Díaz Rangel: Días electorales/ Stelling: Retos y errores

41

Días electorales

Eleazar Díaz Rangel-ÚN |
El martes fue día importante en nuestra política. Ocurrió en una masiva manifestación la inscripción del presidente Nicolás Maduro candidato a la reelección en las presidenciales del 20 de mayo. No podía tener mas apoyo del mundo de la izquierda: el Psuv, el MSV, PCV, PPT, MEP, Tupamaros y Unión Popular.

Se trata de fuerzas desiguales tanto en su capacidad organizativa, como en su conciencia de los momentos difíciles que vive el país y en la influencia que desde el exterior estarán ejerciendo en estas elecciones, donde habrá en juego intereses de clases aunque no resulten tan perceptibles. Los intereses nacionales estarán en pugna por preservar, o no, la independencia y soberanía conquistadas hace casi dos siglos, reivindicadas desde la llegada de Chávez al poder.

Todas esas fuerzas que entran en lucha en este proceso electoral por la continuidad de Maduro, deben estar igualmente conscientes de los cercos económico e informático, contra Venezuela, promovidos y ejercido desde el imperio del Norte, y desde otros países, con los efectos de todos conocidos, y que van desde la obstrucción de transferencias de dólares para traer medicinas, hasta el que hicieron el gobierno colombiano y en Portugal para impedir que llegaran al país los perniles esperados por las pasadas navidades.

La información de todo lo que sucede en Venezuela es deformada, ocultada, según los casos, por las agencias y medios internacionales. Cuanto opinan en el extranjero es producto de esa manipulación de las noticias de Venezuela.

La reelección de Maduro no debería tener problema alguno. Por supuesto que atravesamos una crisis en la economía, con una espiral de alza de precios que parece inalcanzable y que no ha sido posible combatir con éxito. Pero creo que la mayoría de los venezolanos sabe de los factores externos que inciden en esa situación, asi como de los esfuerzos por resolverlos, y repetirán las tres últimas victorias electorales.

Igualmente fue importante ese día porque se inscribió Henry Falcón. No era fácil la decisión que finalmente tomó. Sabe que se enfrentaría a los abstencionistas opositores que lo acusarán de vendido y traidor, para decir lo menos. Pero puede convertirse en líder de la oposición, si logra atraer altos porcentajes de electores radicales, y atendidas como han sido casi todas sus exigencias, se mantiene hasta el final.

Otros días importantes fueron el jueves y el viernes. Entonces unos y otros suscribieron un Acuerdo que se supone “garantizará los derechos electorales de los venezolanos”. Fue producto de conversaciones secretas, donde el gobierno accedió a cambiar la fecha de las votaciones, a respetar el periodo de la Asamblea Nacional, alargar el plazo de inscripción, y otras concesiones, persuadidos de que la otra oposición inscribiría un candidato. Parece que todo fue un engaño. Lo que no es nada raro, solo hay que recordar lo que hicieron en Santo Domingo.

Pero lo que mas interesa al país, es que en esos tres días, a pesar de esas deserciones, se dieron pasos significativos para consolidar la paz y tranquilidad que estamos viviendo desde hace meses, y que nos hacen suponer que tendremos un proceso electoral en paz.

Breves.

-El papel jugado por el presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, durante todo el proceso de diálogo, aunque es bien conocido por el alto gobierno, no ha sido debidamente valorado. El embajador Roy Chaderston escribió que el mandatario “estuvo mañana, tarde y noche, sin retirarse, ayudando a veces con su personalidad serena. Fue heroica su participación”. Pocas veces se ve a un jefe de estado que por su amistad con un país, se olvide temporalmente de sus funciones presidenciales para ayudar en el mas alto nivel a resolver la crisis de otro país

-El concepto de ayuda humanitaria es casi todo acto agresivo realizado por cualquier potencia que, desde el punto de vista del agresor es una ayuda humanitaria, pero no desde el punto de vista de las víctimas, opina Noam Chomsky. Por cierto que hoy debuta en el programa del expresidente Correa en RT, pero no se la hora.

-Aristóbulo Istúriz estará trabajando desde ahora para presentar el lunes 21 de mayo cuales deben ser las primeras 100 medidas que cumplirá el gobierno reelecto de Maduro. Aunque suponemos que no esperarán tanto para enfrentar el problema de los altos precios.

-Uno no entiende si el sistema bancario nacional ganó tanto real el año pasado, hasta con el mil por ciento mas que el año anterior, debió despedir a 8.414, según informe de Herrera y Asociados. Nada mas que un solo banco acaba de aumentar su capital en 150 mil millones de bolívares!

-Thomas Shannon, subsecretario de Estado de EEUU, anda en nueva gira por países latinoamericanos, y anunció que habrá sorpresas en Ecuador, donde parece que se comprometieron contra Venezuela. La política de Trump contra nuestro país no tiene descanso. El miércoles en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, su embajadora Mary Phee atacó abiertamente a Venezuela por ser un país que no merece estar en ese Consejo por sus violaciones a los derechos humanos! Bueno el momento para leer el estudio de Atilio Boron sobre los DDHH en EEUU, después matar centenares de miles en Hiroshima y Nagasaki.


Retos y errores

Maryclen Stelling|

La inesperada jugada política electoral del Gobierno no sólo sorprende al adversario, sino que obliga a los contendientes a negociar y construir un acuerdo en torno a la nueva fecha y condiciones de las elecciones presidenciales.

Resaltamos la importancia que este cambio haya sido producto de un acuerdo político que favorece al país, rehén de la contienda meramente electoral y por el poder político. Destacamos que, más allá de los mezquinos beneficios político-partidistas, es posible el diálogo y el logro de compromisos formales que trasciendan las diferencias entre los contendientes.

Sin embargo, en tanto efecto inmediato del cambio de fecha, se profundiza la fractura interna en la oposición. Una vez que Henri Falcón inscribe su candidatura -respaldado por AP, MAS y Copei- se desatan los demonios internos y se da inicio a un proceso de estigmatización. Se ratifica que la Unidad no participará en las elecciones ni tiene candidato presidencial, se aclara que Falcón “no representa a la oposición venezolana (…) de este país” y lo que hace es “seguirle el juego a Maduro”, quien tampoco “tiene autoridad para ser candidato a nada”.

Sectores oposicionistas afirman que no existen las condiciones para participar en una “farsa”, “simulacro electoral” en la procura del reconocimiento del “fraude”, legitimidad y reconocimiento internacional. Se alega que un simple cambio de fecha no es suficiente para garantizar un proceso justo y transparente. A 90 días, otras voces previenen contra los peligros de la abstención, llaman a participar y no perder la oportunidad de construir con el esfuerzo de todos los opositores “un nuevo país con un nuevo Gobierno”.

Dada la importancia y la situación del país, el desafío electoral pautado para mayo, debería trascender la coyuntura actual, hacia un verdadero reto democrático.
El país requiere altura política de los contendientes y que la campaña no se limite a la mera denuncia y descalificación del “enemigo”. La ciudadanía exige conocer las propuestas de los candidatos para afrontar la devastadora crisis multidimensional que nos destruye; demanda cifras, planes, medidas, compromisos, plazos y resultados esperados. Insta al dialogo, negociación y acuerdos trascendentes que den paso al reconocimiento del otro, la paz y la convivencia en democracia.

Confrontamos retos electorales, políticos, éticos, económicos, culturales, sociales… Es el momento de afrontarlos sin repetir errores con el país por delante.