Trump y la desOrganización del Tratado del Atlántico Norte

 

Mirko C. Trudeau.

Las grandes diferencias de criterio entre los aliados y la desorientación política han marcado la cumbre extraordinaria de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), celebrada en el Reino Unido para conmemorar el 70º aniversario de la fundación de la belicista alianza atlántica.

La OTAN resultó clave para la defensa de Europa occidental durante la Guerra Fría, pero que desde la caída de la Unión Soviética en 1991 (y consiguientemente del Pacto de Varsovia) sigue buscando su redefinición tanto sobre su objetivo general como en cuanto al papel y aporte de cada uno de los miembros.Resultado de imagen para otan cumbre

El comunicado final identifica al menos dos amenazas potenciales: el comportamiento agresivo de Rusia y el desarrollo militar chino. Queda aún lo más importante: una estrategia política común para hacerles frente. Por ahora, siguen solo amenazas y peleas intestinas.

Para no perder estado agresivo y seguir practicando la violencia, los miembros de la OTAN decidieron pelearse entre ellos verbalmente, al menos por ahora. El mandatario turco Recep Tayyip Erdogan dijo que el francés Emmanuel Macron debería “examinar el estado de su cerebro” y Francia respondió llamando al embajador turco para tirarle un poco de la oreja.

Las diferencias también han aflorado en cuanto a lo que sucede en otros escenarios globales donde hay miembros de la OTAN implicados. La amenaza turca a vetar un comunicado final si los demás socios no aceptaban su exigencia de calificar a las milicias kurdas del YPG como grupo terrorista finalmente no cristalizó, pero la simple posibilidad del veto muestra también la nula concepción de conjunto que se tiene.

Resultado de imagen para otan cumbreTurquía combate a grupos kurdos decisivos en la victoria contra el ISIS y a los que Trump dejó desamparados al ordenar la retirada de los efectivos estadounidenses en la guerra siria.

Elefante en un bazar

El choque entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su par francés Emmanuel Macron en los días previos a la cumbre y en un cara a cara entre ambos en Londres, marca la división en la OTAN.  El mandatario francés opinó que la OTAN estaba “en muerte cerebral”, lo que expresa la necesidad de buscar una redefinición para una estructura política y militar considerada necesaria pero cuestionada desde inicios de siglo desde diversos frentes.

Trump destrozó la proclamada unidad de la OTAN, en momentos que se clausuraba la cumbre, al calificar al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, de hipócrita, al mandatario francés, Emmanuel Macron, de repugnante y realizar una reunión exclusivamente con los miembros que más gastan en defensa. Aunque llegó determinado a no generar polémica, regresó dos días después furioso a Washington.

Mientras los líderes de la OTAN destacaban la unidad en el cierre de la cumbre, durante la cual acordaron destinar 360 mil millones de euros hasta 2024, el presidente Trump convocó al grupo de la alianza que cumple con la meta del gasto, entre ellos el premier italiano, Guiseppe Conte. “Los llamamos afectuosamente los del 2 por ciento”, dijo.Captura de pantalla del video de la discordia.

En un video viralizado se ve a los mandatarios de cuatro países: el canadiense Justine Trudeau, el francés Emmanuel Macron, el inglés Boris Johnso,el holandés Mark Rutte y la princesa Ana de Inglaterra, en una ronda, con vasos en la mano, y todos se están riendo de una persona: Trump.

“¿Por qué llegas tarde?”, le pregunta Macron a Johnson. “Su conferencia de prensa (con Trump) duró 40 minutos. Los miembros de su equipo quedaron con la mandíbula contra el piso”, dijo el canadiense. Luego de que este diálogo se viralizara, Trump, visiblemente malhumorado, dijo que se iba del encuentro sin dar su habitual conferencia de prensa

Durante una reunión con la canciller federal alemana, Angela Merkel, Trump aseguró que Trudeau es un tipo muy simpático, pero tiene dos caras. Aclaró que estas declaraciones no fueron por las críticas en la grabación, sino porque Canadá es uno de los países que incumplen la meta de gastar en defensa dos por ciento de su producto interno bruto en la OTAN.

Otros momentos polémicos fueron cuando la princesa Ana de Inglaterra no saludó en el Palacio de Buckingham a Trump, y Boris Johnson evadió al mandatario estadounidense y no lo recibió en Downing Street por temor a que su imagen resultara afectada para las elecciones del día 12.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, el primer ministro británico, Boris Johnson, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, junto a otros dirigentes durante la cumbre de la OTAN.La OTAN es cuestionada en primer lugar por el propio Trump, en términos económicos y de influencia de EEUU aunque no estratégicos en cuanto a la defensa de Europa y su papel global. Su principal crítica es que de los 29 estados miembros, hay 20 que no cumplen con el compromiso de gastar al menos el 2% de su PIB en Defensa, un compromiso presupuestario que conlleva un enorme esfuerzo financiero y social en las democracias

Trump no ha dudado en calificar a la OTAN como “obsoleta”, aun cuando ahora considera un insulto las palabras de un Macron, quien lejos de retractarse, lo ha reafirmado.

* Economista del Observatorio de Estudios Macroeconómicos (Nueva York), Analista de temas de EEUU y Europa, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, estrategia.la)

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*