El gesto racista del canciller turco y el pragmatismo comercial de Luis Lacalle

92

Luis Hochimín Pareja

Ocho meses atrás el presidente uruguayo Luis Lacalle Pou anunció un tratado de libre comercio con China, pero no hay noticia de avances relevantes en ese terreno. Hace casi cinco meses el canciller Francisco Bustillo, siguiendo la tesis del pragmatismo del mandatario, informó que comenzarían negociaciones apuntando al mismo objetivo con Turquía, y esto ha ocurrido tras la visita del canciller turco Mevlüt Çavuşoğlu a Montevideo, pero trajo consigo complicaciones de importancia para el gobierno y el país.

La cónsul honoraria de Armenia, Alicia Aprahamian alertó: “Que no se olvide el canciller Bustillo y todos los que están hoy en el gobierno, las palabras de (el prócer uruguayo José Gervasio) Artigas: ‘No venderemos el rico patrimonio de los orientales al bajo precio de la necesidad”.

El canciller Francisco Bustillo se reunió con su par turco Çavuşoğlu en la inauguración de la Bustillo convocó al embajador de Turquía en Uruguay por gesto “racista” de canciller  turco a armenios - Noticias Uruguay, LARED21 Diario DigitalEmbajada de Turquía en Uruguay en el marco de las conversaciones para firmar un tratado de libre comercio (TLC) entre ambos países. A la salida, el jerarca turco vio a los manifestantes de la comunidad armenia que protestaban en el exterior del edificio. Tras subir a su vehículo, por la ventanilla se rio de ellos y posteriormente gestualizó con sus manos el símbolo de los Lobos Grises, una organización paramilitar turca.

El gesto del ministro de Recep Tayyip Erdogan suscitó que la Cancillería uruguaya convocara al embajador turco en Uruguay, Hüseyin Müftüoğlu. El ademán expresado por la ventana del auto blindado en el que viajaba propició un cambio de ánimo en la cancillería, que pocas horas antes celebraba el acercamiento con la onceava economía del mundo para avanzar en un Tratado de Libre Comercio (TLC), señala la prensa montevideana.

El presidente Luis Lacalle Pou también condenó el episodio, aunque mantuvo su premisa de que “avanzar en temas comerciales no quiere decir” que el gobierno comparta “la política interior o externa” de los países con quien negocia. “No me importa si son comunistas, socialistas o capitalistas: si me compran lo que hacen los uruguayos son amigos míos”, ha expresado el líder blanco en el pasado.Francisco Bustillo

Durante las dos décadas del gobierno de Erdogan , Turquía ha acumulado una notoria cantidad de cuestionamientos, que complican mucho sus esfuerzos por convertirse en un miembro pleno de la Unión Europea: la orientación autoritaria del gobierno, la censura de medios de comunicación y redes sociales, la corrupción, la cercanía con grupos fundamentalistas islámicos violentos, su manejo del conflicto en el Kurdistán y situaciones muy preocupantes en lo referido a los derechos de las mujeres.

Tanto desde la coalición oficialista como de la oposición, rechazaron el gesto hecho por el canciller turco hacia los manifestantes de la comunidad armenia que protestaban el sábado en la plaza Matriz, frente a la nueva embajada turca, pero quedaron marcadas las diferencias a la interna del oficialismo sobre la pertinencia del gobierno u de aceptar la visita un día antes de cumplirse 107 años del inicio del genocidio armenio, y duras críticas al respecto desde el centroizquierdista Frente Amplio (FA).

¿Pragmatismo de Lacalle?

El presidente Luis Lacalle también condenó el episodio, aunque mantuvo su premisa de que “avanzar en temas comerciales no quiere decir” que el gobierno comparta “la política interior o externa” de los países con quien negocia. “No me importa si son comunistas, socialistas o capitalistas: si me compran lo que hacen los uruguayos son amigos míos”, ha expresado el líder blanco en el pasado.

Ante la consulta sobre la posibilidad de establecer un TLC, el presidente aseguró que la intención del gobierno es “abrirnos a todo el mundo, negociar con todo el mundo, porque, al fin y al cabo, es el trabajo de los uruguayos” lo que podría beneficiarse.

La cónsul honoraria de Armenia, Alicia Aprahamian, retrucó: “Una cosa son los ideales, la forma de pensar, y otra cosa la violencia. Todo tiene un límite, y respetando lo que es Uruguay por haber sido el primer país del mundo en reconocer el genocidio armenio”.

Los acontecimientos

El sábado se inauguró una embajada de Turquía en Montevideo con la presencia del ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlüt Çavuşoğlu. La fecha elegida no era la más propicia, ya que al día siguiente (ayer) se conmemoraba un nuevo aniversario del comienzo del genocidio armenio en 1915, que llevó adelante el gobierno de los llamados Jóvenes Turcos en el entonces Imperio Otomano.

En 1965 Uruguay fue el primer país en reconocer ese genocidio, negado por el actual gobierno turco de Recep Tayyip Erdogan, que además apoyó a Azerbaiyán en su conflicto armado con Armenia, de setiembre a noviembre de 2020.

Lobos Grises: la ultraderecha turca se alinea con ErdoganEl canciller visitante no tuvo mejor idea que provocar a la colectividad armenia reunida en la Plaza Constitución, frente a la sede de la embajada, haciendo con su mano derecha el gesto que identifica a los Lobos Grises, una organización paramilitar ultraderechista creada en Turquía, ilegalizada en Francia en 2020. El Parlamento de la Unión Europea (UE) pidió el año pasado que fuera considerado una organización terrorista en todo el bloque.

La provocación de Çavuşoğlu fue condenada por dirigentes oficialistas y opositores. Lacalle Pou dijo ayer que fue un hecho “lamentable” y que la colectividad armenia en Uruguay está dolida con razón. Bustillo convocó al embajador de Turquía, Hüseyin Müftüoğlu, para discutir el incidente. Se podría decir que las negociaciones comerciales comenzaron con el pie izquierdo, pero fue más bien una metida de pata derechista, señala Ladiaria.

Desde el centroizquierdista Frente Amplio algunos dirigentes no sólo criticaron al canciller turco, sino al presidente por la fecha elegida para la reunión. Para el FA el episodio tiene dos dimensiones: por un lado, que el visitante tuvo una actitud francamente desajustada y provocativa que debe ser señalada, mientras que del lado de los anfitriones, hubo una actitud, por lo menos, de ingenuidad. En una muestra más de la impericia que pauta la política exterior uruguaya.

El diputado frenteamplista Sebastián Valdomir apuntó  contra el presidente Luis Lacalle, “quien marca la política exterior, no el canciller. Debió prever que el canciller turco venía en una fecha complicada para la colectividad armenia. Esto que pasó era muy probable que sucediera y no lo evitó”.Armenios en Uruguay conmemoraron el 104 aniversario del genocidio - Información - 24/04/2019 - EL PAÍS Uruguay

El diputado del Partido Colorado (de la coalición derechista de gobierno) Conrado Rodríguez declaró que “el ademán que tuvo el canciller turco” es motivo de condena porque “fue una provocación inaceptable”, y consideró que “la visita del canciller fue inoportuna en esta fecha”.

Dentro de la coalición oficialista, Sebastián da Silva, senador del Partido Nacional, señaló que lo del canciller turco fue “una desubicación” y “una falta de respeto para el Uruguay”, además de “poco digno de alguien que se precie de ser diplomático”. En tanto, destacó “la importancia que tiene la comunidad armenia, que está absolutamente integrada hace años”.

Su correligionario, el diputado Pedro Jisdonian, integrante de la colectividad armenia, condenó el gesto y anunció “todas las gestiones correspondientes”. “Reivindicar, a través de un gesto, a un grupo que se ha dedicado a hacer acciones terroristas por todo el mundo es realmente preocupante, es una luz de alerta”, señaló

Hüseyin Müftüoğlu, embajador de Turquía en Uruguay, ingresando a Cancillería. Foto: Leonardo Mainé
Hüseyin Müftüoğlu, embajador de Turquía

El canciller Bustillo, llamó a “no buscar el pelo al huevo”, porque si bien “Uruguay tiene un reconocimiento absoluto al genocidio armenio desde siempre”, en el ámbito diplomático y comercial “hay temas que hay que trabajar”. Se refirió a la reciente designación de un embajador uruguayo en Turquía, algo que consideró estratégico.

“Las relaciones diplomáticas tienen un carril, la opinión sobre episodios del pasado de los países soberanos tienen otro carril y los vínculos comerciales tienen otro carril. La cancillería tiene que atender todas las urgencias”, expresó, y añadió que “al Uruguay le apremia instalarse cuanto antes en Turquía”.

El dirigente del ultraderechista Cabildo Abierto Marcos Methol, senador suplente de Guido Manini Ríos a quien asesora en materia de relaciones internacionales, consideró “desafortunado” e “impropio” el gesto del canciller turco y, por tanto, “absolutamente correcto” el accionar de Bustillo al citar al embajador, aunque señaló que “una cosa es la visita oficial de un ministro y otra es la conmemoración” del genocidio armenio.

El genocidio

Este 24 de abril se cumplieron 107 años del comienzo del genocidio armenio, el plan de matanzas sistemático en el que el Imperio Otomano con los Jóvenes Turcos a la cabeza asesinó a más de un millón y medio de armenios. El Estado turco mantiene un férreo negacionismo y sostiene que las muertes fueron producto de una guerra. Turquía tiene a lo largo y a lo ancho de su territorio estatuas, monumentos y calles en honor a los genocidas, a quienes el Estado recuerda constantemente como héroes.

En la actualidad el Estado turco mantiene un férreo negacionismo. Reconocer el genocidio sería admitir que no solo no juzgaron a los culpables, sino que los premiaron con honores e incluso pensiones de por vida para ellos y sus familias. Turquía estaría admitiendo que los padres de su patria, homenajeados y recordados como héroes, fueron, en realidad,  criminales de guerra.

Las cortes marciales de Constantinopla para condenar a los responsables del genocidio fracasaron. Tan solo 18 cabezas del partido Unión y Progreso de los Jóvenes Turcos fueron declarados culpables y condenados a pena de muerte, aunque finalmente tres recibieron ese castigo. El resto de los culpables, entre ellos Mehmed Talaat, Ismail Enver y Ahmed Djemal, las cabezas del triunvirato, se habían escapado y fueron sentenciados en ausencia. Psdo el gobierno de Ataturk no tenía interés en juzgarlos e incluso los apoyó.Mundo Armenio on Twitter: "Hoy, en 1921, en Berlín, la víctima (Soghomon Tehlerian🇦🇲) mató a su verdugo (Talaat Pasha🇹🇷), que había sido uno de los cerebros del Genocidio🇦🇲 Soghomon declaró en el

Los tres fueron localizados por miembros de un grupo de la federación Revolucionaria Armenia que los mataron. Soghomon Tehlirian admitió haber matado a Talaat Pashá en Berlín (1921) y fue absuelto por un tribunal alemán, con el argumento de que “le dio muerte al tirano”. Aram Ierganian, participante del ajusticiamiento de Behaeddin Sakir y Fatali Khan Khoyski por el genocidio el primero y la masacre de armenios en Bakú el segundo, murió en Córdoba, Argentina, y es considerado héroe nacional armenio.

*Periodista uruguayo, analista asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)