Dilma Rousseff, camino a un nuevo mandato en Brasil

36

Prensa Latina

Con la promesa de continuar las transformaciones socioeconómicas registradas en los últimos 11 años, la mandataria intensificó en las últimas semanas su campaña confiada en lograr la victoria el próximo domingo en las urnas, tras los comicios del 5 de octubre, en el que logró un 41,57 por ciento del escrutinio.

Vamos a derrotar al pasado, pues no podemos permitir un retroceso del país, fueron sus primeras palabras tras la victoria de la primera vuelta.

Nacida en 1947 en la ciudad de Belo Horizonte, estado de Minas Gerais, Rousseff aboga por profundizar las políticas sociales y mejorar la calidad en la educación y salud como opciones para aminorar la desigualdad en esta nación.

Un Brasil más justo constituye uno de los eslóganes de su campaña, centrada en avanzar hacia una competitividad productiva, una sociedad del conocimiento y un modelo sustentable de desarrollo.

Tras sacar a 36 millones de brasileños de la pobreza desde 2003 y garantizar el crecimiento de la renta, el empleo y los accesos a la educación y salud, la mandataria propone un nuevo ciclo de impulso económico con inclusión social.

Su candidatura está sustentada por los cuatro años de su gobierno, período durante el cual se crearon nuevas fuentes de trabajo, se elevo el salario mínimo y se construyeron millones de viviendas para personas de bajos ingresos, a pesar de la crisis internacional.

Dilma Vana Rousseff es hija de un inmigrante búlgaro Pedro Rousseff y de la profesora carioca Dilma Jane da Silva. Tiene dos hermanos.

Formada en Ciencias Económicas en la Universidad Federal de Rio Grande do Sul, desde muy joven se interesó por la política y se integró a la lucha contra la dictadura militar en el país (1964-1985).

Estuvo presa entre 1970 y 1972 y en 1986 fue secretaria de Hacienda de Porto Alegre, durante el gobierno de Alceu Collares.

En el 2000 se afilió al Partido de los Trabajadores (PT) y ocupó la cartera de Minas y Energía y la jefatura de la Casa Civil del Ejecutivo entre 2005 y 2010 con la presidencia de Luiz Inacio Lula da Silva.

En 2010 fue pretendiente a la presidencia de la nación por el PT y ganó las elecciones con el respaldo de casi 56 millones de votos.

La postulante tiene como compañero de fórmula al actual vicepresidente de la nación, Michel Temer, quien milita en el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

Su candidatura cuenta con el respaldo de las organizaciones PMDB, Social Democrática (PSD), Progresista (PP), Republicana de Orden Social (PROS), Democrático Laborista (PDT), Republicano (PRB) y Comunista de Brasil (PCdoB).

Otras agrupaciones políticas, como representaciones estaduales del Partido Socialista (PSB) y de la formación Socialismo y Libertad (PSOL), así como movimientos sociales sumaron su apoyo en esta segunda ronda a la reelección de Rousseff.