Encuentro internacional en Caracas debate sobre fascismo, la «palabra del momento» en Venezuela

62

LUCIANA TADDEO | Desde hace meses, los venezolanos escuchan casi a diario de la palabra «fascismo”, en boca tanto por las autoridades del gobierno y como por la oposición.  Con argumentos diferentes, un lado acusa al otro de presentar en la actualidad rastros de la corriente política nacida en la Italia de Benito Mussolini a principios del siglo pasado. 

DSCttt_0061
Foto: Vanessa Navas / Noticias 24

Opera Mundi
Traducido del portugués por Question Digital

El miércoles (11/ 09), el día en que el golpe de Estado contra Salvador Allende cumplió 40 años, se inició en Caracas el «Primer Encuentro Internacional contra el Fascismo», con una gran marcha convocada por el gobierno chavista, que llevó a miles a las calles de la capital venezolana, quienes recordaron al ex presidente de Chile y condenaron el ataque estadounidense contra Siria.

«El fascismo es un peligro inminente», aseguró a Opera Mundi la funcionario público Lizmar Nars, de 36 años. «Vemos sabotajes, principalmente desde el punto de vista económico, de empresas privadas que quieren cortar el suministro a la población para derrocar al gobierno», explicó .

El jueves, el ministro de Relaciones Exteriores del país, Elías Jaua, se mostró inflexible: “el retrato del fascismo en Venezuela tiene nombre y apellido: Mesa de la Unidad Democrática», dijo , citando a la coalición opositora MUD, encabezada por el gobernador de Miranda y rival del presidente Nicolás Maduro en la elección presidencial del 14 de abril, Henrique Capriles.

Según Jaua, el fascismo está presente en América Latina «donde hay gobiernos populares, democráticos, que reivindican la soberanía nacional, la nacionalización de sus recursos, el poder transferido al pueblo a través de la restauración de los derechos fundamentales».

Igual que Pinochet

«En todas ellos está instalado el germen fascista , ahora expresado a través de las grandes corporaciones mediáticas», enfatizó el canciller, y dijo que los grandes grupos mediáticos promueven «una campaña constante de desgaste, ataques y discurso de odio» y «la fragmentación de los sectores populares.

«Por otra parte, acusó a la oposición de «estrategias de sabotaje económico, campañas de desmoralización interna , desconocimiento de las reglas del juego democrático y de las instituciones» , que según él, son características similares a las promovidas en Chile antes del golpe de Estado que inició la dictadura de Augusto Pinochet en 1973.

«Vivimos eso el 11 de abril de 2002 como en un manual», dijo Jaua, afirmando que el golpe de Estado contra Hugo Chávez «fue una copia” del sufrido por Allende. A modo de comparación, el canciller también se refirió a la paralización de la industria petrolera y del aparato productivo promovido por la oposición en el período 2002-2003 para derrocar a Chávez, tras el fracaso del golpe de Estado, así como el desconocimiento de los resultados de las elecciones de abril por parte de Capriles. «¿Como buenos fascistas , no reconocen la voluntad de la gente cuando no le es favorable y el candidato perdedor llamó a la ira con, que es una característica del fascismo: embestir contra las masas populares», acusó.

Los opositores , que también utilizan el término «fascista» contra las autoridades chavistas reaccionaron. En el día de la marcha antifascista convocada por Maduro, Capriles escribió en su Twitter: «Hoy hay automarcha . Nada más fascista que este gobierno». Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas y opositor histórico de Chávez, publicó en la red social que el acto fue un «show paranoico «, y agregó: » El caso chileno es un ejemplo y una advertencia para los enchufados. En esta marcha contra el fascismo debería llevar un espejo en la frente”.

Núcleos

Para el sociólogo venezolano Javier Biardeau en Venezuela «existen grupos de extrema derecha, fascistas, que tratan de crear máscara, fachadas , rostros democráticos para no revelar plenamente sus intenciones y proyectos”. “El fascismo aparece sobre todo cuando hay una transición al socialismo «, advirtió en uno de los foros del evento, recordando el derrocamiento de gobiernos que han iniciado procesos de reformas populares : «Este fascismo contenido se convierte en movimiento respaldado por los Estados Unidos, que históricamente apoyó las dictaduras más atroces de la región”.

En uno de sus artículos, Biardeau cita el sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos, en una distinción entre el fascismo actual y el del período de entreguerras: “no estamos hablando de un retorno ( … ) A diferencia del anterior, el fascismo actual no es un régimen político, sino un régimen social y civilizatorio. (… ) Es una especie de fascismo producido por la sociedad en lugar de por el Estado. El Estado aquí es un testigo complaciente, no un culpable activo. Estamos entrando en un período en el que los Estados democráticos coexisten con sociedades fascistas. Es por tanto un fascismo que nunca había existido”.

Para el ex presidente de Paraguay, Fernando Lugo , también presente en la reunión, el fascismo no murió con Mussolini y Adolf Hitler y “sigue presente en los modelos disfrazadas de democracia”. Expulsado del poder en junio del año pasado después de un juicio político parlamentario, el ex presidente dijo que este modelo político tenía muchas expresiones en la segunda mitad del siglo pasado, principalmente en América Latina .

La reunión para analizar las expresiones de fascismo en Venezuela y América Latina se celebrará hasta el próximo domingo, en Caracas, y con la participación de Patricia Rodas, ex canciller de Manuel Zelaya (el ex presidente hondureño destituido del poder). También participarán Estela de Carlotto , presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo; Fernando Villagrán, economista y escritor chileno; Luis María, director de Relaciones internacionales de la candidata presidencial chilena y ex jefe de Estado de Michele Bachelet y Jorge Mazarovich, ex embajador de Uruguay en Venezuela, entre otros invitados.