Banco del Sur comenzará a operar en octubre

30

En la III Reunión de Ordinaria del Consejo de Administración del Banco del Sur, realizada en Quito, ministros de finanzas y delegados de los países miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) se concretó que la sede de la nueva institución financiera latinoamericana Banco del Sur estará en Caracas, donde iniciará operaciones el 1 de octubre del año en curso.

Los delegados pasaron revista a diversos aspectos del convenio constitutivo de aquella institución, a los acuerdos generados en sesiones previas y al cronograma de aportes de capital de una entidad que está pensada para facilitar el fortalecimiento de la integración y financiar grandes proyectos productivos regionales.

“El Banco del Sur es una iniciativa de los países latinoamericanos y busca trabajar con sus propios capitales para el desarrollo de proyectos estratégicos regionales. Como Ecuador vamos a impulsar fuertemente la capitalización de esta entidad y que entre a operar lo más pronto posible”, dijo Fausto Herrera, ministro de Finanzas de Ecuador. Los delegados de Argentina, Bolivia, Uruguay, Venezuela y Ecuador, -países  signatarios del convenio constitutivo del Banco del Sur, consideran que la entidad financiera tendrá un papel clave en el desarrollo de proyectos en Sudamérica y el Caribe.banco del sur quito

Según las estadísticas del Banco de Pagos Internacionales, América Latina tiene depositados más de $ 1.034 millones en el resto del mundo y el 75% del monto se encuentra en Estados Unidos. En la agenda se previó el reajuste del programa de aportes de capital de este año, la modalidad operativa de la capitalización del banco y convocar a Colombia, Chile, Perú, Guyana y Surinam, como miembros de la Unasur, para que se integren a este proyecto. Cada uno de los países asistentes comprometerá recursos por $ 9,8 millones.

Si así sucede, al finalizar el primer año, el capital inicial del Banco del Sur llegaría a $ 200 millones, señaló Andrés Aráuz, representante del Presidente de la República ante esta institución y ministro Coordinador de Conocimiento y Talento Humano.  “El país planteó proyectos para ampliar la red de interconexión eléctrica y de fibra óptica, tarea fundamental para mantener con seguridad los procesos de comunicación y  conectar la red ferroviaria al resto de Latinoamérica”, dijo Aráuz.

Historial

ALAI| Nueve años después de la firma, en 2007, del acuerdo de creación del Banco del Sur (BS),  finalmente este banco de desarrollo suramericano, concebido como un componente clave de la nueva arquitectura financiera regional, entraría en operación próximamente.

De los siete países que firmaron el acuerdo de constitución, cinco ya lo han ratificado en sus respectivos parlamentos: Argentina, Bolivia, Ecuador, Uruguay y Venezuela.  Uruguay lo ratificó este año, con lo cual se cumplió la cuota mínima de 5 países para que el BS pueda entrar en funcionamiento. Los parlamentos de Brasil y Paraguay aún no lo ratifican. Ahora falta firmar la personaría jurídica de la entidad, nombrar el presidente, y afinar los mecanismos.

Se espera que el BS se oriente a apoyar las metas ya consensuadas de la integración suramericana, como por ejemplo la interconexión regional (vialidad, ferroviaria, anillo de fibra óptica para telecomunicaciones, sistema eléctrico integrado), o planes de integración en salud, educación, etc.  Se trata de proyectos “sin signo ideológico”, en los cuales concuerdan tanto gobiernos de derecha como de izquierda, según señaló Andrés Arauz, Director Ejecutivo del BS para Ecuador, en conversación con la prensa internacional.

El canciller ecuatoriano, Guillaume Long, por su parte, recalcó que este tipo de proyecto permitirá a los países de la región integrarse económicamente y diversificar más sus economías, siendo que antes se priorizaban las conexiones hacia fuera de la región.  Al reconocer que, con los recientes cambios políticos, se vive un momento crucial para la integración regional, el canciller enfatizó que este contexto “nos pone a prueba para demostrar que la integración latinoamericana y suramericana son verdaderas políticas de estado y no solamente políticas de gobierno”.  Por lo mismo, resaltó la voluntad del nuevo gobierno argentino de mantener su compromiso con el BS.

Otra área de inversión, impulsada por Ecuador, y que ha logrado un acuerdo de principio, es generar un fondo regional para potenciar el conocimiento, ciencia y tecnología, orientado a buscar respuestas a los problemas del desarrollo.  Arauz destacó que América del Sur no tiene actualmente ningún mecanismo regional conjunto para la investigación científica, que podría, por ejemplo, financiar interrelaciones entre universidades, centros de investigación, etc.

Los países signatarios han comprometido 7 mil millones de dólares para capitalizar el BS, en montos diferenciados según la economía de cada país; pero se ha tenido que alargar los plazos de entrega, en unos casos hasta 10 años, como respuesta a la crisis.  Los depósitos iniciales de los países miembros permitirán apenas cubrir los costos operativos; pero al completarse las cuotas acordadas para el primer año, se contará ya con un fondo pequeño de inversión, que se destinará principalmente a financiar estudios previos para algunos de los proyectos ya acordados en el marco de Unasur.