¿Cuándo comienza la guerra contra Irán?

11

REINALDO BOLÍVAR | Nada pareciera detener a Israel en su intención de agredir a Irán. El propio gobierno de EEUU le ha solicitado no iniciar tal acción. No es una solicitud como la de los insensatos admiradores de Madonna que pidieron iniciar la guerra después del concierto del 29 de mayo en Tel Aviv.

 

El Presidente Obama ha de estar conciente que no debe ser tan sencillo como con Libia, donde bastaron unas 25 mil operaciones áreas, 60 mil libios asesinados y el martirio de Gaddafi. Aunque Obama haya proclamado que su método aéreo es infalible, sabe bien que en Irán hay 500 mil mujaidines armados que destrozarían en menos de los que dispara un fusil a cualquier tropa de a pie que se atreviera a pisar suelo persa.

Sumado a ello el millón de militares profesionales que hacen invencible a la Revolución Iraní en tierra.

Bien calibró Obama los costos políticos de tener soldados en Irak y Afganistán. Cada ataúd que llegó a EEUU significó millares de votos perdidos para los republicanos en las elecciones del 2008.

Pero el Pentágono no ofreció acabar con las guerras como método de crear conflictos en beneficios de los intereses económicos del país. No. Antes bien, las guerras son ahora los últimos dispositivos para darle un respiro al capitalismo.

Tal vez en Israel piensan que bastaría con las centenas de aviones borbaderos de la OTAN que ha comenzado a dirigirse a las bases militares que tiene EEUU en la Península Arábiga, controlada por el Consejo de Cooperación (con Occidente) del Golfo. No obstante, la inteligencia estadounidense conoce que Irán no es Libia, ni Irak, ni Afganistán.

Los persas se han convertido en una potencia emergente. Poseen ciencia y tecnología. Están muy conciente de que a Israel no le ha temblado el pulso para bombardear a Gaza, Egipto, Siria y Líbano en diversas oportunidades. Por ello se ha preparado para esa eventualidad.

Irán además de comprar aviones y helicopteros de combates, los produce. Y cuenta con el terror de las fuerzas voladoras occidentales: las baterías antiaéreas, ubicadas en el territorio y en modernos porta aviones.

En EEUU están informados de los misiles Shahab-3, que pueden portar ojivas nucleares y cuyo alcance tiene en la mira a Israel y las bases gringas en la Península. Un elemento altamente disuasivo y difícil de localizar.

Es extraño que el gobierno Israel se haga el fuerte sabiendo que esos Shahab-3 capaces de llevar 700 Kgs de explosivos pueden “caer sobre su cabeza” de atreverse a dar el mal paso de la guerra contra Irán.

¿Por qué las guerras?

Desde siempre los grandes imperios usaron los conflictos bélicos para fines económicos. La expansión territorial romana es el mejorejemplo del pasado. Más recientemente EEUU inventó conflictos para arrebatarle territorio a México y la Alemania de Hitler tuvo como principal Let Motiv la anexión de Europa. Siempre en la búsqueda de recursos y seguridad.

Hoy en día la anexión de facto ha sido suplantada por los estados aliados (¿o sumisos?). La necesidad de recursos sigue siendo necesaria para mantener el altísimo consumo energético y de materias primas de los países industrializados. Solo gobiernos colaboracionistas pueden facilitar esos bienes; sino serán  sometidos a una guerra mediática que los convertirá en malvados y amenazas mundiales. El paso siguiente, la guerra.

Pero Irán ha hecho que lo piensen y repiensen mejor.

Fuente: http://t.co/VjHu5l8w

You might also like