Las amenazas del Comando Sur

16

ELEAZAR DÍAZ RANGEL| Para la mayoría de los venezolanos el Comando Sur, de las fuerzas militares de EEUU, es una figura más o menos conocida; desde hace un tiempo sus jefes declaran sobre nuestro país, vinculándolo a las guerrillas colombianas, al narcotráfico y al terrorismo, siempre en oportunidades y con inequívoca intención política.
Se trata de uno de sus nueves comandos que operan fuera de territorio estadounidense, comparables a los que tiene en el golfo Pérsico y en el Mediterráneo. Este del Sur cubre un área de 24 mil kilómetros cuadrados, que a mil hombres por km2 debe contar con unos 24 mil efectivos militares. Entre ellos los de la IV Flota, desactivada después de la II Guerra Mundial hasta hace poco, cuando creyeron que era «necesaria».

Su jefe desde 2009 es el general Douglas Fraser, de la Fuerza Aérea, con más de dos mil horas de vuelo, años de estudio en Bogotá y maestría en Ciencias Políticas.

Pues bien, este general Fraser compareció el martes ante el Congreso de EEUU. Las agencias no informaron los motivos ni de dónde partió la iniciativa, el caso es que los países de la Alba, y en particular Venezuela, fueron objeto de sus ataques donde, según él, hay «crecientes niveles de violencia y persistente inestabilidad económica», y en Venezuela, Cuba, Bolivia y Haití «persiste la turbulencia geopolítica, que tendrá un impacto sobre ciudadanos y militares estadounidenses en la región». Igualmente, criticó la relación de Venezuela con Irán y la falta de una mayor actividad en la lucha contra el narcotráfico.

Se supone que estos mensajes tienen múltiples lectores: en primer lugar, los congresistas republicanos y demócratas, en segundo lugar la sociedad estadounidense y en tercer término quienes en nuestros países son orientados por la palabra de Washington. Es interesante observar que estén enfilando sus baterías contra los países de la Alba y que por primera vez incluyen a Haití, lo que, evidentemente, guarda relación con los propósitos de su gobierno de afiliarse.

Como quiera que los mensajes de Fraser ante el Congreso no pretenden ilustrar a las bancadas de sus partidos de la realidad de la región, en el fondo lo que busca es introducir elementos de desestabilización es esos países, sobre todo en Venezuela, que inicia un año decisivo en materia electoral. Otra Batalla de Carabobo es la que está planteada.

*Director del periódico Últimas Noticias