Perú: El gobierno según PPK/¿Camino al fracaso?

15

peru-ppk

Nicolás Lynch|

El gobierno de Kuczynski encuentra su primer obstáculo importante en esta crisis abierta por la eventual censura al ministro Jaime Saavedra. Se trata, sin embargo, de una crisis que se basa en una oposición falsa. Los medios de comunicación y el gobierno mismo quieren oponer la democracia, que estaría del lado del Ejecutivo y su ministro cuestionado, al autoritarismo encarnado en el fujimorismo.

La realidad es que se trata de dos derechas que comparten el mismo programa, económico y social, del neoliberalismo. Por ello, la realidad se acerca más a una disputa por el liderazgo de la opción neoliberal en el Perú que a otra cosa. Al fujimorismo ya le conocemos sus modos, en dictadura primero y en democracia después, siempre con el afán de someter al adversario utilizando todas las mañas y los recursos menos santos a su alcance. PPK, en cambio (y disculpen que personalice pero no parece haber nadie más a bordo), luego de su trayectoria equívoca entre lo público y lo privado, quiere aparecer hoy más cercano a las instituciones y a los derechos.

La pregunta de fondo a hacerse: ¿es posible un gobierno democrático del neoliberalismo? Fujimori y Montesinos demostraron en los noventas que para el inicio, al menos, era imposible, por ello el golpe de Estado y la dictadura. Sin embargo, ese manto de autoritarismo ha cubierto la democracia posterior. Lo que tenemos no es ni siquiera una democracia liberal, sino un orden restringido que impide el acceso a nuevas opciones políticas y reprime a los movimientos sociales. Cada vez que se han abierto algunas rendijas estas han sido violentamente cerradas. Allí están los muertos para recordarlo.peru montesinos_fujimori_caricatura

Si PPK y el círculo que lo rodea tuviera intenciones serias de algo distinto podrían presentar al país una propuesta democrática que pretendiera articular una correlación distinta hacia el centro y la izquierda de su espacio político. Pero ¿alguien se los imagina haciendo eso? No lo creo. A lo sumo esbozan una “razón tecnocrática”: que ellos son buenos e ilustrados y por lo tanto hay que apoyarlos. Pero eso no es suficiente para hacer política y menos para gobernar. Por ello me parece que esta crisis no se va a solucionar en algún campo de batalla, para el cual faltan combatientes, sino en una mesa de negociaciones, para la cual sobran candidatos.

La negativa de PPK a hacer la cuestión de confianza a la que lo empujaban sus tecnócratas y algunos incautos, suponía cuestionar la democracia precaria en la que le ha ido tan bien a los negocios, cosa difícil de pensar en un tipo como Kuczynski, pero también en alguien como Keiko que ha aprendido a financiar muy bien sus campañas. Con el “mensaje al país” PPK regresa a la propuesta de la “paz neoliberal”, es decir a su cauce natural, en la que todos sus apoyos respirarán por el momento tranquilos. Eso sí, si no obtiene varios y buenos refuerzos políticos en el corto plazo le van a ganar la partida de fondo, porque el fujimorismo es hoy la política del modelo y lo está demostrando a pesar de sus insolencias.

Frente a esta situación en la que el fujimorismo avanza sin adversarios de importancia es urgente construir una oposición al modelo neoliberal que hable claro y sepa acumular. El Frente Amplio y otras fuerzas de izquierda deben recoger el guante, a pesar del bloqueo mediático al que son sometidos. Si no lo hacen el tiempo de la democracia se hará más corto y en ese curso habrán más y peores crisis que tendrán como primer blanco a las posiciones progresistas.

*Publicado en otramirada.pe

peru-pedro-pablo-kuczynski1PPK: ¿camino al fracaso?

Pablo Najarro Carnero| Que el gobierno de PPK no iba a poder caminar derecho, era un presagio desde abril. La victoria de PPK en junio, resultó pírrica. La mayoría aplastante de los adeptos de la mafia era total. Y, como lo hizo en 1963, al hacer alianza con el odriísmo y la oligarquía, el aprismo logró apearse al poder. A cuatro meses de su gobierno, PPK desnuda su orfandad política. Tiene técnicos, pero no tiene partido, tiene intenciones quizá pero no tiene políticos que sustenten sus ideas, pero las intenciones de sus adversarios van por otro camino.

Pero esta suma de miedos, que por cierto ha heredado, era previsibles. No hay duda que el fujimorismo ha pensado en un plan de contingencia. Esas fuerzas dormidas, sembradas de tiempo ya, en diversos puestos claves de las instituciones sociales de gobierno, están hoy en ascenso y acción.

El gobierno tiene ante si problemas gravísimos de gobernabilidad, gracias a una grandísima también, debilidad de instituciones que debieran ser el soporte de la nación. Las debilidades y falencias clamorosas del Poder Judicial, El Ministerio Público y la Policía Nacional nos llevan a un estado de inseguridad ciudadana, rayana en la anarquía. Si las provincias se sublevan es a resulta de ellas. Para su solución, las provincias recurren a prácticas ancestrales que dan resultado.

Lástima que Basombrío, dada su formación – sociólogo – y su experiencia en el tema, al parecer teórica, no entienda la idiosincrasia que subyace en las protestas, no pudiendo así, manejar en cancha el tema. La protesta de Juliaca responde a esto último. No reconocer, dentro de la lógica andina, las protestas de Juliaca, es reconocer la muralla que todavía existe entre serranos y costeños, que acentúa hoy como nunca ese divorcio mencionado por Valcárcel hace ¡noventa años! (1). Hay mucha injusticia embalsada y seguirá. Agregamos a esto, la incapacidad de los gobiernos locales y regionales por resolver problemáticas que ellos mismos prometieron solucionar.peru matanza de Accomarca juicio

Las mesas de negociación, como concepto están agotadas. Lo demostró un asesor en la selva. Los conflictos de larga duración que no se resuelven a la fecha, deben estar escalando en el consciente e inconsciente del colectivo social provinciano, lo cual resulta peligrosísimo. Los temas mineros, ambientales e hídricos están en repunte. Ninguno de ellos se está resolviendo adecuadamente. De seguir PPK en sus desafortunadas declaraciones en temas sensibles, mermarán su aceptación y credibilidad. La ausencia de liderazgos nacionales y regionales para resolver estos problemas, su articulación con los que tienen en sus manos la solución embalsa el problema.

No hay duda que el fujimorismo y sus secuaces apristas son sin duda, actores en la sombra para soliviantar las demandas sociales, aun las más pequeñas. La estocada pos elecciones han sido dolorosa y por ello no se están quedando de manos cruzadas. Los audios que salen y el manejo de los últimos psicosociales son sin duda mano del fujimorismo. No es de extrañar que grupos de izquierda extrema, asociados o no al fujimorismo, estén detrás de las revueltas. Los sindicatos están comenzando a tomar protagonismo. Los jóvenes, sobre todo de la capital, ya han demostrado su capacidad de indignación y acción política frente a la realidad. Reaccionan ahora con conocimiento de causa.

Kuczynski debe de tomar acciones directas en la conducción de este gobierno. Muchos deslices graves están pasando en su entorno. Demuestra así PPK, incapacidad de reflejos políticos frente a rapaces consuetudinarios políticos como el fujimorismo y el aprismo. Si antes de un año no hay un buen manejo entre gobernar para el desarrollo y la solución de conflictos, su gobierno terminará interpelado desde el congreso – Saavedra en el bull – y las calles. El pueblo terminará pensando, sin duda inducidos, que debió votar por Keiko Fujimori. Malo, democráticamente hablando, para la educación política y el futuro de nuestro país.

Nota

(1)Tempestad en los Andes (1927). Mariátegui fue uno de sus prologuistas

*Publicado en otramirada.pe