Día 260: Ucrania recupera Jerson

87

Tropas ucranianas volvieron a ingresar a la ciudad de Jerson y recuperaron su control, horas después de que el Ejército ruso anunciara que completó la retirada de sus fuerzas de la única capital provincial que habían tomado desde el inicio de la guerra, hace nueve meses.
Ucrania “ha recuperado el control de Jerson”, señaló la Inteligencia ucraniana en un comunicado difundido a través de Telegram.

En Jerson volvió a izarse la bandera ucraniana poco después de que el Ejército ruso completara su retirada. ”Haga lo que haga Rusia, Ucrania ganará”, escribió en Twitter el ministro de Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba.

Rusia sigue considerando que toda la región ucraniana de Jersón, incluida su capital homónima, le pertenece, pese a la retirada del ejército ruso de ese territorio, que Moscú anexó en septiembre a territorio ruso. La región de Jersón “es un tema de la Federación de Rusia”, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. “No puede haber ningún cambio”, añadió en el primer comentario de la presidencia rusa sobre el repliegue de sus fuerzas de ese territorio anunciada el miércoles, ante el avance ucraniano.

Presidente de Francia, Emmanuel Macron: “Doy la bienvenida al regreso de Kherson a Ucrania”.
“Este es un paso crítico hacia la restauración de sus derechos soberanos. Francia está al lado del pueblo ucraniano”.

El presidente ruso Vladimir Putin no participará en la cumbre del G20 en Indonesia la semana próxima porque su agenda no se lo permite, aseguró el viernes el Kremlin.
“La decisión (de no ir) fue tomada personalmente por el jefe del Estado, y se explica por su agenda y la necesidad de que esté en Rusia”, afirmó el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov.

Altos representantes de la ONU y de Rusia se reúnen en Ginebra para intentar resolver el descontento de este país en relación al acuerdo con Ucrania para facilitar la salida de granos y fertilizantes de ambos países, el cual expirará el próximo día 19 a menos que se renueve.

Diputados de la Asamblea Legislativa de Kiev (ALK) decidieron excluir por completo el idioma ruso de los programas docentes de las instituciones capitalinas de educación preescolar y media general, medida que calificaron como “cuestión de seguridad nacional”.