DESDE LA OPOSICIÓN: Ochoa Antich: La renuncia de Guaidó/ Semtei: Yo, el colaborador

La renuncia de Guaidó

Enrique Ochoa Antich

A ver, diputado, permítame esta carta abierta:

No quiero abundar en mis desacuerdos de fondo con las políticas que usted ha adelantado desde la presidencia de la AN. Seguramente usted sabe que, con muchos otros venezolanos de honor, he objetado:

• Su escogencia en enero de una vía confrontacionista y no de diálogo (como varias veces le propusimos) para esta nueva legislatura.

• La irreal estrategia del *cese a la usurpación* como primera estación de un cambio político.

• El hecho cumplido de su autojuramentación y el inconstitucional establecimiento de un supuesto poder paralelo, con todas sus implicaciones para el país.

• Su invitación a un pronunciamiento militar (incluyendo la patética jornada del 30A) que sólo nos conduciría a una conflagración armada entre venezolanos y su irresponsable afirmación de que «los venezolanos no tememos a una guerra civil».

• La apelación a fuerzas externas al no encontrar el apoyo militar interno que esperaba, incluso su aceptación cuando no incitación a una invasión extranjera.

• Su solicitud de sanciones y más sanciones economómicas y financieras que pagamos todos los venezolanos, en particular los más pobres, y no la oligarquía burocrática gobernante.

• Su sometimiento al tutelaje de las políticas del Departamento de Estado (_engranaje_, fue la palabra que usted usó).

Quiero más bien, poniéndome en sus zapatos por un momento y viendo las cosas desde su perspectiva, y siendo poseedor de una prolongada hoja de servicio público y de alguna experiencia política, recomendarle una ruta que, en términos de dignidad y de futuro, puede serle provechosa.

Ahora que tocaría cumplir el acuerdo político suscrito por la MUD y rotar la presidencia de la AN; ahora que, nueve meses después de aquel 5 de enero ya remoto, se ha puesto en evidencia el fracaso del mantra de los tres pasos: *cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres*.

Ahora que es usted objeto de delicados señalamientos en temas de corrupción y de relacionamiento con grupos irregulares vinculados con el narcoparamilitarismo colombiano; ahora que otra oposición ha tenido la audacia de tomar el testigo del diálogo y de las negociaciones, tal vez usted debería considerar hacerse a un lado.

Si usted reconociera con coraje ante Venezuela y el mundo que el propósito que se trazó de derrocar por la fuerza en poco tiempo al gobierno de Nicolás Maduro no se ha producido y no parece poder producirse en el futuro inmediato, como no sea al sangriento costo de una intervención militar extranjera.

Si usted admitiera con humildad que ha incumplido o que no ha podido cumplir su promesa ni la encomienda que una parte del pueblo opositor, encandilado por el espejismo de una presidencia de mentirijillas, le dio, de provocar un cambio de gobierno.

Si usted cambiara de estrategia, le diera al menos el beneficio de la duda a la Mesa Nacional establecida para un nuevo proceso de diálogo gobierno/oposición, y tuviese la valentía de retomar la ruta democrática, es decir, voto, diálogo, Constitución, paz y soberanía; si usted fuese el primero en requerir del parlamento la designación de una comisión de investigación plural, con participación de las bancadas del gobierno y de la oposición, acerca de todas las denuncias en su contra.

Y si por consecuencia renunciara usted, sin mayores aspavientos, si no al cargo que hoy detenta, sí a la posibilidad que se lo ofrece de, forzando la barra, ser reelecto para él en la nueva legislatura que se inicia el 5 de enero de 2020, tal vez pueda conservar algo del capital político y del liderazgo que consiguió amasar durante estos meses. De lo contrario, me temo que, como tantas otras estrellas fugaces en el firmamento de la oposición, al final desaparezca usted, con pena y sin gloria.

Usted es un hombre joven. Tiene todo el futuro por delante. A veces un repliegue a tiempo permite avances subsiguientes. Facilite las cosas, tenga el coraje de renunciar y la historia habrá de reconocérselo.

 

Yo, el colaborador

Eduardo Semtei

De verdad que desconocía completamente que nosotros…la pequeña minoría opositora…fuera tantas cosas feas. Somos colaboradores, traidores, ladrones, cómplices, una lastra, unos sátrapas, culpables, delincuentes, bandidos, mercenarios, unos vendidos,  llenos de oscuros intereses, sectarios.. Ay Dios. Y de acuerdo con mi historia, yo debo ser de los más peorcitos.   Y Humberto Berroterán también.

Dicen los sacerdotes y confesionarios del G4 que cometimos el gran pecado de reunirnos con el gobierno. Y firmar unos acuerdos que por cierto rinden frutos. Allí está el agradecimiento de Edgar Zambrano. Un agradecimiento gentil, sencillo y responsable. Y con seguridad de otros 58, según leo al momento de redactar este grito.

Por su parte, el  G4 se ha reunido con el gobierno en La Rinconada, el Vaticano, donde el nuncio, en Santo Domingo, en Oslo, en Barbados, en Miraflores, en el hotel Meliá (recuerden a Marrero y a Guaidó con capucha), en el viejo hotel Hilton y de allí no ha salido un cipote.  Además, Ramos Allup dijo que ellos se reunieron con el gobierno porque los europeos y los estadounidenses los mandaron. Fue una orden. Vayan. Hablen. Reúnanse.

Van como 40 reuniones. Nosotros llevamos 4. Y a nosotros nadie nos mandó. Nadien nos narició. Tienen en eso casi 5 años y nada. Y se reúnen cuantas veces le da la gana y esas si son reuniones buenas, chéveres, diáfanas, puras, cristalinas, necesarias, honestas, opositoras, serias, históricas. Y repito, de allí no ha salido un ceviche.

Henry Ramos botó la bola cuando fue elegido presidente de la Asamblea con amenazas sonoras y temerarias. Que si 3 meses. Que si 6 meses. Que si llévate de aquí esos retratos feos de Chávez. Desplantes que no sirvieron para nada. Luego hizo que sus cuatro gobernadores se juramentaran ante la asamblea nacional constituyente y nadie lo critica ni se acuerdan de esos hechos. Al juramentarse cualquiera diría que era una confesión ficta, tácita, un reconocimiento de la monstruosa ANC. AD se dio por notificado, dirían los juristas.

En 2015 se acordó que en los cinco años de la Asamblea se rotarían la presidencia  AD, UNT, PJ, VP y las «minorías minoritarias», como se nos conoce ahora, las minorías insignificantes, las minorías pírricas. A esas pobres minorías le correspondía presidir la Asamblea este año 2020, pero…Ay, Dios, nuevamente, eso sí que no se puede, aunque les corresponda, aquellos los del G4 lloran al decir… lo sentimos mucho, se jodieron.

Nosotros 4 sí podemos, somos los elegidos, somos amigos, somos solidarios, somos un grupo, somos una patota… pero ustedes, los enanos, los minúsculos, ustedes no son nadie y no les toca pero ni un portero ni un chofer.

Leopoldo López hizo una mamarrachada, un golpe de Estado bufo, payasos armados de cambures y plátanos según se vio en cadena nacional, intentona que estaba penetrada hasta los tuétanos por los cubanos, los rusos, los chinos, Padrino, ahijado  y qué sé yo cuántos más. Una opereta histórica que le costó la cárcel a Edgar Zambrano.Resultado de imagen para EDGAR ZAMBRANO LIBERADO

Leopoldo lo hundió y nosotros lo sacamos y al final… la minoría minoritaria tiene la culpa. Y por cierto, ese malogrado y penoso día, ese 30 de abril el único que salió libre fue Leopoldo, todo el resto siguió en cana, entre ellos el mismísimo Requesens.

Leopoldito, te  pregunto: ¿Por qué no te acordaste de nadie cuando negociabas tu escapada? No te pedimos que abogaras por 58 sino por 2 amigos tuyos, los cercanitos de Voluntad Popular, y no lo hiciste… Eres un verdadero H… Ay.. Dios, ¿qué calificativos te podemos endilgar?

Ahora, algunos criticones, infectados con el  virus de la idiotez, alegan que el gobierno de Noruega no sabía nada de las reuniones de Maduro con la oposición minoritaria, con los pequeños seres. ¿Cómo se le ocurre al gobierno de Maduro reunirse con quien le salga del forro sin comunicarle previamente a Noruega, a España, a Francia, a  Estados Unidos, a Japón? ¿Es qué acaso Maduro cree de verdad que se gobierna?

Así que, Maduro, la minoría chiquitica, te agradece informes a Noruega y sus reyes con quién te reúnes, qué desayunas, cuántas veces tienes visita conyugal con Cilia y a qué hora defecas. Hasta un conocido violador de menores, acusado dos o tres veces y prófugo de la ley, vecino del estado Lara, militante de AD, de apellido Mendoza, en lugar de entregarse a la justicia para pagar sus estupros y salvajismos, tuvo el tupé de criticar groseramente a la minoría minoritaria y pequeñuela.

Otros sabios dijeron que por fin las corrientes políticas se habían separado, las aguas tenían tres cursos: los buenos y benditos, es decir, el G4; los malos conocidos, es decir, Maduro y sus compinches; y los otros, los peores, los culpables de todo… Nosotros, la minoría minúscula.

¡Qué tiempos estos,  qué tiempos! Ya pasarán…Ya pasarán…

¿Dígame usted si fuéramos la mayoría mayoritaria?

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*