Errores y omisiones de la Asamblea Nacional

132

Eleazar Díaz Rangel-Últimas Noticias

Hace poco recibí el oficio ANS243/16, fechado el 30 de junio, firmado por el secretario de la Asamblea Nacional (AN), Roberto Marrero, quien, “siguiendo instrucciones del presidente de la AN, Henry Ramos Allup”, me anexa copia del acuerdo aprobado con motivo del Día del Periodista, deferencia que agradezco.

Pero no sé cómo, si había algún periodista entre quienes votaron por su aprobación, o alguien conocedor de la historia contemporánea de Venezuela, no hizo observaciones sobre las omisiones y errores en ese texto, o es que confiaron en el asesoramiento que ese día del debate les habría ofrecido el presidente del CNP. Véanlos:

1) La AVP no se fundó en 1947, como allí se afirma, sino en 1941, exactamente el 20 de agosto, con 67 periodistas asistentes a la asamblea constitutiva.

2) La fundación de la Escuela de Periodismo de la UCV no la decretó la “Junta Patriótica”, que se formó en 1957, cuando la escuela tenía 10 años, y la presidió Fabricio Ojeda, e integraron, además, Guillermo García Ponce, Silvestre Ortiz Bucarán y Enrique Aristeguieta Gramcko, sino la Junta Revolucionaria de Gobierno que presidía Rómulo Betancourt y se formó después del golpe que derrocó al presidente Medina Angarita. La diferencia es abismal, no sé cómo se les pasó esa.

3) No existe ninguna “escuela de historia del periodismo” en Venezuela, en alguna universidad, como se lee en el acuerdo.

4) Es falso que la primera junta directiva del CNP, que presidió Héctor Mujica, estuviese integrada por quienes allí se mencionan, y en cambio se omiten los nombres de los verdaderos primeros directivos: Omar Pérez, vicepresidente, conocidísimo periodista militante de AD; Rubén Chaparro Rojas, Guillermo Pantin, Pedro Manuel Vásquez, Aquiles Márquez, Rigoberto Trujillo, Armando Naranjo, Héctor Strédel, Teresa de Entrena, y el suscrito, electo secretario general. Las omisiones llegan hasta el Tribunal Disciplinario, ubican a quienes nunca fueron sus miembros, y olvidaron a Manuel Vicente Magallanes, Ana Luisa Llovera, Guillermo Álvarez Bajares, José Ratto Ciarlo, Luis Montage, Raúl Agudo Freites y Rafael Ángel Gómez.

Y en cuanto a su contenido político, ¿cómo sostener que el año pasado hubo 287 agresiones a la libertad de expresión, 142 de ellas directas contra periodistas, sin citar investigación o estudio, o fuentes confiables y de ninguna naturaleza? Afirman que “Venezuela es el segundo país del mundo donde se agrede a más periodistas”, el quinto “con más periodistas detenidos” y citan a “Reporte sin Fronteras” (en realidad debe ser Reporteros sin Fronteras), organización descalificada mundialmente, financiada por la Usaid; Si tienen dudas, lean ese libro.*

Si tales denuncias fuesen medianamente ciertas, sería inconcebible que la Asamblea Nacional no estuviese investigando tan grave situación.

¿Y cómo pueden felicitar “la impecable labor periodística venezolana…”, cuando el ejercicio profesional vive una crisis ética, donde la verdad no es objetivo ni misión fundamental del periodismo, dadas las presiones que lo desvirtúan en las más diversas direcciones?

Razones abundantes tuvieron Earle Herrera, Tania Díaz y toda la fracción del Bloque de la Patria para negar sus votos, y como se supone que ese acuerdo irá al archivo de la Asamblea Nacional, le sugiero a su presidente Ramos Allup ordenar que lo hagan con una fe de erratas extraída de estas notas.