Indecisión en Washington sobre el poder dual

246

Leopoldo Puchi|

“Una fuente de la administración Biden, con conocimiento de la estrategia” dijo a la Voz de América que Estados Unidos pudiera darle continuidad en 2022 al respaldo del gobierno interino de Juan Guaidó si esa es la idea que tiene más acogida en el seno de los factores de oposición.

De esta nota de prensa vale retener que los funcionarios de la administración Biden están en proceso de evaluación de la manera en que pudieran concretar el repliegue o viraje sobre uno de los vectores de la estrategia diseñada por la Casa Blanca durante el gobierno de Donald Trump: la del “poder dual”, que junto a otras dos líneas de acción –amenaza de intervención militar y sanciones– buscaba un pronunciamiento militar.

Las “fuentes” de la administración Biden filtraron desde los primeros meses del mandato que mantendrían esa política solo hasta diciembre de este año, para lo que se apoyaban en el texto del estatuto de transición y en la prórroga de un año que se le incorporó. Esto explica que en todos estos días sea un tema de actualidad.

Jugada política

La denominación de gobierno interino no corresponde a una verdadera noción jurídica ni a la realidad. Fue una jugada política que se hizo sobre el tablero, que se pensó sería de corta duración y que buscaba darle confianza a los militares en un levantamiento y el aislamiento diplomático.

El propósito no era crear “un gobierno”, ni interino ni permanente, sino una imagen que sirviera de mecanismo de presión.Una jugada útil cuando la estrategia apuntaba al derrocamiento, pero deja de serlo si hay un cambio de políticas. Es lo que está ocurriendo, ya que cada día son más los problemas que trae mantener el discurso de un gobierno interino.

Los fondos en el exterior, la empresa Citgo, todo eso dejó de estar en manos del Estado CITGOvenezolano no por la existencia de un gobierno interino, sino porque el gobierno realmente existente de Estados Unidos tenía la capacidad y la fuerza para entrar en la sede de la embajada venezolana, decidir qué gerentes podían ingresar a las oficinas de Houston o quién podía mover las cuentas de Venezuela en los bancos.

Igual ocurrió con el gobierno realmente existente en Colombia, el de la Casa de Nariño, que, por su capacidad y fuerza para disponer en su territorio, dio ingreso a Monómeros a una gerencia ad hoc, lo que condujo a la situación que se conoce.

Indecisión

Luego del fracaso de la estrategia de Trump, al no lograr un estallido social y un levantamiento militar, lo que correspondía realizar era una reformulación de políticas, que es lo que han venido sugiriendo los voceros de la Casa Blanca. Ya en enero, la Unión Europea modificó su política y dejó de lado el vector de presión del poder dual. Y en Latinoamérica, los cambios políticos fueron encogiendo al Grupo de Lima, que impulsaba la política de poder dual.

Sin embargo, la Casa Blanca no termina de definir los pasos que dará ni el rumbo que va a seguir. Estados Unidos fue demasiado lejos, mucho más que la Unión Europea, y no es fácil retroceder. Cuenta la reputación y las presiones de los grupos, incluso demócratas, que se oponen a un repliegue y a la adopción de otra política.Senadores Menéndez y Rubio: crece la respuesta de EE.UU. a la tragedia en  Venezuela

Una muestra de ello es la cumbre de la democracia, a la que inicialmente no estaba invitado nadie por Venezuela, pero fue tal la presión e insistencia de los senadores cubanoestadounidenses Marco Rubio y Bob Menéndez, que finalmente Juan Guaidó fue invitado. Rubio hizo declaraciones y envió varias cartas de protesta, y Menéndez conminó a Brian Nichols, encargado del hemisferio occidental, en una interpelación del Senado.

Julio Borges

Los funcionarios de Biden han expresado en privado su intención de dar por terminada la política de un gobierno interino. Pero están en la búsqueda de argumentos que les permitan enfrentar a los críticos. La tarea se la asignan a los actores internos al enunciar un condicional: “EEUU renovará su apoyo a Guaidó si cuenta con el respaldo de la oposición”.

Es en este marco que encaja la declaración de Julio Borges, posiblemente acordada, en la que señala que el gobierno interino “ha derivado en una instancia que ha propiciado inaceptables acciones de corrupción”. Considera Borges que el gobierno interino debe desaparecer, por lo que renunció a la asignación que tenía en política exterior.

Con esta declaración, es un hecho que Guaidó no cuenta con el respaldo pleno de la oposición. ¿Será esto suficiente para que los hasta ahora tímidos funcionarios de Biden se atrevan a dar el paso?