Colombia: ELN por un gran diálogo nacional

73

ELN|

Colombia vive en la actualidad una crisis generalizada como producto de una acumulación de muchos decenios de abandonos sociales, exclusión política, represión, genocidio, corrupción, ausencia de justicia, pobreza y desempleo, entre otros.

La población movilizada se ha tomado las calles y las principales vías del país, para exigir soluciones a ellas y a la vez rechazar las salidas equivocadas como las Reformas Tributaria y a la Salud, que el Gobierno de Duque -títere de Uribe y del imperio gringo-, de manera torpe en medio de la crisis que se vive por la pandemia quiso imponer, pretendiendo seguir gobernando para las élites enriquecidas y acrecentar la miseria y la exclusión de las mayorías.

Los gobiernos de la oligarquía al igual que el de Duque siempre han acudido a la represión brutal contra el derecho a la protesta de la población ante los malos Gobiernos; se quebró la imagen de la “Colombia democrática” que vendió al mundo la oligarquía colombiana y el imperialismo norteamericano y quedó desnuda la brutalidad de una dictadura.

Pensaron que esta vez sería igual pero las mayorías, los marginados, los jóvenes, las mujeres, los trabajadores, las barriadas populares, los estudiantes, los intelectuales, los indignados, los negros, los indígenas, los campesinos y los incontables inconformes han dicho ¡basta!, y marcharon por miles, colocaron incontables bloqueos a las vías, plantones, manifestaciones artísticas y culturales para hacer respetar su voz de exigencia.

Hoy se escribe la historia verdadera con heroísmo e imaginación en las calles, la hacen ‘los de a pie’, los que marchan; ha sido brillante y generosa la participación de la juventud, que como siempre abre los caminos para el cambio en las sociedades, esta vez protegiendo al pueblo movilizado con la valerosa Primera Línea, así como también lo hacen las Guardias Comunitarias.

También se realizaron muchas expresiones de solidaridad y apoyo en diversos países del mundo para con las justas luchas del pueblo colombiano. El Gobierno ha sido sordo a los llamados del país y de la comunidad internacional y de manera irresponsable dilató las soluciones para distraer y cansar a los movilizados, buscando que las cosas siguieran igual, también trató de intimidar con el uso de fuerza de la policía y los militares produciendo decenas de muertos, centenares de heridos, desaparecidos y prisioneros.

Duque ha dado trato de Guerra a las acciones de protesta social y marchas legítimas, el pueblo no se ha dejado intimidar ni chantajear y ha respondido con valor y entereza sublevándose contra los desmanes de la autoridad.

Este Gobierno ya no tiene la capacidad para construir una solución a la crisis actual y solo un Nuevo Gobierno podrá ofrecer una verdadera salida política para toda la nación, que sea para la Colombia social y para la Colombia insurgente; ambas tenemos los mismos orígenes: no fuimos escuchados por los gobiernos de turno y por eso debimos alzarnos en armas, hoy el movimiento social ha tenido que sublevarse para ser escuchado y se requieren soluciones urgentes.

Se requiere una auténtica solución política que aborde en un diálogo con la sociedad los problemas aplazados por décadas y que hoy se recogen en los pliegos y propuestas construidas de manera colectiva, este diálogo con la sociedad debe ser auténticamente representativo y diverso donde participen todos los sectores movilizados.

En la medida que este diálogo con la sociedad se realice y aporte soluciones constructivas acorde con las expectativas de la gente, podrá abrir un camino para un Acuerdo de Paz con el ELN.

En estas dos propuestas se sintetiza el Gran Diálogo Nacional que permitirá solucionar la actual crisis, si este camino no se da no quedará otra alternativa que continuar la lucha de protesta social y por tanto del alzamiento armado de la insurgencia.

Que cese el fuego del Gobierno contra el pueblo, que los militares y policías de origen popular no disparen contra su propia gente, se requieren soluciones ya, sobre la base de encuentros, mingas, cabildos y asambleas regionales, hasta llegar a un Gran Diálogo Nacional democrático y participativo que formule las transformaciones para una Colombia justa y equitativa, abriendo el camino a un Nuevo Gobierno que interprete el sentir de las mayorías.

* Dirección Nacional Ejército de Liberación Nacional