Rodolfo Koé Gutiérrez-CLAE|

A dos años y dos meses de sus respectivos triunfos electorales, el gobierno de Mauricio Macri provocó este jueves su primera gran crisis de gobierno, tras una brutal represión que derivó en el fracaso de la sesión parlamentaria convocada para aprobar la reforma previsional.

Todo sucedió un día después de sus fracasos para imponer un TLC del Mercosur con la Unión Europea y de la Conferencia ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMG), que finalizó hasta sin declaración final.

En la calle se vivió una jornada represiva que hizo recordar las trágicas jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001, cuando al grito de que se vayan todos cayó el gobierno de Fernando de la Rúa, dando paso a la más grave crisis de la historia de Argentina.ar never

Tras sus fracasos en la OMC y en la firma de un tratado de liberación comercial con la Unión Europea, Macri amenazó con imponer un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), para saltearse la aprobación de Congreso a la resistida ley. Pero sus socios políticos lograron convencerlo –a él y al jefe de gabinete Marcos Peña- de retomar el diálogo político, con un llamado a una “mesa de diálogo” de gobernadores y legisladores que apoyan el proyecto para relanzarlo en Diputados el próximo lunes.

Los medios hegemónicos anunciaron el viernes que el Gobierno prepara un decreto para otorgar un plus que compense esa pérdida temporal que sufrirán los haberes de los jubilados por el cambio de fórmula de la movilidad, lo que esperan descomprima la tensión y sirva de guiño a un sector peronista, que costaría el Estado entre tres y cuatro mil millones de pesos (más de 220 millones de dólares).

Esto, creen en la Casa Rosada, permitirá descomprimir la tensión y será un gesto para terminar de convencer a un sector del PJ que aún dudaba en acompañar el proyecto, pese a estar enfrentado con Cristina Kirchner,

ar fotoperiodista pablo piovanoLos organismos de derechos humanos que exigieron al presidente Mauricio Macri el cese inmediato de la represión a los manifestantes contra el ajuste previsional, que afectará a 17 millones de personas, más de un tercio de la población. También pidieron la inmediata libertad de todos los detenidos y la renuncia de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

El gobierno de Macri desencadenó un conflicto interno con sus principales socios y abrió una línea de confrontación con los gobernadores peronistas y con la Central General del Trabajo (CGT), que amenazó con paro general. La decisión de avanzar con el ajuste en los haberes jubilatorios terminó con decenas de heridos de balas de goma, unas 30 personas detenidas y el presidente, Mauricio Macri, titubeando sobre la posibilidad de dictar un Decreto de Necesidad y Urgencia tras la derrota parlamentaria.

Fue un día considerado de vergüenza nacional, con un Congreso sitiado por fuerzas de seguridad desde la noche del miércoles –algo nunca visto en los pasados 34 años en Argentina– y una represión brutal que duró más de nueve horas y dejó decenas de heridos y detenidos, entre ellos parlamentarios, periodistas, jubilados, trabajadores.

Miles de jubilados, sindicalistas, activistas de derechos humanos y trabajadores, cuya pacífica marcha fue impedida de llegar al Congreso por efectivos de Gendarmería, celebraron la primera batalla ganada en su lucha para impedir que se afecte a los sectores más vulnerables del país. La represión fue una de las más feroces de años recientes.

El canal Crónica TV titulaba “Infierno adentro, infierno afuera”, titulaba Crónica TV. El presidente, de la Cámara de Diputados, el oficialista Emilio Monzó, trató de aprobar la reforma sin el quórum reglamentario, mientras los diputados opositores Matías Rodríguez recibía una dura golpiza que le propinaron los gendarmes , el rostro de ,  Mayra Mendoza fue rociado con gas pimienta, y Darío Martínez y Horacio Pietragalla (hijo de desaparecidos) fueron agredidos por la fuerza represiva.ar represion 14-12-17

La diputada Victoria Donda, hija de desaparecidos, fue pateada el miércoles por gendarmes y llegó este jueves en muletas al recinto. El jefe de la bancada de Unidad Ciudadana, Agustín Rossi, acusó a la administración Macri de haber generado en forma permanente, desde diciembre de 2015 cuando asumió el gobierno, una política de violencia institucional, y advirtió que ha tomado ese camino. Es un hecho inaudito en 34 años de democracia, concluyó.

Según el macrista diario Clarín, la prioridad dada a la reforma previsional obedece a que esos fondos, calculados entre 60 y 80 mil millones de pesos, serán destinados por el gobierno a favorecer con 20 mil millones de pesos (mil 200 millones de dólares) a la gobernadora macrista de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal,  a compensar a las provincias con gobernadores peronistas y a “aceitar” la aprobación de las reformas fiscales,  y hacer creíbles las metas fiscales para el 2018.

Los gremios de la CGT denunciaron y repudiaron la militarización del Congreso y pidieron que los excesos de las fuerzas de seguridad deben pesar sobre la cabeza de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

Pero las manifestaciones se repitieron en varios puntos del país, en especial en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, también fue un día de furia cuando se quiso votar en la Cámara de Diputados una serie de leyes que también golpeaban a sectores vulnerables y a los trabajadores.

¿Volverá la calle, 16 años después,  a gritar “que se vayan todos”?

*Periodista económico argentino, analista del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategoa.la)

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*