La salida de Salas

22

ven Luis-Salas 2016

 Melquiades Iguarán|

Por “motivos familiares” dijo el Presidente, sale el Ministro y Vicepresidente de Economía Productiva Luis Salas.  Lo que no aclaró si se refería a la familia de Luis Salas o a las Familias que se han apropiado del gobierno bolivariano. Podemos tejer varias hipótesis, sin duda alguna Hipótesis de la Conspiración,  sobre qué y quienes influyeron en la salida del Ministro, tomando como supuesto negado  que el ahora exministro le haya presentado la renuncia al Presidente. Varios pueden ser los que ejercieron presión para su salida.

1.-La Banca en primer lugar. El poder de la banca nacional e internacional ha fagocitado el lado gubernamental del proceso bolivariano desde hace tiempo. Han tenido una gran influencia en las decisiones financieras y económicas de los últimos  8 años. Son los autores intelectuales del SITME: el presidente del BCV Nelson Merentes, presentó al SITME como una idea de su brillante autoría intelectual. Pero los que diseñaron el sistema cambiario a su conveniencia fueron banqueros. Así ocurrió con las notas estructuradas y las emisiones de bonos en dólares. Los banqueros y también los asesores vinculados con el mundo financiero. Entre éstos últimos destacó Moris Beracha, quien fue asesor del Ministerio de Finanzas y de Bandes (Rafael Isea, Alejandro Andrade) que diseñaban y proponían los “vehículos” financieros donde se ha ido gran parte de la renta petrolera.ven Nelson-Merentes-y-Torres

Si buscan por internet  se darán cuenta como estos personajes, incluyendo a Beracha, se encuentran como colaboradores de las autoridades estadounidenses.  La banca internacional actualmente tiene una gran influencia. Uno de los agentes más notorios es el Bank of America, el mismo banco que participó activamente para derrocar a Salvador Allende. En diciembre pasado, un representante de Bank of America, el economista venezolano Francisco Rodríguez, celebró cordiales reuniones en un lujoso hotel del este de Caracas con el “empresario” Miguel Pérez Abad, Ministro de Industria y actual sucesor de Salas en la Vicepresidencia económica.

2.- Los militares metidos a banqueros. Desde hace tiempo descubrieron que podían manejar contingentes de recursos financieros en lugar de tropas, y los sedujo el “maravilloso mundo del dinero y la banca”. Se creen especialistas no solo en las altas finanzas sino en economía.  Mantienen la apariencia del discurso revolucionario pero en el fondo quieren ser modernos gerentes de un mundo globalizado por el capital financiero. De acuerdo a estos asimilados, el discurso de Salas era impertinente y “asustaba a los inversionistas”. En el Ministerio de Finanzas la banca nacional e internacional tiene a un soldadito, ungido y apadrinado por el general-ministro Marcos Torres.

3.- PDVSA. Rafael Ramírez convivio con los grupos que controlaban a PDVSA a lo interno, los toleró y permitió que hicieran nido y tejieran un poder que después celebraron su salida, como celebraron la de Gastón Parra. Eulogio Delpino es de uno de esos grupos que no se anotó con la Gente del Petróleo porque eran excluidos de ese clan. Fue remontando desde la CVP hasta ser el actual presidente de PDVSA y Ministro de Petróleo.  Al ser nombrado, concretó una de los negocios que venían cocinando desde hace tiempo: la supuesta asociación con el capital nacional para explotar “campos marginales”, heredados de los convenios de apertura. Un tremendo negocio para privatizar PDVSA, que al final llamará a las trasnacionales para que ayuden en este emprendimiento.

Esto lo hizo en componenda con el Presidente vitalicio de Fedeindustria, Miguel Pérez Abad.  Al ministro  Eulogio Delpino no le gustaron las ideas de Luis Salas, aunque la mayoría eran incomprensibles para él (forma parte de un grupo de ingenieros formados en el exterior con una gran aversión e ignorancia por temas de economía política).  No le gustan a los sociólogos y a los profesores de economía política, pero son muy amigos de las grandes trasnacionales de petróleo.

ven pdvsa2Por otro lado, PDVSA es uno de los grandes responsables de gran parte del estrangulamiento externo  que viven las finanzas del gobierno. Ellos fueron los que irresponsablemente endeudaron al país con bonos en dólares, que emitieron sin ningún control  comprometiendo los ingresos futuros (ahora menguados). PDVSA elaboró planes de inversión faraónicos, descuidando la capacidad de producción, y que conducen no sólo al endeudamiento actual sino a su privatización-trasnacionalización.  Para ellos, cualquier Ministro con un criterio crítico es un estorbo.

No seguiré  enumerando los posibles actores y poderes que contribuyeron en el ponche del turno al bate de Luis Salas. Creo que él será más útil formando economistas políticos que tratando de colaborar con un gobierno que cada vez se enreda con los cordones de sus zapatos. Algunos dirán que salió quemado. Tal vez, ese es un riesgo de acercarse a esa candela descontrolada. Pero al menos salió con la conciencia limpia y sin los bolsillos llenos de recursos públicos.  Es posible que regrese a la Universidad Bolivariana a dar clases y a escribir sus artículos. Al menos no saldrá como algunos ex-ministros y funcionarios que tenían calculada su huida para disfrutar lo que se (nos) robaron.