Brasil-Argentina, ruidos con la minera Vale y las automotrices

20

JUAN GUAHÁN| La evolución económica de la Argentina tiene fuertes vínculos con lo que pasa en Brasil. El mejoramiento de la situación brasileña, que se está produciendo, naturalmente repercute beneficiosamente sobre la economía argentina. Dentro de esa tendencia positiva hay dos cuestiones que preocupan a las autoridades de ambos países. Se trata de la situación de la minera Vale y el de las fábricas automotrices.arg minera-valeQuestion Latinoamérica

La empresa Vale, comenzó siendo una empresa estatal, pero ahora es enteramente privada y multinacional. Es la mayor empresa con sede en Brasil y –en materia minera- la segunda en el mundo. La más grande productora mundial de hierro y níquel. En nuestro país impulsa el Proyecto Potasio Río Colorado, asentado en Malargüe, provincia de Mendoza. Se trata de una de las más importantes inversiones extranjeras en nuestro país. Es parte de la controversial explotación minera. En este caso es clorato de potasio, un insumo básico para los fertilizantes. Como parte de este emprendimiento se construirían 800 kilómetros de vía férrea destinados a sacar el producto del país. Ahora la empresa brasileña ha suspendido el proyecto. El gobierno argentino ha dictado la conciliación obligatoria respecto de los 4 mil doscientos trabajadores ya involucrados y plantea que la explotación continuará con o sin la participación de Vale. La empresa brasileña plantea que aceptará la mencionada conciliación respecto a los 400 empleados que dependen de la misma.

El gobierno argentino advirtió a la empresa brasileña con fuertes multas si interrumpe las tareas y que demandará la restitución de los beneficios impositivos de los que gozó hasta la fecha. La inversión ya realizada supera los 2 mil doscientos millones de dólares.

En  la cuestión automotriz se trata de una derivación de nuestro crónico problema en el sentido que, cuando más vehículos producimos es mayor el déficit comercial que generamos. Ello está motivado en el hecho que la mayor parte de los insumos son extranjeros. El gobierno argentino procura resolver esta situación y avisó a quienes importan desde Brasil que para fines de marzo termina el régimen de libre comercio. El objetivo que tiene es que más autopartistas se radiquen en nuestro país. Para ello exigen que los importadores cumplan con el 1 a 1, es decir que por cada dólar importado, en concepto de autopartes, deben exportar por igual valor, cualquier tipo de producto.