La hora de la verdad en Argentina: hay que tomar “medidas dolorosas”

80

Juan Guahán

 Los tiempos de las vacilaciones se agotan. Estos días demandan acciones. Las “medidas dolorosas” son parte de lo que se viene, en esta nueva improvisación. Hace algunas semanas atrás Kristalina Georgieva, la mandamás del Fondo Monetario Internacional (FMI) dejó la consigna de estas horas y para este gobierno: Tomar medidas dolorosas.

Al peronismo esas medidas nunca le agradaron, al kirchnerismo menos y al cristinismo ¡ni hablar! Sin embargo hubo falta de decisión, organización y preparación para tomar otras, que podrían haber sido más sanas y eficaces aunque ellas afectaran a notorios y tradicionales intereses.Argentina. Multitudinaria jornada de lucha de la Unidad Piquetera: la movilización en Buenos Aires finalizó con un acto en Plaza de Mayo - Resumen Latinoamericano

Agotados los tiempos de las bonanzas económicas y al pie del abismo el gobierno intentará un penúltimo recurso. Ante los reiterados fracasos anteriores, ahora buscara la salida aceptando más sugerencias de los “amigos” del poder imperial y del poder económico.

Llegar a este punto es algo que se fue construyendo por años. Cristina lo puso en palabras al decir: “A mí nunca me oirán proponer la palabra ajuste”. Llegó el momento. Cristina no lo dirá, pero las políticas mucho se le parecerán.

Hay un dicho del campo que pinta esta situación: A cada chancho  le llega su San Martín”. Esa frase tiene dos acepciones. Un adecuada a los ancestros europeos y otra, más cercana, a las tradiciones campestres locales.

La versión europea hace referencia a San Martín de Tours y su fecha de nacimiento -11 de noviembre-  en simultáneo con el inicio de las carneadas de cerdos (una tradición en extinción), en el inicio del invierno europeo. Por esa coincidencia aquel obispo húngaro fue considerado el patrono de aquellas ceremonias.

Fotos: La resistencia de los campesinos de Argentina | Planeta Futuro | EL PAÍSOtra fue la explicación de los campesinos, según la cual, que también tiene a la carneada de cerdos como protagonista, se trata de la costumbre de atar con un alambre (reconocido con el nombre comercial  de “San Martín”) las patas de los chanchos engordados que serían el insumo que permitiera multiplicar el alimento para el invierno. El sentido de la frase es que cada uno va construyendo aquello que, bueno o malo, en algún momento le llegará.

Los gobernadores parecen advertirlo. Por eso retomaron sus reuniones en el CFI (Consejo Federal de Inversiones), como lo hicieron en los días previos al “argentinazo” y al “helicóptero” que simbolizaron el fin del gobierno de Fernando de la Rúa en 2001.

El miércoles volvieron a reunirse y allí recibieron, de parte de Alberto Fernández la invitación para almorzar, pero ya lo habían hecho. Participaron del enclave los gobernadores peronistas de: Buenos Aires, Catamarca, Chaco, Chubut, Entre Ríos, Formosa, La Pampa, San Juan, Santa Cruz, Santa Fe, Santiago del Estero, Tierra del Fuego y Tucumán. Los de La Rioja y San Luis estuvieron vía online, razón por la cual no rdtibirton en Casa Rosada.

El gobierno debe afrontar varios y simultáneos problemas: dólar, campo e inflación, como temas económicos centrales y el FMI mirándolo, como quien cuida a su ganado. Estas cuestiones son sustanciales, pero hay otra que no se debe olvidar. El kirchnerismo y cristinismo construyeron su poder sobre un modelo económico centrado en un distribucionismo consumista.Por qué Argentina está atrapada en su crisis económica? - AméricaEconomía | AméricaEconomía

Cuando la situación económica es favorable. ello es posible (aunque difícilmente sea duradero) y crece la popularidad del gobierno. En tiempos de crisis eso se invierte. Todos reclaman más y es difícil satisfacer todas las demandas. Como la estructura económica no se modificó, quienes –en esas circunstancias- arrancaron mayores beneficios fueron los de siempre, que emergieron aún más poderosos.

Eso hace que en tiempos difíciles, los sectores de la economía concentrada tengan mayor capacidad de extorsión. Allí está una de las explicaciones de lo que pasa. Con eje en el consumo, éste creció hasta encontrar su límite en la voracidad por mayores ganancias de las grandes empresas. Mientras eso ocurre, la inmensa mayoría del pueblo padece esas políticas y su futuro depende de su capacidad de organización y lucha.

Los sucesivos gobiernos de estas democracias mantienen indemne ese poder económico, unos –los más conservadores- porque son socios y otros, que se autoperciben progresistas y peronistas, porque les tienen un temor reverencial.

Llegan a criticarlos pero no actúan en consecuencia. El reciente ejemplo con el “dólar soja” es el testimonio de esta semana. Por un lado feroces críticas a los “especuladores”, pero si el gobierno cree que eso es así debería actuar en consecuencia- Pero no, prefirió hacerles concesiones.

Así se ha llegado a esta fenomenal crisis. Es muy posible que la flexibilidad peronista les permita terminar el actual mandato. Más allá de los cambios que se están realizando, es probable que ese tránsito esté plagado de problemas. La oposición sabe que está cerca de llegar, pero -en sus versiones tradicionales- no trae mayores novedades. El problema es el mismo, desde hace décadas: No se trata de cambiar de collar sino de dejar de ser perro.

Cada día son más los sectores que comienzan a visualizar la  necesidad de pensar en modelos distintos. Se trata de colocar el eje en la capacidad productiva, pero con una profunda democratización de las fuerzas económicas.

La organización productiva de los millones de trabajadores que están fuera de la vida económica es una de las claves para hacerlo. En ese futuro es muy posible que se encuentre salida a esta crisis y a un asistencialismo sin perspectivas.

No solo es inseguridad. ¡es racismo!

Todo ocurrió el pasado domingo a la noche. Mientras en Canadá el Papa pronunciaba palabras de arrepentimiento por el rol de la Iglesia en la conquista, aquí en la Argentina, un grupo de personas -producto de aquella cultura de superioridad racista de los conquistadores- atacaron a escopetazos a un grupo de indígenas Quom.

Santa Fe: Integrantes de comunidad Qom denunciaron ataque por odio racialDesde la década de los 90’ residen en la periferia santafesina varios pequeños asentamientos indígenas. Un grupo de ellos, de no más de 25 personas, fue atacado por varias personas armadas, cuando regresaban de una ceremonia religiosa. Ese lugar supo ser el límite entre la ciudad y el campo. La forzada y aluvional urbanización ha transformado el sitio. El campo y los antiguos asentamientos, son –casi- recuerdos del pasado. Las necesidades de la creciente pobreza iban guiando la acción de los vecinos.

Con el paso del tiempo -muchas veces- esas necesidades fueron cediendo terrenos y casas a las conveniencias de la droga, con sus pingües ganancias y brutales organizaciones. Éstas se van apropiando de la vida y futuro de los vecinos.

Navegando sobre el racismo imperante imponen su ley para controlar la zona. Ese domingo los Quom regresaban a sus hogares, veían de una ceremonia religiosa. Una vez más fueron acosados. Son acusados de ser… vecinos indeseables. Más claro, se los intenta expulsar por ser vecinos Quom indeseables.

Esta vez, a las palabras le sucedieron los hechos. Producto de varios escopetazos fueron heridas 11 personas, 6 varones y 5 mujeres, cuatro de ellos son menores, uno de los mismos de 8 años fue internado en terapia intensiva.

La policía ya ha definido su principal hipótesis propagandística: “Se trata de un conflicto entre vecinos que viene de larga data”. Tiene razón el cinismo policial. Efectivamente se trata de un conflicto que viene de larga data. ¡Es hijo de la conquista y tiene por detrás más de 500 años!

Da la impresión que ya es hora y no estaría mal que los argentinos comencemos a reconocer uno de los problemas de nuestra sociedad: El racismo. Aunque sistemáticamente lo neguemos, es indudable que -particularmente respecto al mundo indígena- el racismo está profundamente arraigado entre nosotros.

Cornelio, el referente indígena del lugar ratificó a la prensa que sus denuncias formales no fueron aceptadas. Agregó que “hace varias semanas que vienen los tiroteos por la noche. Sí señor, es racismo. Nuestras familias se criaron acá. No queremos abandonar nuestras casas”.Por ser Tobas”: Uno de los 11 heridos contó que la agresión tiene origen en su etnia – Diario El Ciudadano y la Región

Las explicaciones oficiales y de la prensa en general lo reducen a un hecho de inseguridad. Ello es así, pero eso no quita que –también- es cierto que el tema del racismo campea por nuestra sociedad y sale por sus poros de diferentes maneras.

*Analista político y dirigente social argentino, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)