Egipto: acorralada por las protestas, la Junta Militar aceptó convocar a elecciones antes del 30 de junio

30

Luego de cuatro días de represión que dejaron 36 muertos y un millar de heridos, el jefe del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, el mariscal de campo Mohamed Hussein Tantawi, informó que la Junta «está dispuesta» a convocar a un referendo para la transferencia inmediata del poder a una autoridad civil.

Página 12

La información, inicialmente proporcionada por representantes políticos que asistieron a la convocatoria de la junta gobernante, fue confirmada luego por cadena nacional por Tantawi, quien defendió la actuación de las fuerzas de seguridad, criticadas por la feroz represión contra las manifestaciones, y recalcó que la «autoridad militar» fue «muy tolerante».

El acuerdo contempla mantener el inicio de los comicios legislativos previstos para el próximo lunes y la aceptación de la dimisión presentada ayer por el gobierno del primer ministro Essam Sharaf. Además incluye el cese de la violencia contra los manifestantes, el respeto al derecho a las protestas pacíficas y la liberación antes del sábado de todos los detenidos en las protestas.

La oferta de los militares, sin embargo, no satisfizo a decenas de miles de manifestantes que, por cuarta jornada, permanecían al caer la noche en la plaza Tahrir de El Cairo para exigir la renuncia inmediata de la Junta o, caso contrario, lanzar una «segunda revolución» como la que derrocó el 11 de febrero pasado a Mubarak.

En el marco de la convocatoria bajo el lema de «Marcha del millón», los manifestantes portaban pancartas y cantaban consignas contra la Junta y en particular contra su jefe máximo, como «el pueblo quiere la caída del mariscal», «él se va, nosotros nos quedamos».

La oferta militar modifica sustancialmente el panorama político tal como había quedado definido tras la caída de Mubarack, cuando la Junta que lo sucedió planteó vagamente una transferencia del poder tras elecciones presidenciales a fines de 2012 o principios de 2013.

Los militares se vieron forzados a ceder a menos de una semana de los primeros comicios parlamentarios desde que Mubarak fue derrocado hace nueve meses tras un largo gobierno, comicios programados para efectuarse en forma escalonada a lo largo de tres meses. «Nuestras exigencias son claras. Queremos que el consejo militar renuncie y entregue la autoridad a un gobierno de salvación nacional con autoridad plena», dijo en la Plaza Tahrir, Khaled El-Sayed, miembro de la Coalición Juvenil Revolucionaria y candidato en los próximos comicios parlamentarios.

Los principales choques entre manifestantes y las fuerzas de seguridad se produjeron en la ciudad de Ismailiya, en el noreste del país. Las fuerzas de seguridad reprimieron las protestas registradas en la madrugada utilizando balas de goma y gas lacrimógeno, provocando la muerte de tres personas y heridas a unas 60. Los otros enfrentamientos, en los que hubo unos 20 heridos, se registraron en la mañana en la Plaza Tahrir, donde volvieron a chocar manifestantes con las fuerzas de seguridad.

Un total de 38 grupos opositores convocaron a la «Marcha del millón», con la excepción de los influyentes Hermanos Musulmanes, grupo islamista que presuntamente obtendría buenos resultados en las parlamentarias. «La única forma de salir de la crisis es cumplir las demandas justas de los manifestantes, celebrar elecciones parlamentarias a tiempo y establecer un calendario para la transferencia del poder antes de mediados de 2012», señaló la agrupación islamista en un comunicado.

Las protestas de este martes coincidieron con la publicación de un documento de Amnistía Internacional (AI) en el que afirma que el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas «ha fracasado completamente» en su intento de mejorar la situación de los derechos humanos en el país. «Con el uso de los tribunales militares para juzgar a miles de civiles, la represión contra protestas pacíficas y la extensión de la vigencia de la Ley de Emergencia de Mubarak, el Consejo Supremo continuó con la tradición de mandato represivo contra el que los manifestantes del 25 de enero lucharon duramente», declaró el director del AI para Oriente Medio, Philip Luther.

En tanto, en la reunión convocada por la CSFA entre las fuerzas políticas, se acordó la liberación de todos los detenidos en las protestas antes del próximo sábado. De la misma forma, el líder del partido Wasat, Abou Elela Mady, anunció que el Ejército accedió a formar un gobierno de salvación nacional y aseguró que cesarán la violencia contra los manifestantes, que se respetará el derecho a las protestas pacíficas.