Hondureños marcharán para recordar golpe de Estado militar contra Zelaya

42

Las ciudades de Tegucigalpa y San Pedro Sula albergarán este viernes sendas manfiestaciones populares, con motivo de la conmemoración del cuarto aniversario del golpe de Estado contra el expresidente Manuel Zelaya, quien personalmente liderará las movilizaciones.

Telesur

El Partido Libertad y Refundación (Libre), creado a partir de la resistencia popular que surgió en Honduras luego del golpe de Estado contra el expresidente Manuel Zelaya, convocó para este viernes movilizaciones de calle en Tegucigalpa y San Pedro Sula (noroeste), con motivo del cuarto aniversario de la destitución del exmandatario, aquel 28 de junio de 2009.

El propio Zelaya, coordinador general del Frente Nacional de Resistencia Popular y su brazo político, Libre, convocó también a realizar asambleas conmemorativas en todos los departamentos de la nación centroamericana.

La marcha en la ciudad capital está convocada a partir de las 08H00 locales (14.00 GMT), frente a las instalaciones de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM), y recorrerá algunas de las principales calles y avenidas hasta llegar al parque central.

«Este 28 de junio condenaremos nuevamente el crimen del golpe de Estado militar y la incapacidad del Gobierno (del presidente Porfirio Lobo) de garantizarle la vida y los derechos más elementales al pueblo, como ser su desconocimiento a las conquistas gremiales y magisteriales y las luchas sociales, entre ellas las estudiantiles», reza un comunicado de Libre.

Asimismo, el texto añade que la resistencia popular pondrá esperanza “en el proyecto político de Libre, única alternativa del pueblo hondureño para transformar a la nación».

En tanto, el Partido Socialista Centro-americano (PSOCA) convocó este semana a las centrales sindicales, sindicatos y organizaciones populares a llevar a efecto un Paro Cívico Nacional en el país, durante este viernes, para manifestar su repudio al golpe.

“La huelga tiene el objetivo de promover una nueva dinámica de movilización para recuperar la moral de lucha, rescatar las banderas y el programa original del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP)”, destacó la dirigencia del PSOCA.

Asimismo, la organización llamó a iniciar una contraofensiva para detener los ataques del Gobierno de Lobo contra los trabajadores, recordando que el golpe fue un intento de “frenar la dinámica de las luchas sociales que ponían en peligro el régimen bipartidista antidemocrático», implantado antes de la llegada de Zelaya al poder.

“En lugar de paralizar la dinámica social, el golpe de Estado estimuló el fortalecimiento y la generalización de la lucha por defender las libertades democrática, de tal forma que la unión de organizaciones y militantes contra el golpe de estado dio origen al FNRP”, señala un texto del partido socialista.

A pesar del fortalecimiento de las luchas sociales, el PSOCA considera que aún es necesario combatir al Gobierno de Lobo, puesto que desde que él asumió el poder, a finales de 2009, “se intensificó la represión y el desmontaje de los logros sociales y laborales”.

La manifestación de este viernes estará presidida por Zelaya, aunque no se ha confirmado la asistencia de la candidata presidencial Xiomara Castro, quien sufre problemas en una de sus rodillas.

La dirigencia magisterial determinó no impartir clases este viernes para salir también a las calles, pese a las prohibiciones emitidas por las autoridades de la Secretaría de Educación.

La determinación de los maestros de apoyar las acciones de Libre fue ratificada en una reunión que se realizó en las últimas horas en las instalaciones del Colegio Profesional Unión Magisterial de Honduras.

El golpe

En horas de la mañana del 28 de junio de 2009, las Fuerzas Armadas hondureñas allanaron el domicilio del presidente Manuel Zelaya, lo secuestraron y luego lo expulsaron del territorio nacional. Acto inmediato, se instauró el Gobierno de facto de Roberto Micheletti, quien hasta ese momento ejercía la presidencia del Congreso.

Posteriormente, el Gobierno de facto efectuó elecciones presidenciales el 29 de noviembre de ese, calificadas por la comunidad internacional como «espurias». Pese al rechazo de los hondureños, resultó ganador Porfirio Lobo, actual Presidente de la República.

El triunfo de Lobo fue ampliamente cuestionado por la comunidad internacional, ante el elevado nivel de abstención de los comicios y las denuncias por violaciones a los Derechos Humanos.