ELECCIONES 2021: La derecha en su laberinto/¿Arrasó el chavismo o ganando se perdió?

53

1.- La derecha venezolana en su laberinto

Marcos Salgado | 

El cronista le preguntó a uno de los estrategas del chavismo, el actual presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, que recomendación le daría a la oposición luego de los resultados del 21N, si iniciar en 2022 el proceso para un referéndum revocatorio del mandato del presidente Maduro, o por el contrario, esperar al siguiente turno electoral, las presidenciales de 2024. “Cuando el enemigo se equivoca, no hay que darle consejos”, contestó divertido el referente oficialista. 

1. Tomás Guanipa, candidato en Caracas por Primero Justicia. 2. David Uzcategui, de Fuerza Vecinal en el estado Miranda. 3. Manuel Rosales, de Un Nuevo Tiempo del estado Zulia. 4. Laidy Gómez, gobernadora del estado Táchira. FOTOS CORTESÍA
Tomás Guanipa, candidato en Caracas. 2. David Uzcategui, en Miranda. 3. Manuel Rosales, en Zulia. 4. Laidy Gómez, en Táchira.

La respuesta define, en gran medida, el estado de cosas tras la elección de alcaldes y gobernadores del último domingo. La primera radiografía de la política venezolana con participación completa de todas las oposiciones al gobierno de Nicolás Maduro dejó blanco sobre negro la crisis del antichavismo.

Adiós al mito de los “partidos grandes”

Hasta aquí, se sostenía que los partidos del llamado G4 (los que desconocieron a Maduro y abonaron en el terreno las estrategias destituyentes de la Casa Blanca contra Nicolás Maduro) eran los más grandes de la oposición venezolana. El 21N quedó claro que esto no es así.

Salvo en las victorias en el Zulia (Manuel Rosales de Un Nuevo Tiempo) y en Cojedes (Alberto Galíndez de Primero Justicia) y en el virtual empate en Barinas (Freddy Superlano de Voluntad Popular), los desempeños de los candidatos de ese sector opositor fueron más bien modestos. En algunos estados, incluso, fueron superados por los candidatos de la Alianza Democrática (los partidos que ya habían participado en las presidenciales en 2018 y en las parlamentarias de 2020). 

 Gob (@albertounidad) | Twitter
Alberto Galindez

Hay casos extremos, como el del secretario del partido Primero Justicia, Tomás Guanipa, que fracasó en su intento de llegar a la alcaldía de Caracas, quedando tercero, atrás de un dirigente local que se negó a declinar su candidatura.

La crisis de la oposición queda patente, incluso, en otra paradoja, los únicos tres vencedores son viejas caras de la política, que vuelven por más: Manuel Rosales ya había sido gobernador del Zulia entre 2000 y 2008; Alberto Galíndez dirigió Cojedes entre 1996 y 2000 y Morel Rodríguez en Nueva Esparta es el gobernador con más recorrido en la historia venezolana, ocupando el cargo por primera vez por designación presidencial hace 34 años. 

El llamado a participar no conmovió

Desde 2015 hasta ahora, el G4 se abrogaba ser propietario de todos los votos de los que faltaban a las urnas en diferentes turnos electorales. Se sabía que esto no era así, en principio, porque la merma de votos incluye también al Partido Socialista Unido de Venezuela y sus aliados. Pero a partir del 21N sabemos que los partidos grandes que no lo son además no cautivan a quienes decían dirigir. 

Los índices de abstención más altos del país el 21N (alrededor del 75%) se registran invariablemente en los sectores de municipios donde caló más hondo el llamado a las guarimbas (protestas violentas) en 2017 y las aventuras destituyentes de 2019 y 2020. Esos sectores no volvieron a las urnas.  

Esto lo sabe Juan Guaidó, a quien paradójicamente la elección que parecía sellar su defunción política le dio un poco de aire, al aparecer como el único referente que más o menos directamente llamó a no votar. De cualquier forma, su desgaste como presidente virtual parece ser un lastre del que difícilmente pueda escapar. 

¿Revocatorio o presidenciales 2024?

La boleta de la Mesa de la Unidad Democrática, partidos del G4, alcanzó algo más de 2 millones 100 mil votos. Si se suman todos los votos de oposición en este turno electoral, se llega casi a 4 millones y medio, contra algo más de 3 millones 950 mil del chavismo, todo esto en el marco de una participación de algo más del 40 por ciento del registro electoral. Sería en principio un piso auspicioso para, en el demasiado cercano 2022, intentar el proceso para la convocatoria de un referéndum revocatorio del mandato del presidente Maduro, alternativa que prevé la Constitución. 

Juan Guaidó, Leopoldo López, María Corina Machado y Henrique Capriles
Juan Guaidó, Leopoldo López, María Corina Machado y Henrique Capriles

Pero en política, no siempre dos más dos es cuatro. La convocatoria a un referéndum demandaría un importante esfuerzo de movilización de una parte de la población que -ahora se sabe- los políticos de la oposición variopinta ni conmueven ni dirigen. Además, el 21N dejó patente una crisis de liderazgo en la oposición que no resolvería una pregunta vital: aunque un revocatorio diera lugar a elecciones presidenciales anticipadas, ¿cómo garantizar que el chavismo no volvería a triunfar?

Para un intento serio de llegar al Palacio de Miraflores, la oposición debería desanudar un largo camino de construcción (o de imposición) de un liderazgo único al que, hoy por hoy, no se le ve la punta del ovillo. En rigor, para la otra opción, el turno electoral presidencial de 2024, necesitan resolver el mismo dilema. Una tarea bien compleja, en una oposición que hasta aquí ha sido un nido de víboras que invariablemente lleva a los suyos a ciclos de promesas mágicas y posteriores despechos paralizantes. 

Eso sí, para la aparición intempestiva de un liderazgo aglomerador la oposición cuenta con un aliado vital: la administración Biden que, se sabe, no reducirá la asfixia del bloqueo comercial y financiero sobre Venezuela. 

* Periodista argentino del equipo fundacional de Telesur. Corresponsal de HispanTV en Venezuela, editor de questiondigital.com. Analista asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE).

– – – – –

2.- ¿Arrasó el chavismo o ganando se perdió?

Cécil Gerardo Pérez

“Debemos consolidar el voto revolucionario duro y sobre todo, ganar el corazón y la Conciencia de quienes todavía dudan de las bondades de la vía venezolana hacia el socialismo”.

Hugo Chávez ( Líneas de Chávez. 29 de agosto 2010)

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) junto al Gran Polo Patriótico (GPP) acaban de obtener un resultado muy favorable, pues se logró el objetivo inicial que era ganar la mayor cantidad de gobernaciones y alcaldías pues se ganaron 21 de las 24 entidades federales (en realidad concejos municipales y consejos legislativos regionales ya son estructuras caducas que no inciden en nada en la sociedad, pero ese es otro tema).

Sin embargo, una cosa es lo logrado y otra es cómo se logró. Y no es que deseemos “aguar” la fiesta de la victoria, pero el Comando Político de la Revolución debe estar haciendo este tipo de análisis que resultan muy preocupantes, ya que la realidad real es que estamos asistiendo a una “despolitización” de la sociedad cuando Chávez insistía en la necesidad de la repolitización, a través de la Conciencia y elevar los niveles de participación política y social de nuestro pueblo.

Esto lo apreciamos en la abstención que ha caracterizado los últimos procesos electorales (en las elecciones a la ANC en 2017, la abstención fue de 58.5%, en las presidenciales del 2018, la abstención fue del 54%, en las parlamentarias nacionales del 2020, fue de 69% y en estas últimas regionales la participación apenas fue de un 41.80% del padrón electoral con lo que la abstención se ubica en un 58.20%) y también en la reducción de los votos absolutos de los partidos vinculados al proceso revolucionario (PSUV-GPP) que juntos han obtenido hasta ahora el PSUV 3 millones 530 mil votos y la sumatoria del GPP que apenas llegó a 446.192, en total 3 millones 976 mil 192 votos.

O sea, la menos votación obtenida en muchos años de proceso revolucionario. Tenemos entonces que las fuerzas opositoras en su conjunto (la derecha recalcitrante y la izquierda crítica) han superado claramente esa votación, con una diferencia de más de 700.000 votos por encima del partido gobernante y sus aliados. La oposición pierde fundamentalmente por ir desunida y no presentarse en un solo bloque como ocurrió en las elecciones a la AN en el 2015 cuando prácticamente arrasaron.

(Ejemplos como los de Apure, Bolívar, Guárico, Trujillo, Mérida y muchos otros estados así lo demuestran. En Lara el gobernador electo Adolfo Pereira debe agradecerle a Luis Florido que le quitó los votos a Henry Falcón con los que hubiese éste ganado fácilmente la gobernación. Así que “gracias señor Florido por los favores recibidos”.)

Y esta realidad llevada al plano del corto plazo puede complicar las cosas al proceso bolivariano si la oposición logra convocar el proceso del referéndum revocatorio presidencial, o si en las elecciones presidenciales del 2024 logra presentar una propuesta única.

Ahora, veamos como estado por estado, territorio por territorio, el chavismo redujo sensiblemente su votación tanto en términos absolutos numéricos como en términos relativos porcentuales:

1.- Guárico: 2017-: José Vásquez (PSUV) – 206.774 61 .77%. José Loreto – (OP) 124.826 37.29%

2021 : José Vásquez (PSUV) – 97.725 (47,07%). Octavio Orta (OP) 81.016 (39,02%) (-14.7%)

2.- Lara: 2017. Carmen Meléndez (PSUV) -.471.164 58.33% Henri Falcón 325.231 – 40. 27%

2021: Adolfo Pereira (PSUV) – 237.008 (45,91%). Henri Falcón (OP) 214.564 (41,56%) (-12.42%)

Polémica asunción del hermano de Hugo Chávez como gobernador de Barinas -  Infobae
Argenis Chávez

3.- Barinas. 2017: Argenis Chávez (PSUV) 184.961. 53.11%. Freddy Superlano (OP) 153.719- 44.14%

2021: Argenis Chávez (PSUV) 93.097 (37,05%). Freddy Superlano (OP) 92.424 (36.79%) (-16.06%)

4.- Apure: 2017: Ramón Carrizales (PSUV) 104.762 52.13%. José Montilla (OP) 63.898 31.79%

2021: Germán Piñate (PSUV) 64.601 (43,33%) Gian Luis Lippa (OP) 62.708 (42,06%) (-8.8%)

5.- Cojedes: 5.- 2017. Margaux Godoy (PSUV) 93.752 55.68%. Alberto Galíndez (OP) 71.900 42.71%

202 1: José Galíndez (OP) 64.171 (48,52%) Nosliw Rodríguez (PSUV) 49.023 (37,07%) (-18.61%)

6.- Falcón: 2017: Víctor Clark (PSUV) 224.091 52.44% Elíezer Sirit (OP) 187.713 43.93%

2021: Víctor Clark (PSUV): 125.674 (43,39%) Eliezer Sirit (OP) 96.803 (33,42%) (-9.05%)

: "Es complejo, pero tenemos que ponernos de acuerdo y  normalizar el país" - Monitoreamos
Héctor Rodríguez

7.- Miranda: 2017: Héctor Rodríguez (PSUV) 641.735 52.78% Carlos Ocariz (OP) 555.347 45.67%

2021: Héctor Rodríguez (PSUV) 396.192 (48,19%) David Uzcátegui (OP) 335.508 (40,81%) (-4.59%)

8.- Sucre:.- 2017. Edwin Rojas (PSUV) 236.669 59.79% Robert Alcalá (OP) 153.823 38.86%

2021: Gilberto Pinto (PSUV) 139.584 (46,71%) Ramón Martínez (OP) 93.563 (31,31%) (-13.08%)

9.- Táchira: 2017. Lady Gómez (OP) 324.541 63.27% Vielma Mora (PSUV) 181.605 35.41%

2021: Freddy Bernal (PSUV) 136.779 (41,03%). Laidy Gómez (OP) 133.925 (40,17%) (+5.62%)

10.- Trujillo: 2017: Rangel Silva (PSUV) 201.300 59.75%. Carlos González (OP) 127.168 37.74%

2021: Gerardo Márquez (PSUV) 101.136 (41,48%) Carlos González (OP) 68.848 (28,24%) (-18.27%)

11.- Yaracuy: 2017: Julio León (PSUV) 186.401 62.13% Luis Parra (OP) 106.679 35.56%

2021: Julio León (PSUV) 98.926 (45,89%) Biaggio Pilieri (OP) 68.317 (31,67%) (-16.24%)

12.- La Guaira: 2017: García Carneiro. (PSUV) 94.721 52.98%. José Olivares 81.472 45.57%

2021: José Alejandro Terán (PSUV) 75.681 (50,12%) José Manuel Olivares 63.446 (42,02%) (-2.86%)

13.- Amazonas: 2017: Miguel Rodríguez (PSUV) 40.549 60.09% Bernabé Gutierrez (OP) 20.972 31.08%

2021: Miguel Rodríguez (PSUV) 16.591 (40,16%) Maulinmer Maroa (OP) 10.790 (26,12%) (-19.93%)

Esposa de Motta Domínguez será la candidata del PSUV para Aragua
Karina Carpio

14.- Aragua: 2017: Rodolfo Marco Torres (PSUV) 422.381 57.02% Ismael García (OP) 292.090 39.43%

2021: Karina Carpio 243.393 (51,76%) Luis Eduardo Martínez 94.117 (20,02%) (-5.26%)

15.- Zulia:  2017: Caso particular. En Zulia Juan Guanipa (OP) obtuvo 700.755 51.35% y Arias Cárdenas (PSUV) obtuvo 646.617 47.38%. Guanipa no fue juramentado y se repitieron las elecciones en 2018. En estas ganó el candidato del PSUV Omar Prieto con el 52% de los votos.

En 2021 Manuel Rosales (OP) 505.059 (56,90%) Omar Prieto (PSUV) 319.864 (36,03%) (-15.97%)

Este resultado es altamente preocupante por lo que implica el estado Zulia en cuanto a territorialidad, contexto geopolítico, riqueza energética y productiva y por ser un estado fronterizo, donde están colocadas aspiraciones imperiales.

Antonio Cedeño: Mi formación socialcristiana me impide propiciar actos de  violencia — El Mercurio Web | Noticias, Información y Análisis
Antonio Cedeño

16.- Portuguesa: 2017: Rafael Calles (PSUV) 238.626 64.51% María Martínez (OP) 121.838 32.94%

2021: Antonio Cedeño (PSUV) 127.666 (45,78%) María Martínez Riera (OP) 56.015 (20,09%) (-18.73%)

17.- Nueva Esparta: 2017: Alfredo Díaz. (OP) 117.430 51.87% Carlos Mata (PSUV) 107.316 47.4%

2021: Morel Rodríguez (OP) 81.683 (42,56%) Dante Rivas (PSUV) 75.293 (39,23%) (-8.25%)

18.- Delta Amacuro: 2017: Lizeta Hernández (PSUV) 46.886 60.24% Larissa González (OP) 29.688 38.14%

2021: Lizeta Hernández (PSUV) 32.497 (59,95%) Felipe Gómez (OP) 12.988 (23,96%) (-0.29%)

19.- Bolívar: 2017: Justo Noguera (PSUV) 276.655 49.09% Andrés Velásquez 275.184 48.83%

2021: Ángel Marcano (PSUV) 147.219 (42,10%) Raúl Yusef (OP) 73.572 (21,04%) (-.6.99%)

20.- Carabobo: 2017: Rafael Lacava (PSUV) 486.654 52.75% Feo La Cruz (OP) 420.874 45.62%

2021: Rafael Lacava (PSUV): 333,919 54.84% Vincenzo Scarano: 148,679 24.43% (+2.09%)

21.- Bolívar: 2017.- Justo Noguera (PSUV) 276.655 49.09% Andrés Velásquez (OP) 275.184 48.83%

2021: Ángel Marcano (PSUV) 147.219 (42,10%) Raúl Yusef (OP) 73.572 (21,04%) (-6.99%)

22: Monagas: 2017: Yelitze Santaella (PSUV) 222.634 54.07%. Guillermo Call (OP) 180.477 43.83%

2021: Ernesto Luna (PSUV) 141.033 (45,59%) Pierre Maroun (OP) 125.793 (40,67%) (-8.48%)

23.- Mérida: 2017: Ramón Guevara (OP) 198.532 50.82% Jehyson Guzmán: (PSUV) 181.820 46.54%

Nombran primera ministra de Defensa en Venezuela - BBC News Mundo
Carmen Meléndez

2021: Jehyson Guzmán (PSUV) 106.645 (40,42%) Ramón Guevara (OP) 89.826 (34,05%) (-6.12%)

24. Alcaldía de Caracas (Municipio Libertador) 2017: Erika Farías (PSUV) 491.328 66,17%

2021: Carmen Meléndez (PSUV) 360.389 (58,93%) Antonio Ecarri (OP) 95.045 (15,54%) (-7.24%)

En síntesis

Allí están las realidades en los territorios. Lo de las alcaldías tiene una lectura similar y es lo que debe reflexionar profundamente tanto la dirigencia revolucionaria como la propia base chavista. Como plantea el analista Néstor Francia: “El PSUV ha ganado fortaleza institucional, más de la que ya tenía, al obtener la victoria en 21 de 24 entidades federales, Esto se debe más a la solidez de su aparato político que al apoyo popular, que se ve cada vez más mermado… Pero tal como afirma Fernando Rivero: “se evidencia un decrecimiento de la influencia del PSUV sobre amplios sectores de la sociedad, así como se mantiene la pérdida de apoyo popular al chavismo en general”….

En cuanto al PSUV, va siendo hora de que escuche con humildad y seriedad las voces críticas de quienes han sido sus aliados. No sólo se trata de mejorar la gestión económica y social, sino además de su forma de hacer política. La prepotencia, la soberbia, el sectarismo y la intolerancia de algunos de sus dirigentes le están haciendo mucho daño ¿Acaso es hora de recambios en la cúpula? Y en cuanto a la militancia, también tiene su cuota de responsabilidad. La obsecuencia y la conducta acrítica están haciendo igualmente peso para que el barco comience a zozobrar”.