Haití: Canadá sanciona a Martelly y dos exprimeros ministros por financiar a pandillas

69

Victoria Korn

El expresidente haitiano Joseph Michel Martelly y dos exprimeros ministros, Laurent Salvador Lamothe  y Jean Henry Céant, fueron sancionados por Canadá por financiar pandillas en Haití, las que siguen aterrorizando impunemente a comunidades vulnerables en Haití, provocando una crisis humanitaria en el país, que incluye el recrudecimiento del cólera.

Los nombres de Martelly, Lamothe y Céant se suman a los del actual senador de la Meseta Central Rony Célestin, el exsenador del Sur Hervé Fourcand y el exdiputado Gary Bodeau. Marterlly fue presidente entre el 14 de mayo de 2011 y el 7 de febrero de 2016 Lamocuche entre el 16 de mayo de 2012 y 14 de diciembre de 2014 y Céant entre el 17 de septiembre de 2018 y el 18 de marzo de 2019

 hablan sobre la situación en Haití en el marco de la Cumbre de la Francofonía, el domingo 20 de noviembre de 2022, en Yerba, Túnez. (Sean Kilpatrick/The Canadian Press vía AP)
El ministro de Asuntos Exteriores de Haití, Jean Victor Généus, y el primer ministro canadiense Justin Trudeau

Más temprano, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo en conferencia de prensa que los interesados ​​participan en el financiamiento de bandas armadas que siembran el terror en Haití. Estas personas se benefician directamente del trabajo de las pandillas y están asociadas a un sistema de corrupción, confirmó la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Mélanie Joly.

Las personas sancionadas tienen prohibido realizar transacciones y se congelará cualquier activo que puedan tener en Canadá. Sanciones similares habían sido anunciadas anteriormente, el 4 de noviembre de 2022, por Estados Unidos y Canadá, contra el presidente del Senado, Joseph Lambert, y uno de sus antecesores, Youri Latortue, también acusados ​​de cultivar vínculos con el crimen organizado.

El gobierno canadiense denuncia a las pandillas y sus simpatizantes, que siguen aterrorizando impunemente a comunidades vulnerables en Haití, provocando una crisis humanitaria en el país, que incluye el recrudecimiento del cólera. Actos de violencia atroces, incluida la violencia sexual generalizada, son perpetrados por pandillas contra las comunidades afectadas. Estos matones impiden la prestación de servicios esenciales y la entrega de ayuda humanitaria.

En los últimos meses, en medio de fuertes protestas y movilizaciones del pueblo haitiano contra la crisis económica, el gobierno de facto de Ariel Henry y la amenaza de intervención extranjera, se han incrementado los ataques contra periodistas y líderes sociales por parte de la policía y grupos paramilitares. Al menos ocho periodistas han sido asesinados en lo que va del año.

El Lunes último, tras asesinar a 17 campesinos e incendiar 75 casas en la Valle del Artibonite, el grupo paramilitar Gran Grif, amenazó de muerte a trabajadores de prensa, entre ellos, la periodista Bertude Horace, e incendiaron la casa de su madre.

Martelly transportaba droga para los colombianos

Mientras, Mario Andrésol, exdirector de la Policía Nacional de Haití por siete años, hizo revelaciones a Ayibopost, donde describió una fuerza policial sometida al poder político y socavada por la corrupción al más alto nivel. Denunció que existen escuadrones de la muerte –llamados Back Up Delta- dentro de la fuerza policial, que fueron utilizados para derrocar al expresidente Jean Bertrand Aristide

Trudeau con el exprimer ministro Céant

La Policía Nacional fue creada en 1995 para reemplazar a las Fuerzas Armadas de Haití que realizaban funciones policiales. Hoy tiene la imagen de una institución altamente corrupta, y cuenta con unos 4.000 policías. “Fui comisario de Pétionville. Antes él (Martelly) trabajaba para colombianos, transportaba droga. Entonces formó una red que incluía a Sonson La Familia y los demás que se agruparon a su alrededor”, señaló.

Añadió: “Estaba Fourcand, que ahora es senador del sur. Sabía que trabajaba para colombianos y estos hombres tenían una marina en Lully. Una vez que llegó al poder, se hizo cargo y se hizo cargo de la marina. Debido a que, en general, es en el puerto deportivo donde irían a esconderse, lo usaron como una plataforma frente a la Côte des Arcadins. Pequeñas embarcaciones desaparecieron en esas áreas. Del mismo modo en Losandieu en Côtes-de-Fer, en Grosse Cayes”.

Andrésol afirmó que su sucesor, Godson Orelus, “arruinó” todo su trabajo para complacer al expresidente Michel Joseph Martelly y su séquito. Señaló que Martelly preguntó muchas cosas. “Pidió reintegrar a personas que habían sido despedidas de la policía por tráfico de drogas. Está Féthière, que ahora es senador. Lo despidieron de la policía mucho antes de que yo fuera director, pero sabía por qué. El presidente pidió su reintegro por sus actividades de narcotráfico”.

*Periodista venezolana, analista de temas de Centroamérica y el Caribe,  asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, estrategia.la)