La Cumbre de la CELAC en Buenos Aires: operaciones y fantasmas

Buenos Aires será sede de una nueva cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que puede marcar la diferencia y mostrar un nuevo momento en el equilibrio político en el continente. La derecha lo sabe, por eso desató un sainete tan previsible como efectivo: poner el show por delante de la política y tapar el bosque con un solo árbol. 

154

Marcos Salgado | 

El Hotel Sheraton en Retiro, Buenos Aires, será sede el próximo martes 24 de enero de la VII Cumbre de presidentes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), el encuentro de caribeños y latinoamericanos, sin Estados ni Canadá, materializada por Hugo Chávez en diciembre de 2011 en Caracas.

Desde entonces hasta ahora, la CELAC resistió no sin heridas la ola de gobiernos de derecha en la región y fue rescatada hace poco por Andrés Manuel López Obrador en México, quien pasó la presidencia pro témpore que ahora culmina al argentino Alberto Fernández. 

El regreso de Luis Inacio Lula Da Silva al gobierno en Brasil, más la llegada de Gustavo Petro a la Casa de Nariño en Colombia son dos hechos centrales, que desnivelan hacia la izquierda la ecuación sudamericana, y traccionan al continente. 

Petro y Lula, nuevo equilibrio político en América del Sur.

Cuánto de ese nuevo balance pueda mostrarse en la cumbre en Buenos Aires, entra en el juego de las voluntades (y las especulaciones) políticas. Y es lo que está por verse. Por lo pronto, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, rehuyó la invitación pública del anfitrión para participar en el encuentro. 

Así, la mesa está servida para mostrar -así sea en el discurso- este nuevo momento progresista en América Latina. Por eso ya se activaron las alarmas en los tableros de la derecha, que reaccionó al encuentro en Buenos Aires jugando el juego que mejor juega: el del alarmismo y la desinformación. 

Maduro, siempre Maduro

Para no informar sobre la CELAC, los gobiernos y las perspectivas de la cumbre la entente mediática argentina se decantó por la variante conocida (y no por eso menos efectiva): el show Maduro. Desempolvó así los estertores del discurso de 2019, cuando la estrategia Trump para sacar del gobierno al presidente venezolano calificándolo de dictador o criminal de lesa humanidad. 

En esa línea, una ex ministra de Seguridad de Mauricio Macri y vocera permanente de la derecha hasta pidió una suerte de intervención extraterritorial y de nula constitucionalidad de la agencia de narcóticos estadounidense (DEA) para detener en territorio argentino a Maduro. Suena a estrategia absurda, que solo se sustenta en la medida que los medios de la entente la repliquen y la bien escriban. 

Pero a la luz del escándalo de la retención en el aeropuerto de Buenos Aires del avión de la estatal venezolana EMTRASUR y sus tripulantes, secuestrados durante meses a merced de los resultados de una excursión de pesca judicial motorizada por dirección de la comunidad judía argentina con “información” de la CIA y el Mossad que devino en papelón, cabe preguntarse cuán blindado estará el presidente Maduro para no tener que enfrentar escandeletes mediáticos judiciales durante su eventual visita a Buenos Aires para la cumbre de esta semana. 

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en una marcha en Caracas. (Xinhua)

¿Estamos llevando la especulación a límites extremos? Puede ser. Pero está claro que el gobierno de Alberto Fernández no ha mostrado músculo hasta aquí para enfrentar con decisión política las operaciones mediático-judiciales de la derecha, ni siquiera para aclarar y perseguir a los responsables del intento de asesinato de la mismísima vicepresidenta Cristina Fernández, en setiembre último. El avión de EMTRASUR, por caso, sigue varado en una pista alterna del aeropuerto de Ezeiza, oxidado. 

“Está más que invitado”, dijo Alberto Fernández sobre Nicolás Maduro, subido, sin quererlo, a la ola de la matriz mediática de la derecha para la cumbre de la CELAC, que hasta revivió la noticia de la recompensa por 15 millones de dólares de Estados Unidos contra Maduro, que viene de la época Trump pero que sigue vigente. 

¿Quién gobierna en Argentina? ¿Es seguro para el presidente Maduro aterrizar en Buenos Aires?

Periodista argentino del equipo fundacional de Telesur. Corresponsal de HispanTV en Venezuela, editor de Questiondigital.com. Analista asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, estrategia.la)