La sombra de la amenaza militar valida el vale todo criminal de la maquinaria bolsonarista

115

Jeferson Miola

La elección presidencial de este año en Brasil está marcada por un sinfín de prácticas ilícitas, corrupción, desviaciones, bandolerismo político, usos y abusos de la maquinaria pública por parte del candidato situacionista . Es un verdadero vale todo criminal del bolsonarismo.

El gobierno militar equipó al Estado para fines electorales como nunca antes se había visto. Los aviones de la FAB transportan a políticos, fundamentalistas religiosos, militares y celebridades de extrema derecha de punta a punta del país para eventos de campaña electoral.

Las instituciones del Estado son utilizadas para viabilizar objetivos ilegales del gobierno, como fue el caso, por ejemplo, de la actuación del CADE [Consejo Administrativo de Defensa Económica] en su intento de intimidar a los institutos de investigación.

El presupuesto secreto, abastecido con dinero desviado del Sistema Único de Salud (SUS), Universidades y áreas esenciales, irriga un esquema multimillonario y corrupto de clientelismo y compra de votos. Los favores y ayudas demagógicos de última hora se crean mágicamente para cooptar al electorado.

Las oficinas públicas fueron equipadas y convertidas en comités de campaña. La oficina presidencial es una fábrica de fabricación y difusión de mentiras. Empresarios sin escrúpulos y charlatanes religiosos alimentan redes criminales que operan en varios frentes, desde la coerción a los trabajadores hasta el vulgar adoctrinamiento en los cultos de los templos de máquinas tragamonedas.

La escoria bolsonarista nada en la cloaca de las redes sociales, un ecosistema sin ley del que circulan delirios impensables y lugares bajos.

La llamada “familia militar”, espacio ampliado de sociabilidad reaccionaria y ferozmente antipetista, proporciona el sustrato ideológico que articula la ofensiva contra Lula de actores duros de la policía militar, las Fuerzas Armadas, CAC’s (coleccionistas de armas, tiradores profesionales y cazadores), empresas de seguridad y milicias

Junto a los actos ilícitos y la montaña de crímenes perpetrados por Bolsonaro y los líderes militares en las elecciones de este año, los esquemas fraudulentos de la boleta militar Bolsonaro/Mourão en las elecciones de 2018 parecen ser amateurs.

El candidato Bolsonaro, que acumula más de un centenar de solicitudes de juicio político por la práctica continuada de delitos comunes y de responsabilidad, también comete delitos electorales en serie. Bolsonaro y las cumbres militares atacan constantemente a las instituciones e insultan a los ministros del TSE y del STF para romper la resistencia a las ofensivas autoritarias.

En democracias mínimamente funcionales y con el sistema de justicia funcionando libremente y sin intimidaciones explícitas o veladas, la boleta del gobierno militar de Bolsonaro/Braga Netto ni siquiera podría correr, pues ya habría sido acusada.

Todo el mundo – pero todo el mundo realmente – sabe lo que está pasando en las elecciones brasileñas, marcadas por amenazas, corrupción, bandidaje fascista, y también por la intimidación y la propagación del miedo.

La débil democracia brasileña, protegida por los líderes partidarios de las Fuerzas Armadas, resiste lo que puede para evitar sufrir el golpe fatal. La sombra de la amenaza militar valida el tira y afloja de la maquinaria fascista-bolsonarista.

 

*Miembro del Instituto de Debates, Estudios y Alternativas de Porto Alegre (Idea), fue coordinador ejecutivo del V Foro Social Mundial. Colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)