El derrumbe de las criptomonedas

448

Mirko C. Trudeau

El bitcóin se desploma junto con otras criptomonedas, en otro indicio de que está aumentando la aversión al riesgo en los mercados financieros. Bitcoin cayó en la primera semana de enero un 8% a su nivel más bajo desde diciembre. El éter, el segundo mayor criptoactivo, cayó hasta un 17,4% antes de recortar el retroceso a cerca del 10%.

El sector global de las criptomonedas ha perdido alrededor de una quinta parte de su valor, cayendo a 2,2 billones de dólares. Este jueves, la líder de las criptomonedas cotiza a 42.808 dólares, mínimos de cuatro meses. Pese al mal momento para el mercado, crece el incentivo por la compra, mientras se especula sobre los factores que impiden el retorno al sendero alcista.

Al intentar contener la inflación, las criptomonedas al igual que el oro, disminuyen su atractivo. Sin embargo, a precios actuales, Bitcoin está a precios más accesibles para invertir.

La Reserva Federal (Fed)- banco central estadounidense- decidió el 5 de enero que para controlar la inflación, acelerará la reducción de compras de deuda, lo que está disparando los intereses de los bonos soberanos americanos, pero también los del resto del mundo, como los bonos españoles o franceses. Menos compras de bonos implicará una menor demanda para una oferta dada (será elevada por los déficits fiscales), lo que se transformará en unos intereses superiores y un mayor coste de financiación.

“La Reserva Federal es muy agresiva”, opinó Stephane Ouellette, director ejecutivo y cofundador de la plataforma de criptomonedas FRNT Financial Inc. Las reacciones viscerales en las criptomonedas tienden a tratarlas como activos de riesgo exclusivamente, a pesar de las tendencias a más largo plazo en torno a la inflación y la reserva de valor”.

El Bitcoin en caída libre por la crisis de KazajistánAsimismo, el poder de procesamiento o tasa de hash de los mineros de Bitcoin retrocedió 13%, debido a la inestabilidad política en Kazajistán, en el centro asiático, que aloja el 18% del poder de procesamiento de la minería de Bitcoin, y ante las protestas que llevaron a la renuncia de su gobierno, los mineros habrían dejado de trabajar.

La inestabilidad política del país se origina en las protestas por el aumento de precio del combustible a nivel nacional. La represión fue acompañada de cortes eléctricos y de Internet, lo que habría afectado las actividades de los mineros de Bitcoin.

Lo cierto es que el nivel de operaciones de bitcoin se ha desvanecido a medida que disminuye el entusiasmo. Después de una tendencia a la baja durante meses, el volumen en las bolsas fue de apenas 4.800 millones de dólares el martes 4, cifra  inferior a los 13 mil100 millones de la misma fecha del año anterior y muy por debajo del promedio de un año, de unos 9.200 millones de dólares.

El volumen no superó los u$s10.000 millones desde el 4 de diciembre, cuando el precio del bitcoin se desplomó más del 20% en cuestión de minutos. Durante la caída se liquidaron unos 2.400 millones de dólares en exposición a las criptomonedas, tanto en posiciones long como short.

Asimismo, el mercado de futuros opera de forma similar, a la baja. Después de alcanzar un máximo histórico de 17.400 millones de dólares a fines de octubre, el interés abierto en los contratos de futuros del bitcoin en la Bolsa Mercantil de Chicago ahora es de aproximadamente 10.600 millones, lo que representa una caída del 39%.

Las bajas también impactaron en el crecimiento de las direcciones activas, un indicador del nivel de actividad y de las operaciones. El recuento actualmente es de aproximadamente 971.000, frente a las 1,2 millones de hace un año, según datos de CoinMetrics compilados por Messari.

Para Aya Kantorovich, jefe de cobertura institucional de FalconX, eso podría preparar el escenario para una breve y brusca contracción de la liquidez, similar a la crisis repentina de diciembre. “Cuantas menos cuentas activas haya, más activos se almacenarán en la cámara frigorífica. Cuanto menos bitcoin se pueda operar, más volatilidad se puede esperar en las bolsas, ya que disminuye la liquidez en los libros de órdenes”, dijo .

“Creo que se podría ver un ‘flash crash’ (desplome súbito) muy rápido y muy breve que elimine el interés abierto en el mercado muy rápidamente, similar a lo que vimos en diciembre”, añadió.

*Integrante del Observatorio de Estudios Macroeconómicos (Nueva York), asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)