Stelling: Entre piedras y escollos/ Escalona: Urgente señor presidente

 

Entre piedras y escollos

El camino al diálogo, la negociación política y la paz no ha sido nada fácil en el país. Constantemente nos demandamos la razón por la cual no podemos llegar a compromisos políticos; el motivo por el cual apostamos a la derrota del otro en detrimento del reconocimiento y los acuerdos; la causa por la que en situaciones de negociación, con absoluto desprecio a las expectativas ciudadanas, rompemos los pactos, la confidencialidad y acudimos a noticias falsas con miras a perjudicar al adversario.

Pareciera entonces que estamos condenados a engañar y trampear los acuerdos; defraudar al país y deteriorar la democracia. En suma, nos demandamos porqué hemos sido incapaces de negociar ni el propio diálogo.

Un camino posible, aun cuando nada fácil de recorrer, en el que han aparecido asuntos y temas dominantes que han afectado las condiciones para llegar a acuerdos y negociaciones. La crisis multidimensional en tanto una constante; la gasolina, la operación Gedeón, el bloqueo e intervencionismo, etc.

Sin desmeritar el propio juego político interno que genera un “ambiente hostil” al diálogo. Proceso que se ha conducido con cierta teatralidad, manejo político de la información y la confidencialidad, filtraciones para sacar ventajas y ruptura de acuerdos. El diálogo concebido como una extensión del campo de batalla.

Sin embargo, en medio de tan difícil panorama fue posible que Gobierno y oposición firmaran recientemente un acuerdo con el apoyo de la OPS, en la procura de recursos financieros para fortalecer las capacidades del país en la atención de la emergencia sanitaria causada por la pandemia. Alianza que supusimos tendría una importante influencia en el proceso de diálogo y ayudaría a destrancar el juego político, que peligrosamente nos arrastra.

Sin embargo, la confrontación política en vez de disminuir, se ha recrudecido y centrado en el control del proceso electoral, principalmente en la renovación del Consejo Nacional Electoral. En la inmediatez se desaprovecha la oportunidad para iniciar una negociación entre las dos fuerzas políticas en torno a la institucionalidad, la legitimidad del sistema y del cronograma electoral con visión de largo plazo. Obviando además las posibles consecuencias internacionales.

Urge un CNE legítimo y confiable tanto para Gobierno como para oposición.

Julio Escalona

Esta urgencia proviene de voceros de los trabajadores petroleros. En una nota dicen: “Presidente, es urgente una reunión con la clase obrera petrolera”… “Por más de dos años un importante número de trabajadores petroleros se ocuparon de un plan integral de recuperación de la industria petrolera, basado en un nuevo modelo de gestión tomando como Plan Piloto el Sistema Refinador Nacional.

«Fueron muchas las diligencias, puertas que se tocaron y puertas que se cerraron, la espuria y obsoleta dirigencia obrera petrolera no los escuchó e intento callarlos, pero hoy luego de tantas batallas… lograron poner en funcionamiento las refinerías que por años la oligarquía y los enemigos de la revolución mantenían paralizadas, lo que demostró… que tenían razón los trabajadores.”

“La batalla apenas comienza”, “sabemos que la rancia dirigencia y la podrida tecnocracia tratarán de que no avancemos. Pactarán para invisibilizarnos, sabotearnos e incluso despedirnos”… Obstaculizarán que la clase obrera se coloque al lado de su Presidente Obrero y líder indiscutible Nicolás Maduro”… “Urge presidente una reunión de trabajo con nuestra clase, esa que se compromete y se involucra en las dificultades políticas de la patria, le toca ahora no dejarnos solos.”

La urgencia, comento, se da también por la situación del mundo, en particular el mundo de la energía, que enfrenta retos, transformaciones y cómo viviremos la pospandemia.

El capitaFederación de Trabajadores Petroleros de Venezuela denuncia el ...l vive una contradicción insoluble con la vida, que se expresa en la lucha de los fascistas contra los que defendemos paz, democracia, soberanía, multilateralismo, avanzamos hacia el socialismo y respaldamos el decálogo propuesto al Alba por Vijay Prashad.

Los trabajadores petroleros y nuestra estrategia energética son parte de estos conflictos. El consumo de naturaleza en forma de energía, a cambio de crear objetos inútiles; las relaciones de mercado que destruyen el valor de uso y relaciones de cooperación poniéndole precio a los seres humanos y a la naturaleza, son criminales.

Nos oponemos al incremento de la productividad económica a cambio de la productividad del planeta: capacidad de generar oxígeno, agua… que agudiza el cambio climático. Estamos comprometidos con una estrategia energética que garantiza la defensa del planeta. La reunión con el presidente obrero es vital

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*