Con caída de la imagen de Macri, lo que espera a la Argentina en este 2018

Juan Guahán-Question latinoamérica

El 2018, aunque sea un bebé recién nacido ya muestra sus dientes. Las decisiones y los hechos de las últimas semanas del 2017, junto a lo que ya pudimos ver de este año nos dan señales sobre los rumbos que seguirá el gobierno argentino en este 2018. El año es largo y recién empieza pero ya se vislumbra la ruta del gobierno, mientras cae la imagen del presidente Mauricio Macri.

.Más ajuste y gradualismo económico es la receta

Mauricio Macri viene de tomar dos decisiones claves, en las que juega la suerte de  su actual gobierno y las perspectivas de continuar en el cargo a partir de 2019. Agobiado por los resultados, está pegando un giro en los instrumentos de su política económica y definió que en los meses de diciembre, enero y febrero esas medidas tienen que estar en marcha. Sabe que ellas afectarán a los sectores mayoritarios, produciendo un alto nivel de descontento.

Por eso juega su futuro tratando de amortiguar los efectos tomándolas en el momento de menor actividad, como lo es el mencionado trimestre del verano. Eso explica la agitación parlamentaria para aprobar varias leyes, en los últimos días del año pasado y el hecho de plantear otra convocatoria a Extraordinarias para el mes de febrero.

Fiel a sus principios de articular sus políticas con los tradicionales organismos internacionales, trata de actuar en consonancia con las “recomendaciones” del FMI. En ellas se proponía: Reducir los aportes estatales al régimen jubilatorio, a eso apunta la ley aprobada; bajar los costos laborales: es el objetivo de la ley de reforma laboral a discutirse en febrero y disminuir el déficit fiscal, confía en lograrlo con el ajuste en el Estado, al que ya nos referiremos.

Hasta ahora el gobierno había colocado como principal instrumento del conjunto de su política económica las altísimas tasas de interés del Banco Central. Confiaba en que ello produciría una drástica baja de la inflación y a partir de allí una mejora en las demás variables económicas. Dos años de gobierno con esta política mostraron su fracaso. La economía pudo crecer merced a dos medidas insostenibles en el mediano plazo: un endeudamiento externo explosivo y una fuerte inversión en obras públicas.

Resultado de imagen para argentina gradualismo economicoAhora, siguiendo los consejos de un economista poco publicitado -Vladimir Werning-, ha decidido profundizar el ajuste estatal y mantener la gradualidad económica pero bajando las tasas de interés que amenazaban la continuidad del crecimiento económico. Está claro que estas medidas tienen sus límites. El ajuste  tiene por lo menos dos: La  protesta gremial y callejera que el gobierno ya sabe que no puede ignorar y la presión de su fuerza política y la de sus aliados que piden más cargos y con mejores sueldos que aquellos lugares que van quedando vacantes en las estructuras estatales.

Situación, esta última, que se dio en estos dos años de gobierno y “ajuste” macrista. Por otro lado habrá que ver cómo se logra mantener el crecimiento cuando escasean las inversiones y la inflación vuelve asomar su hocico y siembra temor. Luz, gas, colectivos, trenes, subte, supermercados, prepagas… Todo, absolutamente todo está volviendo a aumentar. Ahora se suma el pan, que sufriría un 10% de aumento.

En el gobierno evalúan que aplicando estas medias, a partir de marzo/abril se puede notar una mejora, en la imagen presidencial. Esto le permitiría al Presidente recuperar esos 10 puntos que ha perdido, en el imaginario de la población, en el último mes.

Peronismo debate acerca de una compleja y necesaria unidad 

En el peronismo todos saben que la continuidad de la actual fragmentación es un preludio a una nueva derrota electoral, en el 2019. El kirchnerismo hoy podría reunir entre el 20 al 25% de los votos. Otro 15 al 20% podría ser convocado por los gobernadores y dirigentes justicialistas, el massismo y el randasismo. Con esos números el peronismo podría pasar de una previsible derrota, si van separados, al triunfo electoral, si logran sumar esas voluntades.Resultado de imagen para cristina massa randazzo

Hubo en los últimos días cuatro hechos muy significativos –reuniones entre distintos frupos – que le dan fundamento a la idea que durante el 2018 se moverán muchas fichas para procurar esa unidad. Seguramente habrá momentos en los cuales ella parecerá próxima y otros donde dará la impresión de una imposibilidad metafísica. Los problemas a superar están entre las distintas posiciones de cada una de esas fuerzas y también de las diferencias existentes al interior de las mismas, sobre las perspectivas y modalidades de esta pretendida unidad.

El último jueves del año pasado Cristina Kirchner anduvo por Avellaneda y allí dejó una frase que no puede pasar inadvertida, dijo: “Voy hacer todo lo que esté a mi alcance para contribuir y lograr que el 10 de diciembre de 2019 otro argentino esté en la Casa Rosada para conducir los destinos del pueblo. No importa quién”

El último dato es la reunión celebrada el jueves pasado entre Máximo Kirchner y Martín Insaurralde, intendente de Lomas de Zamora. Entre otras cuestiones exploraron la idea de una elección interna entre PJ y Unidad Ciudadana.

Estos son los hechos crudos, ahora habrá que esperar su evolución durante este 2018. El macrismo, preocupado por esta fiebre unitaria del peronismo, por ahora calla y espera.

Las fuerzas armadas en la picota

La represión desatada por las Fuerzas Armadas en la segunda mitad de la pasada década de los 70´, junto a su fracasado intento de recuperar las Islas Malvinas, han llevado a las mismas a un nivel de desprestigio y crisis del cual tardarán largos años en recuperarse.

Resultado de imagen para argentina represion militarEsos hechos fueron aprovechados por los Estados Unidos para poner en práctica su planteo que sean las fuerzas de seguridad (policías, gendarmerías, etc.), encargadas de la seguridad interna de cada país, el mayor poder armado dentro del territorio nacional. De esa manera desplazarían de ese rol a las tradicionales fuerzas de defensa (Fuerzas Armadas), encargadas de la defensa de la soberanía nacional.

Algunos aspectos de esa tendencia, que lleva años de práctica por parte de los diferentes gobiernos, serán transformados en una cuestión institucional. Y así, el ministerio de Defensa propone modificar la Ley 19101 de Personal Militar.

La norma remitida para el debate parlamentario propone la unificación de organismos, la redistribución de bases y evitaría tener varias fuerzas aéreas y dos marinas. Pero lo más importante es la decisión de separar al personal militar de la conducción de aquellas áreas de las Fuerzas Armadas que no estén directamente relacionadas con la operatividad militar.

¿De qué se habla? De las estructuras administrativas de Personal, Educación, Salud, Finanzas, Asesoría Legal, Mantenimiento de equipos e instalaciones no militares. Todo ello quedaría en manos de funcionarios civiles. Según algunos voceros militares ello terminaría por destruir, desguazar, las ideas sobre unidad de mando que hacen a la esencia de las FFAA. Otros oficiales, en cambio, coinciden en que el personal militar solo asuma funciones operativas.

Si a esto le agregamoResultado de imagen para argentina fuerzas armadass lo acontecido con el submarino ARA San Juan, tendremos un panorama más claro sobre la situación y perspectivas de las FFAA, donde el 80% de su presupuesto está destinado a sueldos.

La discriminación de los indígenas no cede

Da la impresión que el año pasado la cuestión indígena explotó. La muerte de Santiago Maldonado y el asesinato de Rafael Nahuel fueron los detonantes de una situación cuyas raíces las encontramos en el genocidio sobre el cual se constituyó el actual Estado Argentino.

En estos días, Félix Díaz, el cacique quom puso blanco sobre negro una situación según la cual los indígenas son “la última categoría de la sociedad”. Díaz retrata la doble vara para juzgar los acontecimientos según haya blancos o indígenas involucrados. Fundamenta sus dichos en dos ejemplos, que sirven como medida para comprobar  el modo que la mayoría de la prensa y gran parte de la población reaccionan de ese modo diferenciado.

Resultado de imagen para argentina qomUno de esos ejemplos es la diferente atención prestada a lo ocurrido con Santiago Maldonado, que siendo un blanco –absolutamente solidarios con la causa indígena- recibió una atención que no tuvo Rafael Nahuel, el indígena asesinado por la espalda por un grupo de gendarmes.

El otro caso que cita es el de su propia familia y otras comunidades, donde lo que ocurre ha quedado prácticamente invisibilizado. Recuerda a su sobrino, Marcelino Olaire, desaparecido desde noviembre de 1916. Menciona el tema de otras cuatro muertes recientes. Dos mujeres en Formosa (Ramona Moreno y Estela Yerbal), por falta de asistencia médica y dos menores en Salta, por desnutrición.

Díaz insiste que “los indígenas se están muriendo sin agua, sin comida, sin vivienda y sin nada”. Este es un problema que recién comienza a conocerse, su trascendencia seguirá creciendo de un modo incontenible. Quienes hoy pretenden ignorarlo deberían irlo sabiendo.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*