El adiós a un maestro y un amigo: falleció Eleazar/ La despedida/ Desde Chile y la Felap

Aram Aharonian|

Eleazar Díaz Rangel, periodista, profesor, maestro de varias generaciones de comunicadores sociales, analista político y último director del diario Últimas Noticias, falleció este miércoles en Caracas a la edad de 82 años.

La triste información dice poco de Eleazar. Más que todo eso, se nos fue uno de los pocos referentes de la historia contemporánea venezolana y latinoamericana, humilde y sincero, didáctico y popular, lector empedernido, analista acucioso, beisbolero permanente. Su título, respetuoso y cariñoso, siempre fue el de “profesor”, formador de periodistas desde la UCV.Resultado de imagen para garcia marquez y eleazar diaz rangel

Lo conocí en los congresos de la Federación latinoamericana de Periodistas (Felap), y desde mi llegada a Venezuela fuimos labrando una amistad a lo largo de largas conversaciones, discusiones; almuerzos en Sabana Grande o La Castellana (con los Roberto, Maryclen, Tulio, los Sanoja, Roy Chaderton), reuniones nacionales e internacionales.

“Ejemplo del mejor periodismo en nuestro país y ejemplo de solidaridad y humnildad”, recodó su exalumno y amigo en la vida, Roberto Malaver. La Federación Venezolana de Atletismo señaló: “miembro del Salón de la Fama de nuestro deporte y eterno aliado, vivirá por siempre en cada línea con la que inmortalizó las hazañas del atletismo”.

El maestro, profesor de varias generaciones de reporteros, director de laEscuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela, tenía años batallando en contra de un cáncer, sufrió una recaída que lo llevó a estar bajo respiración asistida en las últimas horas. Estuvo internado en el Hospital Militar de Caracas. Fue jefe de la Oficina Central de Información del gobierno de Rafael Caldera y ocupó la presidencia de Venezolana de Televisión (1994-96).

Resultado de imagen para garcia marquez y eleazar diaz rangelAl igual que Hugo Chávez, Díaz Rangel nació en Sabaneta, Estado Barinas, el 5 de marzo de 1932. Fue docente en la Escuela de Comunicación Social de la UCV, donde además fue su director (1983-86); presidente de la Asociación Venezolana de Periodistas, del círculo de periodistas deportivos y de la Federación Latinoamericana de periodistas (1976-88); directivo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, SNTP; secretario general del Colegio Nacional de Periodistas; senador del Movimiento al Socialismo (MAS) y director del Diario Punto, de la revista Tribuna y del diario Ultimas Noticias (desde 2001).

Escribió varios libros dedicados a la comunicación social y era un columnista destacado de medios impresos y últimamente también electrónicos, como Question, a la que acompañó desde su fundación allá por 2003.

Durante su carrera recibió varios galardones: Premio Nacional de periodismo; órdenes José María Vargas (UCV), 1ra. clase; Primeeo de mayo; Andrés Bello, 1ra. clase; Francisco de Miranda, 1ra. clase; y Mérito Deportivo.

Resultado de imagen para eleazar diaz rangel«El periodismo actual está lleno de omisiones (…) Lo peor es la dificultad para reencontrarlo, tengo la impresión de que las Escuelas de Periodismo no ayudan en esa tarea (…) El periodismo tiene salvación pero requiere tiempo, paciencia y que se consoliden los cambios en el país», señaló en una de sus últimas entrevistas. “Tenía razón Gabriel José de la Concordia (por García Márquez): el periodismo es el mejor oficio del mundo”, me repetía.

¿Cuál es su período de vida más feliz?, le preguntó Teresa Ovalles en una entrevista. «Mis primeras semanas de casado con Aída, incluidos nuestros días en La Puerta (Trujillo) y Caracas», respondió. ¿Por qué su edad siempre ha sido un misterio para nosotros los periodistas?, lo «apretó» la periodista: «Por razones inherentes a la curiosidad del periodismo; les extrañaba que me encuentro como si no cumpliera años».

Resultado de imagen para eleazar diaz rangel libros¿Qué experiencia de vida no le gustaría repetir?, preguntó la periodista: «is dos años y medio preso en el cuartel San Carlos, pese a la vivencia con destacados políticos de izquierda de la época, y haber escrito dos libros: El beisbol en Caracas y Noticias Censuradas. ¡Pero sin libertad!», le respondió.

Fiebre, de Miguel Otero Silva fue el libro que más le impactó a Eleazar, por la época en que lo leyó, cuando era liceísta durante dictadura perezjimenista. «Y por su contenido Memorias de un venezolano de la decadencia, de José Rafael Pocaterra, y Cien años de Soledad, de Gabriel García Márquez».

«Viví un episodio excepcional la mañana en que Hugo Chávez, paisano, fue a disfrutar un desayuno llanerísimo preparado por Aída, en mi apartamento. Hablamos largo rato, lo percibí indefinido, entre atraído por una nueva acción militar, o transitar el camino electoral, que finalmente decidió en Valencia, en un pleno de chavistas», relató en una entrevista.

El 17 de marzo escribió su última columna: “Escribo desde el Hospital Militar Carlos Arvelo, donde estoy ingresado desde el sábado 9, y aunque aún no estoy del todo recuperado, a pesar de mi aislamiento e incomunicación la información recogida sobre lo sucedido esta semana con el sabotaje eléctrico, me permite calificar el hecho, como un indudable intento de derrocar el gobierno del presidente Nicolás Maduro. Una situación como la padecida por toda la población venezolana, de haberse suscitado en cualquier otro país de América Latina, no habría sido soportada por sus gobernantes, tales han sido sus efectos y su magnitud”, indicó.Resultado de imagen para eleazar diaz rangel enrtevista a chavez

“Imagínense nada más que la energía eléctrica y el agua se suspendieran por tres o cuatro días, y que una familia de cuatro hijos quedara incomunicada con uno de los muchachos hospitalizado, sin internet ni teléfono, y sin acceso a auxilio alguno. Eso y mucho más lo sufrió el país entero”, señaló.

Se fue un maestro. Se fue un amigo.


La despedida: Cuando la noticia duele

Mariadela Linares-Últimas Noticias|

El viernes numerosos amigos y colegas nos reencontramos en el Cementerio del Este para despedir a Eleazar, el eterno profesor. Nos vimos entre un mar de canas y de jóvenes de otras generaciones. Hubo un común denominador en las preguntas que nos formulábamos: qué va a pasar, primeramente con sus lectores, con el diario y con nosotros sus amigos, cuando encontremos vacía esta página, imprescindible fuente del análisis que necesitábamos leer, de la esquina de la noticia que no habíamos percibido, de la denuncia, del aliento, una guía orientadora necesaria.

A la “Eleazaróloga” del gremio (bautizada así por Clodovaldo Hernández), Cristina González, y a la suscrita, se nos ocurrió que, así como lo ayudamos con su última columna, llenar esta página, no con análisis, sino con sentimientos, con una muestra del afecto que palpamos ahí.Esperamos no defraudarte, querido Eleazar. Fíjate tú: el título de la columna lo sugirió una socióloga que aprendió a titular contigo, Maryclen Stelling…


Roy Chaderton Matos
Se me ocurre algo que no necesita ocurrencia, simplemente me duele el alma. Se va uno de los imprescindibles. Eleazar, sin descanso, combatió todos los días, como ciudadano, como periodista, como político, como izquierdista, sin hacer concesiones inaceptables. Deja huella, deja discípulos, deja seguidores y por supuesto en esta materia, hay ocasiones cuando no ocurre, pero en esta sí, deja recuerdos. Es un personaje para ser evocado.

Ernesto Villegas
Extrañaremos, sí, “Los Domingos con Díaz Rangel”. Pero Eleazar, tipo previsivo, se encargó de dejar recién salidos o por salir del horno unos libros que atenuarán la nostalgia por su pluma de cronista, polemista, historiador. Ya coordiné con Pedro Calzadilla, presidente del Centro Nacional de Historia, para que estos sus últimos textos -descargables en su página web- sean publicados en papel próximamente. De modo que los domingos sigan siendo de Eleazar.

Eduardo Fernández
No puedo decir que fui amigo personal de Eleazar Díaz Rangel. Pero tengo un recuerdo imborrable: cuando no encontraba mucho espacio para dar testimonio de mis ideas, recibí una llamada de Eleazar, que me invitó a colaborar en Ultimas Noticias. Le contestè que la línea editorial del periódico es completamente diferente a lo que yo pienso. Me contestó que por eso mismo querían tenerme. Eleazar Díaz Rangel, de manera generosa y respetuosa del pluralismo me invitó a participar en el periódico. Venezuela ha perdido un periodista muy notable.

Cristina González
Díaz ¡qué bueno haber compartido contigo la vida!. ¡Gracias! Me enseñaste a pensar en las múltiples opciones ante cada experiencia. Aprendí contigo el equilibrio y la rigurosidad que en muchos momentos me resultaban desesperantes, pero que me templaron el espíritu y el entendimiento. Tu perseverancia me mostró que aferrarse a lo que crees que es la verdad me permite dar pasos firmes. ¡Hoy siento que cincuenta años fueron un minuto!

Julio Escalona
Eleazar hizo historia como militante, cronista de una época, formador de generaciones, maestro, voz de los que no tienen voz.

Roberto Malaver
Cuando uno leía “Los Domingos de Díaz Rangel”, uno sabía que allí había información. Había veracidad. Investigación. Ética. Y uno sabía que allí había todo eso, porque también uno sabía que esa columna era escrita por un maestro, por un hombre honesto con él mismo, y con el “mejor oficio del mundo”. Uno sabía que el profesor y amigo, Eleazar Díaz Rangel, estaba allí, dejando su vida para siempre.

Luis Britto García
A Eleazar: Venezuela es un país asediado por enemigos externos en los planos económico, social, estratégico, mediático y diplomático. Sobre estos enemigos en la mayoría de los casos no podemos influir: cuidémonos de los enemigos internos, a los cuales sí podemos y debemos controlar.Resultado de imagen para eleazar diaz rangel y sus amigos

Aram Aharonian
La triste información de su muerte dice poco de Eleazar. Se fue uno de los pocos referentes de la historia contemporánea venezolana y latinoamericana, humilde y sincero, didáctico y popular, lector empedernido, analista acucioso, beisbolero permanente. Su título siempre fue el de “profesor”, formador de periodistas desde la UCV.

Earle Herrera
Cuando publiqué La Magia de la Crónica, a Eleazar Díaz Rangel se le salieron el profesor, el periodista deportivo y el aficionado taurino juntos y me observó que obvié la crónica taurina. Le respondí que no consideraba las corridas un deporte. Capoteó en el ruedo: “Tú no te conformas con ser magallanero, deja tranquilos a los toros, chico”.

Clodovaldo Hernández
La rigurosidad que caracterizó a Eleazar se hizo más notoria en la medida en que es un atributo en extinción en el oficio. Fue profesor en las aulas y en la práctica y, como tal, el hábito de ubicar los hechos en su contexto histórico es una de sus mejores lecciones. Tuvo la virtud de la coherencia: actuó según lo que predicó y predicó aquello en lo que creyó. Otro ejemplo digno de seguir.

Frasso
Eleazar, sólido amigo, leal, incorruptible, firme en su profesión, el consejero oportuno y siempre fuiste de esos imprescindibles, de los que hablaba Bertolt Brecht… un AFRASSO a la eternidad mi profe.

Maryclen Stelling
Cual tradición esperábamos el último día de la semana para leer, disfrutar y analizar “Los domingos de Díaz Rangel”. Una cátedra de periodismo honesto, crítico, valiente y, sobre todo, nada complaciente. Con conocimiento y autoridad Díaz Rangel se paseaba por la crítica situación nacional al igual que internacional, entretejiendo con pericia relaciones de causa y efecto. Lector empedernido, y sin esquivar su experiencia docente, compartía con lectores y lectoras su extensa biblioteca. Hoy lloramos su partida física a la vez que celebramos su amplio y perdurable legado. Un hasta siempre al amigo y mentor.

Domingo Alberto Rangel
Sin haber tenido la oportunidad de ser su amigo pero respetando al ser humano que sin conocerme me invitó a escribir en el diario más leído del país puedo dar fe del profesionalismo y honestidad de quien jamás objetó nada de lo que escribo … También de su agudo análisis político y fino humor… EDR hará falta.

Carola Chávez
Eleazar, el guardián de la verdad, siempre firme, convencido, muchas veces solo, valiente, aún en estos tiempos cuando la mentira se llama postverdad,. Aun cuando parece que del periodismo solo quedan cenizas, veremos germinar las semillas honestas, valientes, luminosas que durante toda su vida fue sembrando con su ejemplo Eleazar

Alberto Aranguibel
El más honesto desprecio a la cursilería, a la insensatez y a la injusticia humana. La sobriedad afable que imprimió siempre a su risa proverbial. La objetividad como conducta indoblegable, fundada en la verdad que surge de la inteligencia y no de los apasionamientos bastardos o retóricos. La más convencida devoción por la amistad auténtica, perdurable y sin dobleces.

la Orden Libertador, posmortem

Manuel Isidro Molina
Tuve la fortuna, junto con Roberto Malaver, de ser llamados por Eleazar para realizar las entrevistas dominicales de Últimas Noticias: “Mi idea es que tú, Roberto, entrevistes a los antichavistas; y tú, Chiro, a los chavistas”. Roberto y yo nos miramos sorprendidos, y recuerdo que pregunté al anfitrión: ¿Y quién entrevista a quienes no son chavistas o antichavistas? Nos reímos, pero quedó en el ambiente la necesidad de saltar de lo bipolar a la pluralidad.

Luisana Colomine
De Eleazar aprendí el arte de escribir bien, bajo la presión de un tiempo de entrega, sin olvidar la noticia y sin sacrificar la verdad. En su último libro está la clave del legado para las nuevas generaciones que se dediquen al mejor oficio del mundo: “¿Cómo regresar a un periodismo respetuoso de la ética?”. Regresemos a ese periodismo. Será el mejor homenaje a EDR.

Roberto Hernández Montoya
Eleazar era una referencia. No concluía un parecer si no conocía primero el de Eleazar, aunque no estuviera de acuerdo porque el suyo estaba siempre enriquecido con su experiencia y su lucidez.

Armando Carías.  Cuando entré en la Escuela de Comunicación Social de la UCV, su director era Héctor Mujica y cuando me tocó graduarme lo era Eleazar Díaz Rangel. Había un grupo de estudiantes que ya trabajábamos en los medios y habíamos pospuesto nuestra tesis de grado, por lo que el profesor Díaz Rangel creo la figura del “informe laboral”, que nos permitió traducir nuestra experiencia en los medios como prueba académica. Earle Herrera fue mi tutor, por lo que puedo decir con orgullo que estuve rodeado de los cuartos bate del periodismo contemporáneo de nuestro país.


 

Desde Chile y la Felap, el adiós al Eleazar

Ernesto Carmona|

La Federación Latinoamericana de Periodistas (Felp) informó  que Eleazar Díaz Rangel (87 años), una verdadera estatua viva, sobreviviente del antiguo periodismo latinoamericano que aún sigue diluyéndose en el nuevo paradigma del mega mercado mundializado de “propaganda informativa fake news”, puesto en boga por los dueños de los bigs media que también son los dueños del capitalismo contemporáneo, a nivel planetario. El deceso de Eleazar ocurrió la mañana del 24 de abril en un hospital de Caracas, víctima de patologías cardio-respiratorias.

Eleazar conjugó su  gran estatura profesional como analista político, reportero de deportes y docente universitario con un intenso ejercicio político que contribuyó notablemente a organizar a los periodistas latinoamericanos en la segunda mitad del siglo 20. En 1974, cuando la dictadura más antigua del continente era la del paraguayo Alfredo Stroessner, con 20 años oprimiendo a su pueblo como sátrapa de Estados Unidos, el Cono Sur estaba infectado por dictaduras militares instaladas también por EEUU para fortalecer su concepto de “democracia” en el patio trasero

República Dominicana aún se reponía de la salvaje y sanguinaria invasión (1965-1966) perpetrada por EEUU para socavar la gobernanza de Juan Bosh, cuyo gobierno legítimo, surgido de las urnas, fue desestabilizado en 1963 por la clásica coalición de elites económicas y sociales aliadas con sus servidores de uniforme, dueños del país y dueños de los soldados. En Nicaragua Anastasio Somoza, hijo y hermano de dictadores,  iniciaba un segundo ejercicio como procónsul de EEUU sustentado por su ejército propio, la Guardia Nacional local.

En ese panorama político latinoamericano Eleazar era senador en Venezuela por el Movimiento al Socialismo, un desprendimiento reciente del viejo PC, y además ejercía la presidencia de la Asociación Venezolana de Periodistas (AVP), que bregaba por una ley para instituir el Colegio de Periodistas, que luego fue realidad. Aprovechando coyunturas favorables que se dieron en esa época, Eleazar se concentró en organizar un Primer Encuentro Latinoamericano de Periodistas que se se reunió en Caracas en octubre de 1974 con la presencia de distinguidos periodistas y luchadores de la profesión de toda la región, más algunos invitados afines, entre quienes recuerdo al escritor argentino Julio Cortázar, ya célebre en aquellos años. (Tuve el honor de sentarme a su lado en algunas de las sesiones durante la semana que duró el Encuentro en la sede de la AVP. Cuando recibí la invitación del senador Díaz Rangel vivía exiliado en Argentina por la dictadura cívico-militar en Chile (1973-1990). Tabajaba en El Cronista, diario de Buenos Aires del desaparecido colega Rafael Perrota).

Las deliberaciones del Encuentro de Caracas acordaron convocar a un Congreso Latinoamericano de Periodistas, que se efectuó en México en 1976. De ese esfuerzo organizativo de incontables periodistas como el peruano Genaro Carnero Checa, el cubano Ernesto Vera, el chileno Hernán  Uribe, y muchos otros colegas de la región, surgió la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP, cuyo primer presidente fue precisamente Eleazar. De acuerdo a un comunicado de la FELAP, “su obra profesional, gremial, política y social ha sido invariablemente un ejemplo de lucha al servicio de las causas nobles por una sociedad justa y un mundo mejor”.

En su larga trayectoria en la profesión y en la docencia Eleazar proclamó, enseñó y difundió sus ideales por una sociedad más justa y equitativa, adhiriendo hasta morir a la Revolución Bolivariana de Hugo Chávez y luchando casi dos décadas como director del diario Últimas Noticias, el matutino nacional de mayor circulación en su país. Eleazar “fue escuela de conocimientos para distintas generaciones que con él aprendieron que la comunicación y la información deben tener como principales destinatarios aquellos que más requieren de la verdad para combatir la mentira” dijo la FELAP.

Díaz Rangel también fue fundador de la AVP y del Colegio Nacional de Periodistas de su país.  Nacido en Sabaneta, Venezuela, el 5 de marzo de 1932 Eleazar también fue docente en la escuela de comunicación social de la Universidad Central de Venezuela, donde se desempeñó como director entre 1983 y 1986. Entre 1976 y 1988, presidió la AVP, el Círculo de Periodistas Deportivos 1994 y 1996 fue presidente de Venezolana de Televisión (VTV), la TV del Estado. Además fue dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), secretario general del Colegio Nacional de Periodistas, senador del partido Movimiento al Socialismo (MAS), director del Diario Punto, de la revista Tribuna y en 2001 asumió la dirección de Últimas Noticias. Siempre estaba dispuesto a expresar su solidaridad y reclamar la libertad de periodistas encarcelados en Chile y otras latitudes del continente.

En su dilatada labor recibió numerosos galardones, entre otros, el Premio Nacional de Periodismo, la Orden José María Vargas (Universidad Central de Venezuela, primera clase), la Orden Primero de Mayo, la Orden Andrés Bello (primera clase) y la Orden Francisco de Miranda (primera clase). Ahora sobrevivirá siempre en los libros que dejó y en el recuerdo de generaciones de periodistas a quienes enseñó el oficio, sus compañeros de lucha, sus familiares y sus amigos. ¡Adiós Eleazar!

 

*Periodista y escritor chileno, exdirigente de la Felap, director de Mapoche Press.

Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*