La nada de Chávez

56

Julio Escalona |

La nada chavista a la que me refiero está contenida en la expresión “comuna o nada”. A esa nada la llamó Chávez “el alma del proceso”, “su vida misma”, (la de Chávez) y otro autor, Miguel Mazzei (2015), la veasí: “La comuna es un espacio que hace posible trascender simultáneamente la propiedad privada, el trabajo asalariado y el Estado burgués.”

Las comunas que he conocido, están tratando de seguir ese camino. Entre otras, “Palito Blanco” en el Zulia; “Pío Tamayo”, en Lara; “el Mayzal”, entre Lara y Portuguesa. Estas comunas no pueden ir sino rumbo al socialismo. O tienen que trascender la propiedad privada, el trabajo asalariado y el Estado burgués o no pueden ser comunas. El problema no es la denominación. Comuna y ser comunero es un proyecto de vida,que no puede ser individual.

Puede ser una familia.Que vive como tal y va siendo un colectivo con objetivos superiores orientados a construir otra existencia. Que decide formar una comuna. La vida comunal no disuelve la familia, es un proceso que requiere una valoración de vínculos culturales y espirituales.Lo que obliga a observar todo desde la visión de género.

Las prácticas espirituales suelen asociarse a religiones y en ese sentido debe haber plena libertad tanto para ser religioso como para no serlo. El amor altruista (dar sin esperar nada a cambio), debe ser una condición entre los miembros de una comuna.Debe diferenciarse del amor romántico. Saber dar y recibir amor altruista y saberlo diferenciar del amor romántico es esencial.

El amor debe ser una condición imprescindible del socialismo.Es la posibilidad de superar el odio. “La única esperanza que tenemos para conservar el vivir humano y la naturaleza es frenando al capitalismo”… “De allí la urgencia de desarrollar experiencias que vayan mostrando aproximadamente el futuro sistema de producción que transcienda al sistema capitalista”…

“La producción comunal le proporciona contenido a la Revolución Bolivariana, contribuyendo con la realización de la utopía del Socialismo del siglo XXI. Un socialismo que pensamos como nuestro americano” (Dafnis Domínguez, 2020). Somos muchos los que en nuestra patria y fuera de ella, estamos comprometidos con este camino,que va revolucionando las prácticas y los imaginarios populares, en particular, los chavistas. Ahí está el futuro previsible.