La gira de Maduro, ventajas y riesgos

133

Leopoldo Puchi

La gira emprendida por el presidente venezolano Nicolás Maduro pone de relieve la existencia de una dinámica en la que, a medida que se cierran para Venezuela las puertas de los países occidentales, se estrechan cada vez más los lazos con diversas capitales de otros polos de referencia, bien sea Teherán, Beijing, Moscú o Ankara.
Sobre esta tendencia, de alguna manera irrefrenable, vale detenerse para evaluar implicaciones, conveniencias y riesgos.Maduro sale de gira por países aliados ante exclusión de cumbre
La exclusión
Las puertas de Occidente se han cerrado fuertemente por las sanciones, es decir, con la decisión de Washington de sacar a las empresas estadounidenses y las europeas de los campos petroleros de Venezuela, penalizar la exportación de materias primas y cerrar los canales financieros y bancarios.
En esta ocasión, el desencadenante de la iniciativa de la gira, más allá de los lazos permanentes que se mantienen con los países visitados, ha sido la exclusión por el gobierno de Estados Unidos de Venezuela, Cuba y Nicaragua de la Cumbre de las Américas.
La Cumbre
Como se sabe, la exclusión dio lugar a una intensa polémica luego de que el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se rehusara a hacer presencia en Los Ángeles si la Casa Blanca no rectificaba. Al mismo tiempo, los mandatarios de Argentina, Bolivia, Honduras, Panamá, Chile y los países del Caricom pidieron a Washington que revirtiera la decisión.
El diario Le Monde resumió las consideraciones sobre el evento con el siguiente titular: “La Cumbre de las Américas destaca el desfase de EEUU con América Latina”. A su vez, un comentario de Responsible Statecraft describe las condiciones en que se celebró el encuentro: “La planificación fue errática, sin un tema claro o una agenda establecida hasta el último minuto”.
La gira
Como parte de la gira, Maduro ha realizado, por el momento, visitas de Estado a Turquía, Argelia, Irán, Kuwait, Catar, países en los que fue recibido con un protocolo oficial calificado por la agencia Associated Press, en el caso de Argelia, de “pompa”.
En Turquía, Maduro buscó inversiones para la explotación del gas y para el desarrollo minero, turístico y agrícola. Recep Erdogan señaló que Turquía apunta a un volumen comercial de 3.000 millones de dólares.Maduro acordó con Argelia abrir conexión conexión aérea
En Argelia, que viene de romper el acuerdo de amistad con España, se anunció la apertura de una conexión aérea entre Argel y Caracas. En Irán se firmaron acuerdos para un plan de cooperación de 20 años, que incluye la instalación de sedes bancarias, intercambio petrolero y el área petroquímica. Durante la visita de Maduro, Irán entregó un carguero tipo ‘Aframax’ de fabricación iraní, construido a demanda de Venezuela.
Las ventajas
Para los países pequeños y medianos, en cuanto a su peso político y economía, resulta conveniente, en función de su preservación como entidades independientes, que exista un sistema conformado por diversos polos o bloques que se equilibren entre sí, aun cuando tengan distintos grados de poder o importancia.
La existencia de varios polos de irradiación global crea una arquitectura de relaciones internacionales que facilita el respeto del principio de igualdad soberana de los Estados y conduce a que se privilegie la actuación multilateral.
Está en el interés de países como Venezuela el poder acceder a las inversiones y el financiamiento de los diversos polos que hoy existen, así como abrirse a mercados más amplios más allá del espacio occidental.
Los riesgos
En la multipolaridad existe el riesgo, por supuesto, de que los países más débiles se vean obligados a subordinarse como satélites a uno u otro polo de poder mundial. Lo que viene de ocurrir en Suiza, un país con muchas fortalezas, pero que ha abandonado su tradicional neutralidad, no es auspicioso, pues hace peligrar incluso la condición de no alineamiento del Comité Internacional de la Cruz Roja.
Venezuela, PDVSA es presionada por Rusia y China para que cumpla con los  envíos de crudo | LATAM ENERGY
En el caso de Venezuela, el riesgo principal no es el de un alineamiento como satélite en torno a China o a Rusia, sino que al cerrarse las puertas de Occidente Venezuela ha sido forzada a alejarse de sus mercados naturales, de su espacio cultural histórico y de grandes y cercanos centros financieros y de innovación científica y tecnológica.
Para no sucumbir y poder sortear los desafíos de una multipolaridad que todavía no se ha aceptado ni institucionalizado y que se presenta como enfrentamiento entre polos excluyentes, se requiere pragmatismo de todo el país y habilidad para moverse en aguas turbulentas