobre esa cuestión no hay ningún cambio de opinión. Además habló con –Joe Biden- el Vice Presidente de los Estados Unidos, quien –como si fuera una reunión de nuevos vecinos- le dio el teléfono de su casa. También estuvo con el Presidente de México, Enrique Peña Nieto. Todas estas reuniones, de primer nivel, tuvieron el mismo formato: Unos minutos a solas y luego se sumaban Massa, el Jefe de Gabinete, Marcos Peña y el Ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay. Ellas estuvieron matizadas con encuentros de Macri con directivo de Coca Cola, Dow Chemical, Shell, Facebook, Google, Mitsubishi y Total; allí hubo vasta promesas de inversiones. Tampoco faltó la nota de color, la reunión de nuestro Presidente con Máxima Zorreguieta, su compatriota y actualmente Reina de Holanda, justamente esa familia real fue la organizadora de la primera reunión de Davos.

En reuniones paralelas nuestros gobernantes, al tiempo que anunciaban la vuelta al Fondo Monetario Internacional (FMI), fueron informados que Estados Unidos levantaba el veto que frenaba las inversiones de los organismos internacionales a nuestro país. Esa medida regía desde 2011.

Ahora Macri deberá volver de la “nube” en la que estuvo flotando en Davos y lidiar con un parlamento opositor, movimientos sociales y sindicales enojados y gobernadores críticos, que ayer se reunieron en San Juan. Todo ello además del problema de los precios des“cuidados”, la inflación galopante, el calor que agobia y el dengue que se despliega y peligrosamente se extiende. Pero calma… todo ello será motivo de los comentarios venideros.

 Detención de Milagro Sala: significados y consecuenciasar marcha x milagro

 Milagro Sala forma parte de la misma cultura, enraizada en los pueblos originarios, que predomina en gran parte de Bolivia y que extiende su frontera hacia las provincias argentinas de Jujuy y Salta. No es casual que Evo Morales, el Presidente de Bolivia, transcurriera parte de su niñez acompañando a su padre, que trabajaba como carrero en territorio argentino. Éste “bajaba” de Bolivia para hacerse unos pesos en la zafra azucarera del Ingenio San Martín del Tabacal, propiedad de los herederos del legendario terrateniente Robustiano Patrón Costas.

Milagros Amalia Ángela Sala, fue inscripta por su madre adoptiva como nacida el 27 de enero de 1964. Había sido abandonada por su madre biológica en la puerta de un Hospital, se supone que de esta circunstancia deriva su primer nombre. Cuando, en la adolescencia, supo de su origen fue ganada por una rebeldía que la llevó a compartir la calle con ladronzuelos, lustrabotas, prostitutas, vendedores de drogas. Injustamente detenida, según sus declaraciones, pasó 8 meses en la cárcel. Luego vivió en un local de la Juventud Peronista, consiguió trabajo y continuó -con una fuerte impronta indigenista- militando a favor de los más desprotegidos, De allí que se pueda afirmar que su mayor referente no está en el kirchnerismo, que le diera dinero y poder, sino en Evo Morales cuyo modelo de un Estado Plurinacional guía sus pasos. Todo ello motiva un fuerte rechazo de población y dirigentes “blancos”, incluso de alguno de los cuales se identifican con el kirchnerismo y vertientes progresistas.

Casada con Raúl Noro, un ex periodista de La Nación y dirigente del Partido Humanista, (su “blanquito propio” como suele decir) adoptó como hijos a 12 niños de la calle. Durante un tiempo compartió militancia con Carlos “el Perro” Santillán, otro legendario dirigente popular jujeño. Esa relación derivó en escisiones y duros enfrentamientos que aún perduran. Éstos llegaron a tal punto que Santillán (ahora dirigente máximo del gremio de empleados municipales -SEOM) no se cansaba de repetir que con Milagro, amparada por el kirchnerismo -a quien denominaba como “la gobernadora”- todos sus opositores estaban en peligro. De hecho, entre ambos se produjeron varios incidentes y en los últimos tiempos del kirchnerismo Milagro, juntamente con la policía, actuaba para dispersar a movilizaciones convocadas por el gremio municipal las que dejaron –entre los manifestantes- varios heridos de gravedad.

 Las obras realizadas y el choque de culturas

En el 2001, Milagro Sala fundó la Asociación Barrial Tupac Amarú, la que se extendió por otras 16 provincias congregando a pueblos mapuches, coyas y guaraníes, entre otros sectores excluidos.

Designada diputada al Parlasur se alió en Jujuy a los candidatos del Partido Justicialista (PJ) siendo ruidosamente derrotados por Gerardo Morales, candidato del macrismo y massismo. Inmediatamente después de asumir el nuevo gobierno, inició un acampe en la plaza central de la capital jujeña y sus calles aledañas, demandando la continuidad de sus proyectos.

El reciente 15 de enero el gobernador, tratando de reducir o eliminar su poder, ordenó el fin de la personería jurídica de la mencionada Asociación y el cierre de las cuentas bancarias a través de las cuales recibía los subsidios estatales.

Morales pretende establecer un vínculo directo con las cooperativas y sus socios. Al día siguiente fue detenida bajo la acusación de “haberse alzado contra las decisiones gubernamentales” y por “promover tumultos”. Fue negada su excarcelación. En los días siguientes se le agregaron los cargos de “asociación ilícita agravada” y “fraude en perjuicio de la administración pública”. Desde el kirchnerismo y fuerzas de izquierda, opositoras a Macri, juntamente con el CELS y Amnistía Internacional, condenaron tal detención y solicitan la libertad de Milagro Sala. Además, en solidaridad con la presa, hubo –el viernes- más de un centenar de cortes de calles y rutas en todo el país.

Antes de estas denuncias y en estos años del kirchnerismo manejó presupuestos que se asemejan más a un pequeño estado que a una organización social. Con los mismos se construyeron, fundamentalmente en Jujuy, escuelas, viviendas y centros de salud, que se pueden considerar ejemplares.

Dos escuelas, primarias y secundarias, con 150 docentes donde había tres materias que trataban sobre “Autoestima”, “Historia y cultura de Jujuy” y “Luchas del movimiento obrero”,

Dos Centros de Salud, con medio centenar de médicos, con farmacia y laboratorios propios.

En el barrio Tupac Amarú se construyó el CEMIR (Centro Integral de Rehabilitación de Personas Discapacitadas), una especie de FLENI jujeño, donde derivaban sus enfermos los hospitales provinciales, todo ello gratuito.

Creó 6 fábricas donde labar marcha x milagro1oran más de 600 trabajadores, ex desocupados.

Su organización construyó miles de viviendas, con costos que se reducen en un 30% a los del mercado, dado que los insumos son hechos en fábricas propias.

Además organizó otras Cooperativas destinadas a diversas tareas de mantenimiento en instituciones estatales. Se estima que su Asociación manejaba un presupuesto por unos 200 millones de pesos (unos 14 millones de dólares) anuales.

Ahora llueven las acusaciones por parte de su acérrimo enemigo, el actual Gobernador, con el cual mantiene viejos litigios con mutuas acusaciones de amenazas, ataques y agresiones.

También carga sobre sus espaladas acusaciones del periodista Jorge Lanata por haberle retenido cámaras fotográficas.

Las cooperativas y los manejos financieros no se caracterizaron por la vigencia de democracia interna y trasparencia administrativa, por el contrario ellos han sido recurrentemente calificados como extorsivos y poco claros. Los mecanismos legales de las instituciones estatales vigentes no parecen ser la guía de su proceder. Su accionar es caracterizado, por éstas, como autoritario y delictivo. De todos modos no hay que olvidar que los propios manejos del Estado, en sus diversas instancias, también viene recurriendo a manejos muchas veces extorsivos y corruptos.

Más allá de los incidentes, movilizaciones y causas penales, en este caso nos encontramos con un serio problema político-institucional, del que poco y nada se habla.

Estamos ante la presencia de un Estado insuficiente cuyos roles son cubiertos, para sectores excluidos, por otra especie de organización cuasi estatal.

Estos problemas institucionales, políticos y legales ocultan un choque de culturas. Éste no se manifiesta mientras esos excluidos, los pueblos originarios -considerados como “inferiores”- carecen de organización y poder. Por el contrario, ese choque, se pone en evidencia cuando esos excluidos comienzan a tener presencia organizativa y política.

Pretender resolver este problema con las actuales leyes e instituciones penales es una prueba que falta mucho para que nuestra sociedad asuma y dé respuesta a estos problemas reales.