El mundo necesita respuestas sobre los laboratorios biológicos de Estados Unidos

112

Agencia Xinhua | 

La reciente revelación de las actividades militares biológicas de Estados Unidos en Ucrania ha generado preocupaciones generalizadas, pero solo revela la punta del iceberg del “imperio militar biológico” de Washington en todo el mundo.

Envueltas en secretismo, las extensas actividades militares biológicas de EE. UU. también plantean serias amenazas para la salud y la estabilidad mundiales. No obstante, los políticos estadounidenses se han mantenido obstinados e incluso han descartado las preocupaciones de la comunidad internacional catalogándolas como información falsa.

Según datos oficiales, Estados Unidos tiene 26 laboratorios biológicos y otras instalaciones relacionadas en Ucrania, sobre las cuales el Pentágono tiene el control total.

Además, se exige que todos los patógenos peligrosos en Ucrania se almacenen en estos laboratorios, y todas las actividades de investigación son supervisadas por la parte estadounidense. No se puede divulgar información al público sin la aprobación de Estados Unidos.

Usando pretextos como cooperar para reducir los riesgos de seguridad biológica y fortalecer la salud pública mundial, EE. UU. tiene 336 laboratorios biológicos en 30 países bajo su control. Sin embargo, los pretextos de Washington no pueden engañar a nadie.

El Departamento de Defensa de EE. UU. trabaja con las autoridades sanitarias de los países anfitriones en muchos de los denominados programas cooperativos de compromiso biológico de Washington en el extranjero.

En otras palabras, en lugar de una agencia de investigación civil neutral o las autoridades sanitarias de EE. UU., el Ejército norteamericano financia, administra y opera directamente los laboratorios biológicos fuera del país.

Estados Unidos también ha llevado a cabo muchas actividades militares biológicas en la base de Fort Detrick en suelo norteamericano.

Notoriamente conocido por ser “el centro de los experimentos más oscuros del Gobierno de EE. UU.”, Fort Detrick, donde se encuentra el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército estadounidense, es el centro de las actividades militares biológicas de EE. UU. y es célebre por sus prácticas inseguras e ilegales.

La comunidad internacional ha estado preocupada durante mucho tiempo por las actividades militares biológicas de Estados Unidos. El mundo necesita urgentemente saber qué ha estado haciendo Estados Unidos en Fort Detrick y los 336 laboratorios biológicos en todo el mundo, así como si las actividades están de acuerdo con la Convención sobre las Armas Biológicas.

Desafortunadamente, durante las últimas dos décadas, Estados Unidos ha sido el único que obstruyó el establecimiento de un mecanismo de verificación de la Convención de Armas Biológicas y rechazó la verificación de sus instalaciones biológicas tanto en el país como en el extranjero.

Las actividades militares biológicas son una gran amenaza para la paz y la seguridad internacionales, así como para los intereses de seguridad de todos los países.

Por lo tanto, es imperativo que Washington responda con seriedad a las preocupaciones globales de manera abierta, transparente y responsable, dé cuenta completa de sus actividades militares biológicas en el país y en el extranjero y se someta a verificación multilateral.