Balean a militar y sube a 29 la cifra de muertos

28

Un efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana murió al recibir un disparo en la cabeza en la ciudad centro costera de Maracay, capital del estado de Aragua, cuyo gobernador Tareck Aissami anunció la captura de un ciudadano de origen chino presuntamente vinculado con el asesinato, quien, dijo, pertenece a una red internacional de mercenarios.
ven molotovCon la muerte del capitán José Guillén Araque van cuatro los guardias nacionales fallecidos y aumentó a 29 la cifra de decesos desde que el 12 de febrero comenzó la escalada de violencia de manifestantes antigubernamentales, además de unos 365 heridos. De unos mil arrestados en un mes de disturbios, sólo permanecen en prisión 106, a los que ya se les abrió proceso.

El oficial de la guardia murió tras ser herido de bala la noche del domingo mientras impedía que un grupo de opositores cerrara la avenida Casanova Godoy, en Maracay, informaron las autoridades locales. Aissami dijo más tarde que en las cercanías fue detenido un mercenario al que se le decomisó un arsenal de guerra, y que forma parte de una red internacional.

El gobernador identificó al detenido como Cheng Nga Kwan y afirmó que estuvo en Chile en febrero en prácticas paramilitares, por lo que ahora se le investiga para determinar su responsabilidad en el caso. Indicó que se le encontró material para ser utilizado en entrenamiento paramilitar, sistemas de comunicación, bombas lacrimógenas, chalecos antibalas, municiones, escopetas, pistolas y otras armas.

El presidente Nicolás Maduro expresó que se hará justicia en torno a este asesinato, que atribuyó a bandas fascistas. Ensalzó a Guillén Araque como ejemplo de honestidad y amor a la patria, y recordó que el oficial le había obsequiado un libro relacionado con el nazismo y le comentó: hay que derrotar al fascismo antes de que sea tarde.

En tanto, unos mil efectivos de la guardia nacional que tienen armas largas, se mantienen en la Plaza Altamira y zonas adyacentes, en el municipio caraqueño opositor de Chacao, tras haber desalojado la noche del domingo a unos 500 opositores que solían concentrarse allí. Guardias y trabajadores de limpia sacaron de las barricadas bombas molotov caseras, alambres de púas, trapos, cartelones, piedras y mangueras, y esta noche un grupo de opositores volvió a protestar, aunque esta vez de manera pacífica, contra la militarización.

El ministro de Interior y Justicia, Miguel Rodríguez Torres, informó que se mantendrán los patrullajes para restablecer el derecho de los ciudadanos a la libre circulación y protección de sus propiedades. Grupos de personas se declararon aliviados por la intervención de la fuerza pública y otros discutían a viva voz. El gobierno advirtió que se propone erradicar los focos de violencia.

Rodríguez Torres informó que la Interpol busca a varios de los delincuentes de las barricadas de la avenida Carabobo, en la ciudad de San Cristóbal, estado de Táchira. Afirmó que había unos 67 delincuentes que controlaban 18 barricadas y se le pagaba el equivalente a 790 dólares semanales por permanecer en las protestas, además cobraban un peaje de cerca de 79 dólares a los residentes y a quienes transitaban la zona.

En el estado de Bolívar se reportó que dos autobuses del transporte público fueron quemados por vándalos en ciudad Guayana.

Mientras, una decena de las 26 aerolíneas internacionales en Venezuela han reducido su frecuencia de vuelos, según el diario Últimas Noticias. Las compañías reclaman al gobierno el pago de 3 mil 700 millones de dólares adeudados del último año por venta de boletos internacionales, y Air Canada anunció la suspensión de sus vuelos a Caracas, por seguridad, debido a las protestas.

Maduro advirtió que no permitirá el regreso de aerolíneas que se retiren de Venezuela, y se mantendrán las medidas severas mientras nosotros seamos gobierno, al considerar que esto forma parte de la guerra que le quieren hacer al país.