Una incierta adjetivación

109

Jose Manuel Rodriguez Rodriguez | 

De economía sé lo obvio, es una disciplina basada en el conocimiento y manejo del “libre juego de fijación de precios de lo producido”. Lo demás es perifollo. Su razón última es dar el entrenamiento necesario para que se mantenga la hegemonía del capital. Paro eso construyeron su máximo axioma: en el libre mercado no son los productores ni los consumidores los que establecen el valor. Al entender lo anterior entendí a qué se refería Marx cuando planteó que el socialismo sólo podía sustentarse en un nuevo modo de producir.

Eso no se hace a carajazos, ya vimos en lo que terminó la URSS y los Estados que la copiaron. Es necesario transformar el valor de cambio en valor de uso. ¿Cómo? colocando los medios de producción en manos de los trabajadores unidos en colectivo. ¡Tremenda tarea! Estamos hablando de un relativamente largo proceso de intervención, consciente y claro, de la estructura económica capitalista -que es la única que realmente existe- para que esa fuerza de la que hablaba Marx, se convierta en hegemónica.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, muestra una copia de la Ley de Zonas Económicas Especiales. (Prensa Presidencial)

Eso sólo se puede lograr con inteligencia. Los chinos y los vietnamitas lo están haciendo a su modo y no parece que les está yendo mal. Chávez nos propuso su manera: el desarrollo comunal. Conformar, sin prisa, pero sin pausa, con miles y miles de comunas, la nueva geometría territorial y productiva.

Pero, miren que cosas hace la política, Maduro logró convertir la realidad axiomática capitalista en entelequia, anunció que había nacido, de padres venezolanos, un nuevo modo de producción… Hablaba del asunto de las zonas económicas especiales, que el gobierno venía cocinando. Ahora ya esa ley ha sido aprobada por la AN. Allí nos dejan claro que lo especial que tiene esa ley para la construcción de un nuevo modelo productivo nacional… es que excluye el concepto de soberanía de los ámbitos donde se aplique

Sin descartar que yo sufra la enfermedad del “radicalismo recalcitrante”, no me parece que esto tenga mucho que ver con en el rumbo que nos señaló Marx, y tampoco con el de Chávez. Seguramente ese morbo mío me impide entender que el socialismo siempre podrá ser adjetivado. Así sucede con la democracia: la han llamado: liberal, parlamentaria, popular, representativa, participativa y protagónica, etc.

Recalcitrante o no todos estos adjetivos han servido para acomodarla a las circunstancias. Lo sustantivo del socialismo de Chávez, es la profundización de la democracia, lo opuesto a lo señalado en el artículo 7 de esa Ley: La creación de las Zonas Económicas Especiales es una potestad exclusiva del Presidente de la República, quien las establecerá mediante Decreto…