Bloqueo: 20 Sanciones formales contra Venezuela en 2020

70

Jessica Sosa-Hinterlaces|

“Las exportaciones de petróleo de Venezuela cayeron a un mínimo histórico de 359.000 barriles por día en octubre» reportó la agencia Reuters durante el mes de noviembre. El acceso a los alimentos y medicinas, así como repuestos para su parque industrial o la posibilidad de acceder al sistema financiero internacional es cada vez más complejo.

Más de 300 niños venezolanos dentro del país, en Italia y Argentina han sido impedidos de recibir trasplantes de médula ósea, implantes cocleares o trasplantes de hígado, entre otros, debido a las sanciones unilaterales que pesan sobre el país y que ha llegado a afectar incluso el derecho a la vida. Sus procedimientos médicos dependían de Citgo, hoy están a la deriva. Las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela son mortales y enfrentan  una resistencia masiva - ContrahegemoniaWeb

En febrero de 2020, el experto en materia de derechos humanos, Alfred de Zayas declaró que, según sus investigaciones, más de cien mil venezolanos han fallecido producto de las sanciones, pues han sido impedidos de acceder oportunamente a medicamentos.

El bloqueo económico y comercial liderado por Estados Unidos, al que se han unido otras naciones del mundo y que ha sido aupado por dirigentes políticos de la oposición venezolana, pesa sobre los hombros de cada venezolano y llega incluso temas tan cotidianos como el salario de los trabajadores.

La dirigencia de la oposición extremista, encabezada por el diputado Juan Guaidó, piden a la comunidad internacional profundizar las sanciones contra el país, para «generar la presión necesaria». Venezuela ha perdido 30 mil millones de dólares al año desde 2014, solo por la imposibilidad de vender petróleo, consecuencia directa del cerco impuesto.

Hasta la fecha, se han dictado 98 sanciones formales contra Venezuela, 73 de ellas provienen de Estados Unidos (75%), 10 de la Unión Europea, 5 de Canadá, 3 de Reino Unido y Suiza y 2 de Panamá y el grupo de Lima respectivamente, según la investigación que ha realizado la Organización No Gubernamental Sures, abocada al tema de los derechos humanos en el país.

A su vez, estas sanciones coercitivas han impactado de manera directa a 175 personas, 132 empresas, 58 buques y 56 aeronaves. Sures solamente refiere medidas formales aplicadas por instituciones de los Estados involucrados, no se contabilizan en sus informes las medidas que han debido aplicar empresas o instituciones como consecuencia del bloqueo.

Durante 2020, aún en medio de la pandemia por COVID-19 que sacudió el mundo y elevó la solicitud de organismos multilaterales al cese del bloqueo como medida humanitaria, fueron implementadas 20 nuevas sanciones contra el país, la mayoría emitidas por el Departamento del Tesoro de EEUU y el Gobierno de ese país, a excepción de una emitida por el Consejo de la Unión Europea que data del 11 de noviembre. El conjunto de medidas aplicadas este año contra la nación van desde el 13 de enero hasta el 10 de diciembre.

Al cierre del año, solo existen especulaciones sobre la línea que definirá el nuevo presidente de EEUU, Joe Biden sobre Venezuela; si profundizará o no la política de sanciones y si existe la posibilidad de diálogo. La posición del nuevo mandatario norteamericano es de vital importancia para vislumbrar el futuro no solo del país, sino de la región latinoamericana en los próximos años.

Entretanto, el gobierno venezolano se plantea como apuesta principal la Ley Antibloqueo, como herramienta para hacer frente al cerco económico y como posibilidad de reconstruir las capacidades productivas de manera soberana. No obstante, el conflicto de la gasolina, consecuencia directa del conjunto de medidas coercitivas, sigue sin ser resuelto, por lo que el parque industrial del país no puede contar con su principal motor.

Según el Monitor país Hinterlaces, 82% de los venezolanos rechaza las sanciones estadounidenses que pesan sobre el país. En la opinión pública nacional, también es un denominador común cuando se habla del tema, la impunidad que ha imperado sobre quienes dentro de la nación, solicitan al mundo que incremente la presión.

Una presión que cargan sobre sus hombros millones de venezolanos.