El cronograma de reestructuración de la deuda argentina

 

Rodolfo Koé Gutiérrez

El gobierno argentino informó que en la segunda semana de marzo –dentro de un mes y medio- presentará la oferta de reestructuración de la deuda pública. Los acreedores dispondrán de dos semanas, hasta fines de marzo, para definir una respuesta, señaló el ministro Martín Guzmán al regreso de su viaje relámpago a Nueva York, donde el Council of the Americas exigiera que una negociación de la deuda estuviera supeditada al aval formal del FMI y la presentación de un plan económico.

El calendario de pagos le pone presión al gobierno para que pise el acelerador en las negociaciones, ya que cuanto más se demore, las variables financieras sobre los bonos argentinos continuarán deteriorándose. Como reflejo al nerviosismo de las últimas semanas, los bonos cayeron, el riesgo país subió y se ubica por encima de los 2000 puntos, la brecha en el tipo de cambio se amplía y las acciones en dólares muestran rojos generalizados en lo que va de 2020.

El presidente Alberto Fernández sostuvo que es necesario resolver el tema de la deuda cuanto antes, y puso como fecha clave el 31 de marzo, cuando se cumplen sus primeros 100 días de gobierno. La urgencia toma en cuenta que el 17% del total de la deuda argentina vence en este 2020.

El stock de deuda pública asciende a 310.000 millones de dólares, de los cuáles unos 53.000 millones (17% del total, 44% en moneda extranjera) vencen en este 2020. El ministro Guzmán encara una negociación a contrarreloj para evitar el default Los acreedores son organismos públicos, privados y multilaterales. El 62% del total de la deuda argentina corresponde a bonos, un 14% con el FMI y 9% con Letras del Tesoro, entre los compromisos con mayor ponderación.

Hasta el momento, la deuda en pesos ha podido ser renovada. Sin embargo, la deuda en moneda extranjera, en cambio, tiene una mayor complejidad

El cronograma del gobierno

La propuesta oficial surgió tras la media sanción que dio Diputados (con 224 aprobaciones, dos rechazos y una abstención) al proyecto de ley que otorga poderes al Ejecutivo para negociar esa reestructuración de la deuda. La publicación del cronograma cayó bien entre operadores y analistas, que ponderaron el hecho de que los acreedores -y los inversores y especuladores de deuda- tendrán una hoja de ruta sobre las iniciativas del gobierno.

En el calendario se detallan los diferentes pasos a transitar la negociación, estructurados en bloques semanales. La misión del Fondo Monetario para la Argentina, tendrá lugar del 12 al 14 de febrero para debatir el esquema diseñado para renegociar la deuda de 44.000 millones de dólares que el país mantiene con ese organismo. También está pactado el encuentro que mantendrá Guzmán con la directora del FMI, Kristalina Georgieva, el miércoles 5 de febrero en el Vaticano.

De acuerdo a los plazos previstos, Guzmán y su equipo se reunirán con bonistas y acreedores para realizar reuniones informativas en la tercera semana de marzo. Hacia fin de mes, concluida la oferta, las autoridades comunicarán los resultados finales de aceptación.

La idea del gobierno es lograr primero la reestructuración de la deuda con los privados y negociar después con el Fondo Monetario Internacional, que sólo daría un aval informal a esta propuesta argentina. El gobierno, anunció, no presentará un plan económico integral a los acreedores privados antes de esta reestructuración.

En la segunda quincena de febrero, se hará la selección de agentes de distribución y asesores financieros a partir de las propuestas recibidas, y se firmará la Carta de Contratación con el que resulte elegido. Según quedó dispuesto en el proyecto de ley aprobado por el Congreso, el pago de comisiones en condiciones de mercado no podrá superar bajo ningún caso el 0,1 por ciento por todo concepto del monto efectivamente canjeado o reestructurado.

A partir de ese momento se iniciará un periodo de 10 días de reuniones e intercambio de visiones con tenedores de la deuda pública externa, y se procederá a la elaboración de un informe en base a los comentarios de los tenedores de la deuda pública externa. Si bien ya se viene conversando con grandes inversores, la propuesta se terminará de pulir cuando los intercambios se amplíen a todo el universo posible de tenedores privados.

Para la segunda semana está previsto el lanzamiento oficial de la oferta, y habrá reuniones informativas sobre la propuesta. El roadshow (la gira que realizarán los funcionarios para promocionar la oferta y buscar adhesiones) tendrá como principales destinos Estados Unidos y Europa.

No todas las emisiones cuentan con el mismo piso exigible de aceptación. Las colocaciones posteriores a 2015, luego de quela ONU dispusiera la obligación de un porcentaje de aceptación para hacerlo extensivo al cien por ciento, tienen pisos de 66 y 75%. El inconveniente es que en las colocaciones que realizó el gobierno neoliberal de Mauricio Macri se volvió a ceder jurisdicción a tribunales extranjeros.

Las emisiones anteriores, incluyendo las de los dos canjes (2005 y 2010), no cuentan con cláusulas de acción colectiva.

Respecto de lo que vendrá, el gobierno prevé para la semana próxima la aprobación de la ley de reestructuración de la deuda por medio de la votación positiva en el Senado. que prevé que todos los intermediarios cobrarán por sus servicios hasta un máximo de 0,1% del monto total de deuda canjeado.

*Periodista económico argentino, analista asociado a al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*