Los precandidatos presidenciales y la nueva agenda para la Colombia de 2022-2026

217

Camilo Rengifo Marín | 

Reforma tributaria, corrupción e importación de alimentos fueron los asuntos que se impusieron en el debate entre diez precandidatos presidenciales colombianos, cambiando la agenda de las últimas décadas, cuando el tema de la guerrilla y el del narcotráfico eran los temas que marcaban el peso preponderante de qué caminos tomar.

La elección presidencial de Colombia de 2022 se celebrará el 29 de mayo, y en ella se escogerán al Presidente y Vicepresidente del país para el periodo 2022-2026, en sustitución del neoliberal uribista Iván Duque, cuya popularidad alcanza un 22%.

En vísperas de elecciones cuando todos los aspirantes buscan matizar su discurso para alcanzar la simpatía de los electores, los precandidatos, al margen de la ideología, prefirieron jugarse a que en el próximo gobierno habrá una reforma tributaria, y abordaron el tema de seguridad y paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) en  uno de los debates más complejos durante el cara a cara.

En el encuentro entre precandidatos presidenciales, organizado por El Tiempo y el Grupo Editorial Semana, diez candidatos presidenciales de diferentes coaliciones, Pacto Histórico, Centro Esperanza y Equipo por Colombia se enfrentaron durante tres horas por primera vez en un debate cara a cara.

El precandidato presidencial por la Colombia Humana, Gustavo Petro, amplio favorito para las elecciones presidenciales prguntó: “¿Votamos por seguir aumentando el dolor o frenamos y construimos una nación? ¿Cuál es el camino, seguir matándonos, o construimos una nación pacífica? Si construimos una nación pacífica entonces hay que acabar la guerra”.

El líder de centroizquierda aseguró que el “régimen de la corrupción crece y se empodera con la guerra. El narcotráfico se tomó el poder con la guerra. Acabémosla”. Indicó que el proceso de paz que el expresidente Juan Manuel Santos tenía con el Eln lo hicieron trizas y que se debe terminar.

“Indudablemente las disidencias son el efecto de hacer trizas unos acuerdos de paz que el Estado incumplió. Cumplámoslo. Iniciemos un proceso de diálogo judicial, no político, para desmantelar pacíficamente el narcotráfico”. Petro propuso una política de sometimiento a la justicia y desmantelamiento del narcotráfico: “podemos pasar la página de la violencia y el dolor y escribir una página blanca de democracia y paz”, aseguró.

Según una encuesta realizada por la agencia digital MediaLab App, el 21% de los televidentes consideraron que Gustavo Petro fue el candidato que ganó el debate, seguido de Rodolfo Hernández (18%) y Alejandro Gaviria (15%).

Todos los candidatos, dijeron que iban a hacer una reforma tributaria y se comprometieron a luchar contra la corrupción. Todos coincidieron en que es necesario mantener boyantes las arcas estatales, aunque cada uno planteó una alternativa diferente.

Pero hubo frases para destacar: No es posible, a partir de un acuerdo de impunidad total, pretender que ese sea el punto de partida de Eln, señaló Óscar Iván Zuluaga, “no sobre las bases con las que se hizo con las Farc”. “Significa que tiene que liberar a los menores secuestrados, que no pueden haber más secuestros, que tiene que comprometerse a entregar todas las rutas y el negocio del narcotráfico, que tiene que tener la disposición a entregar los bienes”, aseguró.

El exgobernador Camilo Romero aseguró que sí adelantaría una negociación con el Eln. “Una sociedad que se considera democrática solo es posible si es una sociedad en paz, no puede ser de otra manera. La seguridad va de la mano de la política criminal”, expresó.

“Claro que hay que hacer un diálogo con el Eln y claro que hay que tener condiciones en el tema de la defensa del Estado social de derecho, pero por supuesto la única herramienta civilizada entendida hoy por los ciudadanos y la democracia global tiene que ser el diálogo, no puede ser otra”, expresó el precandidato por el Pacto Histórico.

Que se adhieran (el Eln) al compromiso que hicieron las Farc. Y hacerlo cumplir. Lo que pasa es que no lo han hecho cumplir y el gobierno tampoco ha cumplido en su totalidad”, manifestó el exalcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández.

Juan Manuel Galán, del Nuevo Liberalismo, aseguró que la ciudad de Cali se convirtió en el centro de operaciones de la mafia y los carteles de narcotráfico mexicanos. “Debemos cambiar el enfoque de seguridad, hacer una Policía ciudadana, cívica y que cumpla con el mandato constitucional de proteger la vida de los ciudadanos y no que voltee su armas para reprimir violentamente la propuesta legítima de los ciudadanos”, dijo Galán.

Alejandro Gaviria, exrector de la Universidad de los Andes y precandidato por la Coalición Centro Esperanza, expresó que “Ser colombiano en este momento, cuando nos podemos acercar a otro pico de violencia, requiere ser un pacifista radical. Nosotros no podemos seguir matándonos entre nosotros mismos”.

El precandidato dijo que le gusta la propuesta de un intento de negociaciones de paz con el Eln y agregó: “tenemos que aceptar que la paz se construye con oportunidades, con desarrollo rural en la periferia de Colombia. No persiguiendo los campesinos con glifosato. “La paz se construye con equidad social, una paz sin miedo, segura, justa y con oportunidades para todos y todas. Esa es la Colombia en paz. Este país no puede con más muertos y más sufrimiento”.

La precandidata por el Pacto Histórico, Francia Márquez, expresó que le parecía valioso que Óscar Iván Zuluaga aceptara realizar un diálogo con el Eln, cuando según ella, ha sido el Centro Democrático, partido de gobierno y el cual avala a Zuluaga, quienes han perpetuado la guerra en Colombia.

“Creo que hay que hacer la paz no solamente con el Eln, hay que hacer la paz con todos los actores armados incluyendo las Fuerzas Armadas del Estado colombiano que también violentan los derechos de la ciudadanía, de la gente empobrecida, de la gente excluida, de la gente marginalizada”, dijo Márquez, quien agregó que el compromiso es silenciar los fusiles “porque nuestro pueblo no aguanta más sangre. Es necesario que no se siga obteniendo las ganancias de la muerte. Es hacer la paz”.

Ingrid Betancourt, por el contrario, resaltó la labor de las Fuerzas Armadas colombianas. Sin embargo, aseguró que “mientras tengamos corruptos en la Casa de Ñariño, vamos a tener generales corruptos ascendiendo”. “Yo no quiero que el Eln haga lo que hicieron las Farc, que fue mamarnos gallo, para fortalecerse militarmente y poner más muertos”, aseguró Betancourt. Para ella, el Eln no ha demostrado que “quiera bailar con los colombianos” en el tema de paz.

“Vamos a tener que reforzar nuestra seguridad, eso pasa por una limpieza de las fuerzas militares y por acabar con el narcotráfico. Tenemos que despenalizar la droga para acabar con este flagelo del narcotráfico, que acaba con nuestra democracia”, dijo la prcandidata de la Coalición Centro Esperanza.

El exalcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, aseguró que hay un tema importante de inseguridad en el país, no solo en las regiones más alejadas, sino en las principales ciudades del país. “Lo primero que debemos hacer es solidarizarnos con las víctimas. Pero no puede ser que las estructuras criminales sigan utilizando a las víctimas para obtener unos beneficios que son ellos los únicos que ganan”, manifestó Gutiérrez.

Además, dijo que en un posible mandato suyo, va a cumplir con los acuerdos de las Farc, “pero cumplir los acuerdos no es cumplirle a las cabecillas de las Farc que son los únicos que hoy están en paz en el Congreso. Yo le voy a cumplir a los excombatientes y a los niños y jóvenes que también son víctimas de las Farc porque fueron reclutados por ellos”.

Gutiérrez dijo no estar de acuerdo en que las negociaciones con el Eln se den en los mismos términos en los que se dieron con las Farc. “Aquí tenemos que estar abiertos siempre a buscar la paz, estoy abierto desde ya, pero el Eln tiene que dejar de generar tantas víctimas en este país”.

Por último, Sergio Fajardo, precandidato por la Coalición Centro Esperanza, aseguró que está “dispuesto a buscar los caminos para construir la paz. El Eln no ha sido capaz de mostrarle a Colombia que quiere realmente la paz (…) “Yo creo que hay que avanzar en un sometimiento de las disidencias y al mismo tiempo se puede avanzar con otros grupos de narcotraficantes”, indicó.

* Economista y docente universitario colombiano, analista asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)