EU otorga contrato a empresa que producirá programas de TV para Cuba

26

El gobierno de Estados Unidos otorgó un contrato por 1.4 millones de dólares a la empresa Canyon Communications, que producirá programas de televisión y radio diseñados específicamente para el público en Cuba, informó el periodista Tracey Eaton en su blog Along the Malecon.

La Oficina de Transmisiones a Cuba (Office of Cuba Broadcasting), del gobierno estadunidense, adjudicó el contrato sin licitación al considerar que Canyon Communications, fundada por Jeff Kline, era la única empresa calificada para el trabajo, dada su amplia experiencia en el área, indicó Eaton.

Kline es un contratista del gobierno de larga data que ha trabajado para el Departamento de Salud y Servicios Humanos y el Departamento del Trabajo, entre otros organismos. Últimamente ha realizado proyectos para la Junta de Gobernadores de Radiodifusión, o la BBG, que supervisa la Oficina de Transmisiones a Cuba, incluida Radio y TV Martí en Miami, refirió Cubadebacuba tv contrate al citar a Eaton.

En octubre, Eaton escribió acerca de un concurso de programación de radio que Kline introdujo en Cuba sin advertirle a los participantes que fue financiado por el gobierno de Estados Unidos. El concurso fue abortado y nadie fue galardonado con los premios después que las autoridades cubanas detuvieron al contratista Alan Gross en diciembre de 2009.

Kline viajó a Cuba para probar los teléfonos celulares y otros dispositivos inalámbricos para un contratista del Departamento de Estado. También, en febrero de 2014, Along the Malecon publicó el contrato firmado por Kline para producir videos de autoayuda en Cuba.

Por otra parte, el editorialista del periódico The New York Times, Ernesto Londoño, visitó las instalaciones del diario Granma, donde se reunió con su director Pelayo Terry y personal periodístico del órgano del Partido Comunista de Cuba, con quien hubo un diálogo diáfano.

El rotativo estadunidense ha abogado en varios editoriales por el cese del bloqueo de Estados Unidos a Cuba y por una nueva política de Washington que conduzca a la normalización de las relaciones bilaterales.