Gran Bretaña: plan que restringe a inmigrantes el acceso a prestaciones sociales

20

El primer ministro británico, David Cameron, anunció este lunes un nuevo plan para restringir el acceso de los inmigrantes a las prestaciones sociales en materia de sanidad, vivienda y desempleo.

gb david cameronCameron informó sobre estas nuevas medidas en un contexto para reducir el número de inmigrantes netos anuales de cientos de miles a decenas de miles, en un discurso pronunciado en un campus de la universidad Ipswich (este de Inglaterra).

Tras afirmar que con los gobiernos laboristas anteriores Reino Unido adoptó una política blanda hacia la inmigración, advirtió a los futuros aspirantes a instalarse en el país que ya no van a recibir algo a cambio de nada.

El premier señaló que el acceso a los servicios públicos es algo que los inmigrantes se deben ganar, no un derecho automático.

Entre las medidas que adelantó figuran limitar a seis meses la duración de los subsidios de búsqueda de empleo o de desempleo, que según Cameron envían un mensaje totalmente equivocado a los aspirantes a migrantes.

Hasta ahora, al igual que los británicos, las personas procedentes del Espacio Económico Europeo (los 27 países de la Unión Europea más Islandia, Liechtenstein y Noruega) tienen derecho a una prestación de 71 libras (110 dólares) semanales durante un periodo ilimitado sólo por buscar empleo.

La reforma propuesta por Cameron prevé que estos pagos se detengan después de seis meses, salvo si el beneficiario demuestra que realmente busca empleo y tiene una posibilidad genuina de obtenerlo, lo que supone un buen nivel de inglés.

El gobierno tiene intención de limitar también la suma de las ayudas que reciben los migrantes por hijos que residen en el extranjero.

En cuanto al sistema de seguridad social, el primer ministro insistió en que el país tiene un servicio nacional de salud gratuito, no internacional.

Así, el gobierno británico buscará recuperar el dinero invertido en los europeos en este país que no contribuyan a la economía, y podría requerir un seguro privado para cubrir los costos.

Además de ser un nuevo paso en su política para recortar la inmigración, el discurso de Cameron se da en un momento en que el partido conservador se encuentra bajo la amenaza electoral potencial del UKIP, formación soberanista y antieuropea que está ganando seguidores.