El diálogo y el espejo colombiano

24

dialogo
José Vicente Rangel|

1) ¿Por qué convertir en un trauma algo de sentido común, que responde a un clamor nacional, como es el diálogo? ¿A qué viene esta pregunta? La formulo porque es inquietante -por no decir frustrante- que ante algo que debería unir a los venezolanos, divide; que en vez de sembrar esperanza, genera desilusión; que en lugar de estimular el optimismo se convierte en palanca para impulsar el pesimismo.

Resulta inexplicable que gente con muchas horas de vuelo en la política; que conoce de sobra lo que representa el diálogo como recurso para encarar la violencia y crear condiciones para superar graves crisis institucionales y humanas, reaccione a la hora de concretar un proyecto con amplísimo apoyo nacional e internacional, sacándole el cuerpo al compromiso, invente excusas para eludirlo y descalifique a personalidades con suficiente crédito y probada imparcialidad por el solo hecho de auspiciarlo. La mejor manera de descol-paz-sitacar lo que sucede con el diálogo es mirarnos en el espejo colombiano.

La larga guerra que padeció Colombia fue el resultado del manejo que la clase dirigente le dio a la política en el pasado, a la injusticia social y a la cruenta lucha partidista, que creó el caldo de cultivo que explica que el vecino país haya vivido durante 60 años de su historia sumergido en el ambiente tóxico de la guerra, con miles de muertos, crímenes horrendos, masacres, infinitas formas de degradar la condición humana y millones de desplazados. Ahora se firma el acuerdo de paz que el mundo saluda con euforia, donde, por cierto, la contribución venezolana fue fundamental.

2) Ante esta circunstancia la pregunta es obvia: ¿acaso los venezolanos tenemos que aguardar a que la guerra se enseñoree en el país y que nos matemos para tomar conciencia de que con el diálogo los colombianos pudieron concluir un conflicto inacabable? ¿Acaso hay que matarse primero para luego dialogar? En Venezuela tenemos la oportunidad de ahorrarnos los horrores de décadas de conflicto bélico mediante la aplicación de la fórmula que hoy permite a Colombia salir del túnel de la violencia.

El diálogo, por decirlo de alguna manera, hizo posible el milagro de la paz. Lo cual hay que exaltar para tomar conciencia de su pertinencia. Diálogo que urge más por la dinámica que a diario toma la polarización y la injerencia de múltiples factores internacionales en la política venezolana. Lo que también explica el rechazo al diálogo, abierto y soterrado, por un sector del país. Ya que éste impediría la materialización de los planes de agresión existentes. Venezuela no puede perder la oportunidad excepcional que tiene de superar la conflictividad que, está comprobado, suele desembocar en guerras que afectan a todos por igual.

Laberinto

-La amenaza (o chantaje) que decidió poner en práctica la MUD para presionar la realización del revocatorio, revierte negativamente contra la oposición. Lejos de amedrentar al chavismo, lo radicaliza y hace que se emplee a fondo en la política de calle. Lo demuestra lo sucedido el pasado 16 con la convocatoria a marchar -y a un macrocacerolazo que estremecería al país, como prometieron los dirigentes. El resultado no podía ser más deplorable: una esmirriada asistencia y unas lánguidas cacerolas. Cómo sería la cosa que El Nacional, vocero de la MUD, reseñó en primera página el evento de esta manera: “Eran pocos e hicieron bulla, pero no pudieron avanzar hacia la sede de la Cantv”. En cambio, el chavismo desbordó las calles del país. ¿No habrá alguien sensato en la MUD que proponga cambiar la táctica del chantaje y funcionar democráticamente?…

-Un grupo de intelectuales y políticos “venezolanos” le entregó un documento, pidiendo sanciones contra Venezuela, al canciller brasileño José Serra. Una vergüenza por el contenido del texto y por el destinatario, uno de los personajes más corruptos de Brasil…

Tl dirigente venezolano opositor Leopoldo López, participa en una conferencia de prensa, en Caracas, Venezuela, el 26 de noviembre de 2015. Lilian Tintori denunció el jueves un supuesto atentado contra su vida el miércoles en Altagracia de Orituco durante un evento de campaña para las elecciones del 6 de diciembre, de acuerdo con información de la prensa local. (Xinhua/Str) (bv) (ah) (sp)

-Injerencismo: Los venezolanos nunca vimos algo parecido a lo que ahora sucede. Me refiero a la injerencia extranjera. Prácticamente la política de la oposición se hace fuera del territorio nacional. Se elabora con insumos que suministra la oposición. Sus representantes viajan a diario a destinos donde elaboran los planes desestabilizadores. Esta circunstancia hace que contra Venezuela se realice una campaña sistemática de agravios, descalificaciones y falseamiento de la realidad que no tiene precedentes…

-Un caso que ilustra la situación, que menciono con el respeto que merece la persona involucrada por ser mujer, es el que protagonizó Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, cuando se presentó ante la sede de la Corte Penal Internacional -acompañada por sus abogados- para acusar al presidente Nicolás Maduro de delitos de lesa humanidad. El episodio fue recogido ampliamente por medios internacionales y locales, y fue dado como un hecho cierto que no requería constatación -como suele ocurrir con todo cuanto se relaciona con Venezuela…

-No obstante, con posterioridad, la Fiscalía de la Corte Penal Internacional “negó que la esposa del opositor Leopoldo López haya extendido una denuncia contra el presidente de Venezuela”. El texto de la Fiscalía aclarando señala que, “al contrario de la publicado, la oficina puede confirmar que no ha recibido ningún documento de la señora Tintori, o de abogados venezolanos, durante su visita a La Haya a principios de septiembre”… Por supuesto, la aclaratoria no tuvo la misma difusión que la noticia inicial. La mentira fue develada, pero quedó el efecto mediático flotando, que es lo que realmente buscaban los promotores…

-Otras injerencias: Las declaraciones diarias de presidentes como el argentino Macri, que no sabe qué hacer con la acusación que se le hace por blanqueo de dinero y no haber declarado sus dólares depositados en paraísos fiscales, o Temer, el mafioso golpista que manda en Brasil, o el entramado del poder paraguayo implicado en todo tipo de delitos… En fin, Venezuela es víctima de la canalla mediática que difunde todo cuanto produce la escoria internacional. La ofensiva es brutal, y la monitorea el Gobierno de EEUU y países sumisos de Europa y la región latinoamericana…
La MUD está que arde por dentro. Se acrecientan las divergencias por temas como las marchas, revocatorio, diálogo, política exterior. Cada asunto tiene un liderazgo… Siempre es así: los procesos de división en los partidos políticos y alianzas son negados a ultranza. Hasta que se producen. En esta materia la experiencia de AD es emblemática. ¿Escapa la MUD a esa fatalidad? Parece que no. Por la dinámica que está adquiriendo la divergencia interna. Por el lenguaje descalificador contra los que difieren que ya comienza a darse.