Continúa el esquema electoral

225

Leopoldo Puchi |

Aunque el impacto de la anulación de la votación en Barinas ha sido grande, no puede considerarse que se haya producido un descarrilamiento fuera del espacio electoral de la contienda política venezolana

La Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia ordenó al CNE suspender la totalización, adjudicación y proclamación del gobernador de Barinas. Posteriormente, decidió que se repitieran las elecciones en ese estado el próximo 9 de enero.
Esta intervención del TSJ en el proceso electoral plantea diversas interrogantes sobre un proceso que transcurrió sin incidentes relevantes, con una participación de electores superior a la esperada, un sistema de votación que pasó la prueba y resultados aceptados por los contendores en los distintos estados y municipios.

El hecho de que las elecciones se hubiesen realizado en estos términos venía a reforzar el desplazamiento hacia el terreno institucional y electoral del conflicto venezolano, cuyas tensiones se habían elevado a un grado extremo en los últimos años con el intento de cambio de gobierno por medio de la estrategia diseñada durante la administración de Donald Trump.

Explicaciones
La interrogante más importante que genera la decisión del TSJ es hasta qué punto se afecta la reinstitucionalización de la vida política del país y en qué medida pone en juego la negociación dirigida a la pacificación de los sectores que estuvieron envueltos en la estrategia de derrocamiento en 2019.
También quienes observan la política venezolana se preguntan cuáles pudieran ser los argumentos de carácter político para que el sector gubernamental tomara la decisión de no ceder el gobierno en ese estado. No hay muchos antecedentes de esta situación, salvo, tal vez, la inhabilitación de Marcos Pérez Jiménez luego de ser electo senador en 1968.

Los resultados fueron cerrados, como lo indica el texto del dictamen de la Sala Electoral, 37,60% para Freddy Superlano y 37,21% para el contendor, Argenis Chávez, pero esto en sí mismo no explica la decisión política.

Ya que el sector gubernamental había admitido el revés en otros estados, y en particular en una región vital como el Zulia, se ha estimado que el móvil político en este caso tendría que ver con otras razones, como el peso simbólico de Barinas, aunque no hay certezas sobre el asunto.
Ruta electoral
Aunque el impacto de la anulación de la votación en Barinas ha sido grande, no puede considerarse que se haya producido un descarrilamiento fuera del espacio electoral de la contienda política venezolana. A esto ha contribuido que no ha habido denuncias de fraude en el conteo de votos. Igualmente, la misma convocatoria a un nuevo acto de votación, que evita que se imponga un mandatario, mantiene abierto el camino electoral.
Las reacciones en el campo opositor, obviamente, no se hicieron esperar, pero no hubo una precipitación que condujera a retroceder en la ruta adoptada, para pasar de nuevo al abstencionismo. Y a pesar de la desmovilización que pudiera esperarse por la frustración, se percibe una inclinación por aceptar el desafío, por lo que se habla de candidaturas y nuevas alianzas.
Unión Europea
En el viraje de la política de Washington, que ha pasado de un esquema de derrocamiento a uno electoral, la Unión Europea cumple un papel de facilitador de la nueva política. De allí el envío de una misión de observación, esencialmente política, puesto que en Venezuela en materia electoral los problemas no son técnicos.
La posibilidad de que esa misión pudiera cumplir su función fue perturbada desde un inicio por el rechazo de importantes factores en Bruselas a que fuera enviada, lo que la condicionó de tal manera que al llegar al país no estaba en condiciones de “hacer política”.Misión de la Unión Europea da su balance de las elecciones en Venezuela | Video
Estaba predeterminado que se harían críticas y cuestionamientos, pero el informe no habla de fraude. Sin embargo, no hay ningún reconocimiento al sistema electoral, a la educación en esa materia de las organizaciones y, adicionalmente, la misión actuó de una manera que la situaba como un cuerpo extraño, como cuando se interviene desde el extranjero a “un país subdesarrollado” para ordenar sus asuntos civiles. Sin estrechar lazos de confianza con las instituciones, perdió su capacidad de influir políticamente.
México
Como lo ocurrido en Barinas no demuele los puentes electorales y la ruta electoral continúa siendo admitida, por distintas razones, por Washington y Caracas, es importante que la UE reajuste su comportamiento para que pueda seguir cumpliendo la función asignada. Al mismo tiempo, es de esperarse que Noruega haga las diligencias correspondientes para que un alivio en las sanciones facilite la reanudación de las negociaciones de México.