El Foro Social Mundial: Suicidio colectivo con respeto a la diversidad

117

Francine Mestrum

Decir que el Foro Social Mundial (FSM) está en crisis, es afirmar lo evidente. Desde hace diez años, sobrevive con luchas intestinas y graves divergencias sobre lo que debe o puede ser. Es una historia dolorosa e interminable, ya que supongo que todos estamos convencidos de que los movimientos sociales globales son cruciales para fortalecer la lucha por otro mundo.

Decidí abandonar el proceso, con mucho dolor. En este artículo, algo largo, quiero explicar, en la primera parte, en qué consisten los problemas. En la segunda parte quiero explicar mis propias razones para abandonar, mientras concluyo con algunas reflexiones sobre el carácter necesariamente político de todo proceso de foros.

I. ¿Por qué luchamos y cómo?

Fue una discusión espontánea que comenzó el 28 de octubre en whatsapp, con, de nuevo, una pregunta sobre el carácter de las discusiones regionales en preparación de nuestra reunión en Túnez. Para los de fuera: nuestros compañeros tunecinos se ofrecieron a organizar una reunión en Túnez para reflexionar sobre el futuro del Foro, una iniciativa muy bienvenida que decidimos preparar con reuniones regionales previas.

Digo “de nuevo”, porque esta larga discusión también mostró cómo muchas personas no leen los textos que reciben, o se olvidan inmediatamente de lo que dicen, o simplemente quieren hacer toda la discusión una y otra vez por sus propias razones específicas.

Así, parte de todo el debate fue, una vez más, repetir que la última propuesta alternativa para dar voz al proceso del FSM, es decir, una existencia política como sujeto político global, fue

–        No en contra del FSM como espacio abierto, ya que nadie ha propuesto suprimirlo

–        No tratar de hablar en nombre de otros, en nombre del FSM o del CI

–        No tratar de reunir 50.000 voces con un recuento

–        No tratar de crear un “partido mundial”

–        No tratar de centralizar el poder en un “politburó”.

Indignados se citan en el Foro Social Mundial | RTVE.esMucha gente está harta de todo esto. El problema no es la discusión en sí, que es muy interesante, sino que creo que la culpa la tienen dos procesos malévolos distintos:

–        La injusta “repetición” de todas las preguntas y argumentos, en lugar de basarse en lo ya conseguido;

–        La falta total de flexibilidad de una parte. Como algunos no quieren ningún cambio, el único método que hay es volver a empezar y poner en duda los objetivos y métodos de la otra parte.

Permítanme recordarles que el Grupo del “Nuevo Foro Social Mundial” (NWSF) presentó tres propuestas diferentes de alternativas.

La primera, con cambios estructurales en la configuración del FSM, ni siquiera se discutió. Se descartó como un papel sucio.

La segunda, que proponía evitar los vetos en el Consejo Internacional (CI) con una mayoría supercualificada, fue rechazada. Aunque no hay ninguna norma en nuestra Carta de Principios que imponga ese consenso igual a la unanimidad en el CI.

La tercera, con una estructura diferente para los órganos del FSM -que siempre queda como un espacio abierto- fue discutida pero rechazada por la autoridad moral del FSM. La propuesta se añade a esta carta, con una amable invitación a leerla de nuevo. Propone un FSM como espacio abierto, con dos órganos paralelos: un CI para la facilitación del Foro -que siempre afirmó que es lo que quiere ser-, y una Asamblea para el análisis político y posibles acciones y declaraciones, trabajando en lo que tenemos en común a pesar o gracias a nuestra diversidad.

Conclusión del Foro Social: renovarse para la acción política o morirLa composición y las normas de estos dos órganos pueden ser diferentes, pero debería discutirse una relación especial entre ambos. La discusión ahora es si esta Asamblea es una “Asamblea del FSM” o sólo una “Asamblea de movimientos”. Con esta segunda alternativa, está claro que la asamblea es empujada fuera del proceso del FSM y no puede referirse más a su marco existente. Además, como todos los grupos pueden organizar asambleas en cualquier lugar, tendría que competir con estas otras asambleas.

Lo curioso es que todos los que se oponen a los “llamados reformistas” porque son “divisivos” prefieren esta segunda opción. En otras palabras, ¡es dividir para no dividir!

El “otro lado”, la “vieja guardia” del FSM no ha cambiado su posición en absoluto desde que comenzó esta discusión, es decir, en 2012.

Nuestros compañeros tunecinos fueron muy amables al proponer una reunión especial en Túnez para reflexionar sobre nuevas fórmulas para el FSM del futuro. Esto habría sido una enorme oportunidad positiva para poner fin a diez años de discusiones infructuosas. La única condición para que funcione es la voluntad de debatir y cambiar de verdad. Por eso nosotros -los reformistas, un grupo mucho más amplio que sólo la gente del NWSF- pedimos al menos una solución para la cuestión del consenso, ya que mientras exista el derecho de veto, no podremos llegar a ninguna parte.

Lamentablemente, eso no fue posible. Los que quedan de los “fundadores del foro” dicen no a todo. En una “declaración” ofrecida a todos los posibles participantes en la reunión de Túnez ( http://openfsm.net/projects/waos/declaracion ) se propone “dejar para atrás discusiones sobre tomas posiciones en nombre del FSM o del CI…’ y ‘Damos la bienvenida a iniciativas de personas, organizaciones y La Oreja Que Piensa || “RESISTIR ES CREAR, EXISTIR Y TRANSFORMAR”movimientos sociales, con el objetivo de mejorar la dinámica en el proceso del FSM, a través de la construcción de nuevos procesos de asamblea, deliberativos y orientados hacia la acción, paralelos al Foro Social Mundial, como nuevos Sujetos Políticos Mundiales que puedan tomar posiciones políticas, y proponer  acciones planetarias – Como por ejemplo la idea de Asambleas Sociales Mundiales‘.

En otras palabras, olvídense de la propuesta de hablar en nombre de una “Asamblea del FSM”, olvídense de todas las cuestiones no resueltas, olvídense de la gente que piensa que el cambio es necesario y vayan a Túnez como si nada pasara y nada tuviera que pasar. La reunión de Túnez, entonces, no sería para reflexionar sobre el futuro del Foro, sino para continuar con su pasado.

El apoyo a este enfoque proviene de un pequeño grupo de miembros del CI con diferentes ideologías y objetivos y para algunos, por desgracia, porque no son lo suficientemente inteligentes para entender lo que está sucediendo. Por eso, yo personalmente ya había decidido no ir a Túnez, ya que no parece posible ninguna evolución positiva.

¿Es necesario subrayar que durante los últimos diez o quince años, el FSM no ha tenido resultados positivos y tangibles? Es, en su hipótesis más positiva, un buen festival que da cierta energía y motivación a sus participantes, pero ningún estímulo para trabajar juntos, y mucho menos para hablar con una sola voz.

Para los que quieran saber más, vean algunas propuestas alternativas y comentarios en www.foranewwsf.eu y mis artículos en MEER: https://wsimag.com/es/economia-y-politica/68887-el-fracaso-del-movimiento-alterglobalizacion  y  https://www.meer.com/es/69926-el-foro-social-mundial

 II. Mis razones personales para abandonar este proceso del FSM

Francine Mestrum: 'Een ongelijke wereld zonder grenzen is sociaal niet houdbaar' - MO*La discusión de la semana pasada me ha convencido de abandonar totalmente el ejercicio. Permítanme que intente explicar lo que ha sucedido en los últimos años y lo extremadamente negativa que ha sido la evolución.

Como ya se ha dicho, algunos no quieren cambiar nada y, de hecho, creo que no quieren que el FSM sobreviva. Los viejos “fundadores” están orgullosos de lo que inventaron hace veinte años -con razón- y no quieren que tenga ningún éxito más allá de su propio ciclo vital. Para ellos, el FSM puede morir y si algunos quieren que sobreviva, que sea sin cambios. A pesar de la falta total de resultados positivos, no les importa el futuro.

Por eso estas mismas personas no quieren que la reunión de Túnez sea un éxito. De hecho, han hecho todo lo posible estos últimos meses para boicotear la reunión, tergiversando sus objetivos, aplazando las reuniones preparatorias, “olvidando” a quién hay que invitar.

Estas mismas personas también han estado boicoteando la constitución de una secretaría común, con los mismos mecanismos.

Han boicoteado la organización de un panel introductorio en el FSM virtual de enero de 2021.

Han frenado la redacción de una Declaración común del Foro Social Mundial de las Migraciones en México 2018.

Han estado boicoteando la organización de una asamblea política de movimientos en el último FSM real en Salvador de Bahía.

Estos son sólo algunos ejemplos de acciones negativas en estos últimos años que impiden que el FSM se convierta en un sujeto político.

En la reunión del CI en Porto Alegre, en enero de 2020, antes de la crisis de la COVID, donde debían comenzar los preparativos para un FSM en México en 2021, tuvo lugar una interesante discusión sobre la definición de su objetivo. Allí se dijo y se repitió que el FSM debía tratar de convertirse en un sujeto político global. No hubo ninguna decisión formal al respecto, ni tampoco ninguna protesta formal. En las primeras reuniones preparatorias en México, este fue el marco de todas las discusiones. Cuando mencioné esto un año después, se dijo que estaba diciendo “falsedades”.

Esa no fue la primera vez, algunas personas me han acusado en cada informe en el que se mencionaron algunos puntos negativos, de estar diciendo mentiras, por ejemplo, en la reunión del CI de Salvador donde alguien declaró “el Foro, soy yo” o en la muy patética reunión de Montreal donde alguien puso su veto a mostrar su solidaridad con Dilma Rousseff después del golpe de Estado contra la presidenta brasileña. Hasta aquí la confianza mutua y la capacidad de redefinir los hechos. World Social Forum | Page 2

Después de la reunión del CI de Porto Alegre, uno de sus miembros organizó una Mesa Redonda en la Ciudad de México, donde varios amigos se quedaron en ese momento. Allí descubrimos que compartíamos un sentimiento común de querer un cambio, de querer que efectivamente el FSM se convierta en un sujeto político global. (la Mesa Redonda se puede escuchar aquí: https://www.facebook.com/662942993843120/videos/909381056146020/ )

Justo después, un miembro del CI europeo nos acusó de estar implicados en algún tipo de conspiración, e incluso afirmó tener pruebas de ello. Estas pruebas, obviamente, nunca se dieron.

Las cinco personas que participaron en el debate, más otro miembro del CI, formaron un grupo para reflexionar sobre cómo podría renovarse el FSM. Hicimos una página web (https://foranewwsf.eu ) y recibimos entre 400 y 500 manifestaciones de apoyo con muchos ánimos. También tuvimos un grupo de reflexión más amplio con el que organizamos reuniones (virtuales) sobre el FSM y un par de problemáticas globales. Me temo que por falta de tiempo, de recursos y también de esfuerzo, tuvimos que parar este ejercicio muy pronto. Con más compromiso, sin duda podríamos haber avanzado más. Pero esto es lo que fue.

Mientras tanto, los preparativos para el verdadero FSM en México siguieron adelante, muy lentamente y con muchos problemas. Sigo pensando que algunos hubieran preferido que no se celebrara. Pero se celebró, mal organizado y con pocos participantes. No digo esto para culpar a los organizadores mexicanos, al contrario, sino para señalar la falta de cooperación de varios miembros del CI.

Empezamos a preparar Túnez, nos pusimos de acuerdo sobre lo que era necesario, pedimos resolver la cuestión del consenso incluso antes de Túnez, para dar algún sentido a la discusión. Y ahí empezó de nuevo toda la discusión.

Así, no estamos llegando a ninguna parte.

En nuestra discusión del viernes 28 de octubre, volvieron a surgir todos los puntos antiguos, aunque ya se hayan contestado mil veces. Hay paranoia y falta de confianza, un problema que no puede resolverse fácilmente si, después de veinte años de trabajo conjunto, algunos siguen creyendo que queremos un “politburó” centralizado y crear una especie de “partido mundial”. Se remiten a textos no existentes sobre “sujetos políticos revolucionarios”. Esto es muy absurdo, pero ¿qué se puede hacer contra eso?EL GRUPO RENOVADOR DEL FMS INICIA UN PROCESO DE REFLEXIÓN | World Social Forum

Y qué se puede hacer contra la gente que de repente suelta un texto de hace varios años, sacado de su contexto, para intentar demostrar que estoy contenta con el neoliberalismo. Esta gente ni siquiera entiende lo que yo decía y ni siquiera sabe en qué contexto se escribió este texto sarcástico. Pero es una prueba de las prioridades malévolas.

¿Qué hacer con las amigas, con las que has trabajado de forma agradable e interesante durante años, que de repente empiezan a acusarte de querer tomar el poder, de querer violar los derechos de los participantes del FSM? ¿Qué hacer cuando una propuesta para tratar de hacer una articulación política en el FSM de México, es una vez más rechazada?

Qué hacer contra alguien, que ni siquiera es miembro del CI, que interviene en todos los debates con “buenos consejos” de cómo debemos resolver nuestros problemas, refiriéndose a un artículo reciente de un miembro de nuestra NWSF, como el origen de la falta de confianza, mientras que es esa misma persona que nos ha estado acusando de “conspiración”. Difícil de creer, pero es un hecho.

Estas cosas duelen y tomadas en conjunto, sólo puedo interpretarlas como una especie de asesinato de carácter. Afortunadamente, soy lo suficientemente mayor, no cambiará mucho en mi vida, pero es absolutamente increíble que estas cosas sucedan en un pequeño grupo de personas progresistas que quieren cambiar el mundo.

Lo que no sé y me gustaría saber es quién está difundiendo todos estos falsos rumores y calumnias. Y por supuesto, ¿por qué? Tal vez alguien sea tan honesto como para decírmelo.

Una vez más, las personas del otro lado de nuestra división son diversas, no todas comparten la misma ideología y objetivos. Sí quiero advertir a los que tienen un deseo honesto de organizar más foros sociales y de contribuir a cambiar el mundo, que están en muy mala compañía conservadora y posmoderna.

 III. Lo que podría haber sido

El objetivo de reimpulsar el movimiento bajo el lema «cambiar el FSM para cambiar el mundo» - Exclusiva | Plataforma de noticiasEl gran grupo de movimientos en el FSM y en el CI es muy diverso, obviamente. Siempre hemos dicho, con razón, que esta diversidad tiene que ser apreciada y no debe darse por sentada. Y, por supuesto, sería absurdo intentar que todos estos movimientos se unieran para difundir un único mensaje. Nadie ha pretendido nunca hacer esto.

Otra cosa es respetar el viejo dicho de “e pluribus unum” – “de muchos uno” o “unidad en la diversidad”-: en toda nuestra diversidad hay algo que tenemos en común. No es casualidad que este sea la consigna de muchas organizaciones o incluso países.

Ahora bien, si se aplica este principio a un gran grupo de, digamos, 10.000 movimientos, el elemento “común” será muy escaso, “contra el neoliberalismo” o “contra el capitalismo”. Lo cual no es un mensaje, sino un mero eslogan. No ayuda en absoluto.

Si se intenta aplicar esto a un grupo más pequeño, puede que funcione y se llegue a una síntesis interesante.

En eso consiste la política. Sentarse junto a personas con ideas afines, en toda su diversidad, y tratar de encontrar lo que se comparte. Un mensaje común siempre tendrá más fuerza que cien mensajes de un grupo fragmentado de personas.

Requiere mucha discusión política y … organización. Sin organización, nada es posible. Miles de voces solas en Irán no harán caer a los ayatolás. Basta con pensar en los numerosos movimientos de estos últimos años, chalecos amarillos, indignados, occupy, etc. Fueron movimientos alegres y momentos de politización, pero no consiguieron nada. Obviamente, también dejaron de existir. Cuando la mente individual neoliberal gana a la voluntad colectiva de cooperar, todo está perdido.

O piensen en lo que ocurrió con los tan interesantes movimientos de Túnez o Egipto. Hicieron su revolución, pero como carecían de una organización fuerte, otros movimientos religiosos muy bien organizados tomaron inmediatamente el relevo. Lo mismo ocurrió en Irán, por cierto, en 1979.

Sinceramente, no entiendo este miedo a la organización. Puedo entender que algunas personas con un pasado estalinista tengan miedo a una organización demasiado verticalista y jerárquica, pero hay tantas fórmulas democráticas intermedias posibles. La demanda de “horizontalismo” ahora sólo sirve para ocultar las verdaderas relaciones de poder. No es casualidad que algunos miembros poderosos quieran mantener el horizontalismo puro. Pero no hay nada estalinista en querer tener elecciones representativas, con transparencia y responsabilidad. Todo depende de cómo se organice, con qué democracia y qué participación. Siempre se ha rechazado.Una importante delegación marroquí presente en el Foro Social Mundial México 2022 – La Hora de Africa

Tampoco hay nada malo en un festival y en la organización de actos alegres. Basta pensar en los debates tan difíciles que hubo en Chile, en 1988, cuando se organizó el referéndum sobre Pinochet. ‘La alegría ya viene’ y la gente cantaba y bailaba. Ganaron. Pero no hay que olvidar que detrás de esto había un objetivo político muy claro y una organización política.

Mi principal ejemplo sigue siendo la historia de los sindicatos. La suya fue, desde hace un siglo y medio, una lucha paciente por la organización y la conquista de derechos. Los sindicatos son el único movimiento social de la historia, que yo conozca, que consiguió cambiar el capitalismo, desmercantilizando el trabajo. ¿O por qué crees que los Amazon’s y Starbuck’s de hoy no quieren que surjan en sus empresas? ¿Por qué crees que el FMI trata de limitar su papel? No significa que todo sea perfecto en el mundo del trabajo, pero al menos hay un movimiento global con poder de cambio.

Sólo otros dos movimientos están ganando poco a poco algo de unidad y fuerza: el de las mujeres y el del medio ambiente.

No hay nada incompatible entre la diversidad y la unidad. Es un esfuerzo lento y paciente de diálogo y el FSM podría tener algo de fuerza si hubiera empezado con ello hace veinte años.

La “vieja guardia” del FSM teme claramente a la política y quiere hacernos creer que enviar memes por todo Facebook, Instagram y TikTok es valiente y relevante. Tal vez lo sea, pero hacer posible el cambio y luchar contra las fuerzas que saquean el mundo con todos sus habitantes, requiere mucho más.

Esto es simplemente política básica y es absolutamente absurdo que ni siquiera podamos discutirlo en el FSM o en el CI. Esto es lo que hace imposible continuar como si todo estuviera bien. ¿Qué ha conseguido el FSM hasta ahora? Es, como dijo un miembro del FSM, un “consenso de estancamiento”.

Si el FSM no tiene el objetivo de reunir a los movimientos sociales, de tratar de aprender unos de otros, de seguir discutiendo sobre lo que queremos y lo que compartimos y de hablar al mundo exterior con acciones y declaraciones, sobre la base de un análisis común, entonces creo honestamente que es un ejercicio totalmente inútil.

El mundo ha cambiado mucho en comparación con hace veinte años. Si el FSM no cambia también, se vuelve completamente redundante.

Lo he intentado, durante muchos años. Y echaré de menos a los muchos y buenos amigos que he hecho, pero quién sabe, tal vez haya otras oportunidades de encontrarnos.

Nuestro grupo de reformistas ha perdido esta ardua batalla, aunque estamos convencidos de que estamos ganando en el plano de las ideas. La vieja guardia sólo tiene, con su propia diversidad apolítica, una respuesta: NO CAMBIAR. Así sea.

*Presidenta de Justicia Social Global, Miembro de la Junta Directiva de CETRI (Centro Tricontinental), Bruselas, Bélgica. Como investigadora y consultora internacional, trabaja en temas de globalización, pobreza, desarrollo, protección social, género. Representa aL CETRI  en el Consejo Internacional.