Día 200: Rusia advierte a Alemania y Zaporiyia busca un referéndum de anexión

106

Autoridades ucranianas afirmaron que un civil murió y seis resultaron heridos como resultado del impacto de misiles rusos contra dos distritos de la ciudad de Járkov. Dijo el jefe de la administración militar de la región, Oleh Synehubov, en su cuenta de Telegram.

Rusia denunció un ataque contra la localidad de Logachevka, en la región de Bélgorod, fronteriza con Ucrania, en el que falleció una persona, según el gobernador, Viacheslav Gladkov. De acuerdo con la agencia oficial TASS, se trata de una ciudadana ucraniana nacida en 1942. También resultaron heridas cuatro personas, tres de ellas de origen ucraniano, según Gladkov.

El ejército ucraniano anunció haber retomado “más de 20 localidades” en 24 horas en el marco de su contraofensiva contra el ejército ruso.

El Ministerio de Defensa de Rusia informó sobre ataques con misiles de alta precisión contra posiciones militares ucranianas en el este, centro y sur del país, incluida la región oriental de Járkov, donde se desarrolla una contraofensiva ucraniana.

Según The New York Times funcionarios ucranianos intensificaron en los últimos tres meses el intercambio de inteligencia con sus homólogos estadounidenses en el marco de una planeada ofensiva contra Rusia en el noreste, la misma que se ha ejecutado desde hace días, informa el diario, citando a funcionarios norteamericanos anónimos.

El ejército ucraniano reivindicó la reconquista de 500 km2 de territorios en manos de las fuerzas rusas, en dos semanas de contraofensiva en la región de Jersón (sur).

Rusia y Ucrania parecen estar “interesados” en la creación de un perímetro de seguridad y protección en torno a la planta nuclear ucraniana de Zaporiyia, ocupada por el ejército ruso, aseguró el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).
Para ello no se requiere una zona desmilitarizada, sino solo el cese de las hostilidades en la región, dijo ante la prensa en Viena el director general del organismo, Rafael Grossi.

Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de EnergÌa Atómica (OIEA). (Xinhua/Georges Schneider)

Vladimir Putin “llamó la atención sobre los ataques regulares ucranianos contra las instalaciones de la central nuclear de Zaporiyia”, durante un diálogo telefónico que mantuvo con Emmanuel Macron.

La ofensiva en Ucrania “prosigue, y continuará hasta que se alcancen los objetivos inicialmente fijados”, indicó a la prensa el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, añadiendo que no ve perspectivas de negociaciones entre Moscú y Kiev.

Alemania cruzó una “línea roja” al suministrar a Ucrania armas letales, usadas tanto contra los soldados rusos como contra los civiles, declaró el embajador de Rusia en Berlín, Serguéi Necháyev.

La región ucraniana de Zaporiyia está técnicamente lista para organizar un referéndum de unificación con Rusia.“Todos los residentes de la región de Zaporiyia entendemos que el referéndum es simplemente un momento técnico por el que debemos pasar, ya que actualmente somos parte de Rusia”, dijo el jefe de la administración militar-civil regional, Yevgeny Balitsky, en su canal de Telegram.

Todos los objetivos de la operación militar especial en Ucrania serán cumplidos, aseguró el vicepresidente del Consejo de Seguridad ruso y expresidente ruso, Dmitri Medvédev.

Rusia fue excluida del Consejo de Europa.

Rusia calificó este lunes de “infundado” el informe de las Naciones Unidas que critica el aumento de la represión en Rusia y solicita a Moscú dar marcha atrás con una ley aprobada recientemente en este país. “No estamos dispuestos a escuchar estas declaraciones y estas conclusiones porque las consideramos infundadas”, reaccionó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El primer ministro israelí, Yair Lapid, afirmó que Israel puede suministrar a Europa aproximadamente un 10 por ciento del gas natural que proporcionaba Rusia antes del inicio de la invasión de Ucrania el pasado mes de febrero.

Las exportaciones de gas de Azerbaiyán a Europa aumentaron más del 30% este año, anunció el lunes Bakú, que se convertió en uno de los proveedores alternativos del Viejo Continente, que busca prescindir de Rusia.