Díaz Rangel: Dialógo incierto/ Stelling: Crisis de la política/ Britto: Juicio al Presidente

156

ven-dialogoEleazar Díaz Rangel-Últimas Noticias
Había escrito este comentario sobre la negativa de la oposición a participar en la reunión que debía celebrarse en Margarita con delegaciones de Gobierno y oposición ante la negativa de la MUD de asistir, pero inesperada e inexplicablemente, modifica su decisión y anuncia que sí estarán.

Tratándose de un hecho de alta significación política, con tantas partes interesadas como el Vaticano, tres ex presidentes, Unasur, la Unión Europea, y los venezolanos, incluidos sus partidarios, uno no entiende cómo la dirigencia de un grupo de partidos puede ser tan vacilante y tan cambiante para examinar su posición y decidir finalmente qué hacer. Me dirán que revela las contradicciones y divergencias entre ellos, pero también, seguramente, la menor o mayor influencia que factores externos a esas agrupaciones ejercen en sus decisiones.

El caso es que hoy (domingo 30) se instalará la primera reunión del diálogo hace tanto tiempo buscado. Honestamente, las expectativas positivas que tenía han desaparecido. Sospecho que las partes no van con real voluntad de hacer concesiones para alcanzar un mínimo de entendimiento y poder continuarlo. Y si una de las partes, como sería el Gobierno que tanto ha insistido en la promoción del diálogo, lleva hoy a Margarita esa voluntad, me temo que la otra no participa con igual disposición y, seguramente, sus propuestas serán inviables (como esas de convocar a elecciones generales adelantadas), para hacer fracasar esa reunión.

No debe sorprendernos, toda vez que la MUD asiste forzada por las circunstancias, no plenamente conocidas. Los hechos ocurridos recientemente, el estruendoso fracaso del paro del viernes, las amenazas opositoras de persistir en la violencia hasta el jueves 3, no muestran otra cosa que una línea que no es la de conversaciones, la de negociar, dialogar para encontrar soluciones, aportadas por ambas partes, que permitan algunos acuerdos. La posición de la MUD es tan intransigente que ni siquiera acepta que este encuentro de hoy pueda llamarse diálogo.

Habrá que confiar y tener todas las esperanzas en que el Espíritu Santo, que tan bien representado estará hoy con el enviado del papa Francisco en las tierras de la milagrosa Virgen del Valle, ayuden a juntar tan separadas posiciones. ¿Por qué no acercarlas en torno a los procesos de recolecta de firmas para el referendo revocatorio, por ejemplo? ¿O de los llamados presos políticos?

Sería una burla a un país que quiere paz, esperanzado en encontrarla en esa reunión, que se levantaran sin algunos acuerdos. Por eso es tan importante ese diálogo en Margarita, porque es la vía pacífica, civilizada, negociada, de llegar a entendimientos, con los que la gran ganadora será Venezuela.

Además

-Otra vez fallaron los pronósticos sobre el abastecimiento de cuatro productos alimenticios de primera necesidad en el fenecido mes de octubre… Los anaqueles siguen sin aceite, azúcar, pasta y harina precocidaristobulo-isturiz1-1140a. Creo que sigue siendo el principal problema de nuestra economía, al menos el que más siente la gente cada día.

-No fue el Tribunal Supremo de Justicia el que decidió sobre la nacionalidad venezolana de Nicolás Maduro, sino los organismos respectivos y autorizados de Colombia, que después de las averiguaciones correspondientes llegaron a esa conclusión y lo participaron a nuestro TSJ.

-¿Ustedes leyeron la declaración de la MUD afirmando que el paro había sido un éxito? ¿Y sabían que lo estuvieron discutiendo hasta las 7 pm del viernes, y que no se ponían de acuerdo sobre qué decir? ¿La verdad? ¿Reconocer el fracaso? Conscientes como estaban de que había sido un fracaso, pues en el mejor de los casos, en Caracas o en el interior, la consigna de paro la atendió 10% de los empresarios y trabajadores. Muy pocos se quedaron en sus casas, la inmensa mayoría se movilizó como todos los días. Por supuesto, al final se impuso la opinión de quienes sostuvieron que no se podía reconocer el fracaso. Aunque no salió ninguno de sus dirigentes a defender ante los medios esa opinión. Habrían quedado en ridículo.

Anexo

La crisis de la política

Maryclen Stelling | Punto de quiebre, de inflexión, de no retorno… términos que surgen para calificar el crítico momento político que se vive actualmente en Venezuela. Atrapado, dividido y escindido en dos fuerzas políticas, el país ha sido conducido a una encrucijada política aparentemente inevitable: el diálogo y/o la violencia.

A todos los miedos y angustias que aquejan a la ciudadanía, producto de la crítica situación del país, se incorpora un nuevo peligro: la violencia a la que parece conducirnos la “nueva fase de lucha” decretada recientemente por la dirigencia de la oposición. Infundir miedo mediante la amenaza de violencia es una estrategia muy rentable y, por lo tanto, tentadora en esta coyuntura política, en la que se requiere apoyo y movilización a cualquier precio, independientemente del fin que se persiga.

En una suerte de síndrome bipolar, se acuerda con el Gobierno iniciar el proceso de diálogo acompañado del enviado del Vaticano. En paralelo, la MUD ratifica que continuará con su estrategia dirigida a “sacar” al presidente Nicolás Maduro. Y a tal fin, se abocarán a “tres escenarios fundamentales”: la calle, la Asamblea Nacional y la comunidad internacional.

El diálogo sujeto a condiciones deviene en “un escenario más de nuestra lucha por la restitución del hilo constitucional y de la democracia en Venezuela”.

La estrategia de miedo y violencia se concreta a corto plazo en la Toma de Venezuela, juicio político al Presidente, huelga general de 12 horas el viernes 28, plazo hasta el 30 para que se anuncie la reactivación del revocatorio y, en caso negativo, marcha hasta Miraflores el 3 de noviembre; además de la continuación de las protestas para impedir que el diálogo se torne en “una estrategia para ganar tiempo”.

Una envalentonada oposición, aparentemente convencida de la debilidad del Gobierno, abre la puerta a salidas violentas. En estos juegos de guerra, la ciudadanía debe permanecer en espacios democráticos y no prestarse a manipulaciones. Y además, demandar al liderazgo político afrontar, más que la crisis política, la crisis de la política expresada en la bipolaridad, las estrategias de confrontación y la crisis de legitimidad.


Anexo 2

maduro lloraJuicio político al Presidente

Luis Britto García|

1

El Poder Legislativo está en conflicto con el Ejecutivo. Emperifollados con suntuosos trajes a la moda, los diputados oligarcas acuden para la sesión secreta en la que se proponen acabar con los demás poderes. El diputado José María de Rojas comienza a leer el proyecto de resolución. Propone: Primero: Iniciar el enjuiciamiento del Presidente para deponerlo “por las infracciones y abusos que haya cometido contra la Constitución y las leyes”. Segundo: Mudar la sede de la Asamblea a Puerto Cabello, bajo protección del jefe militar que apoya el pronunciamiento. Tercero: Crear un cuerpo paramilitar propio, encargado de hacer valer y ejecutar por sí mismo las disposiciones de la asamblea. El Legislativo se constituye así en Ejecutivo, en Judicial y en Fuerzas Armadas. Para que no falte nada, se autonombra como cancillería y envía al diputado Fermín Toro ante el embajador de Estados Unidos para solicitar la intervención.

2

En la Caracas de entonces -pues hablamos de la mañana del 24 de enero de 1848- todo se sabe, y gentes del pueblo se reúnen en la plaza de San Francisco, frente al Congreso que sesiona a puertas y ventanas cerradas. Custodia estas con fusiles la milicia paramilitar de los congresistas, al mando del rubio y condecorado coronel Smith. El ujier anuncia al doctor José Tomás Sanabria, secretario del Interior, quien llega con la difícil misión de explicarles a los diputados que no pueden destituir presidentes ni crear milicias paramilitares alegando que cuentan con el apoyo de algún caudillo del Ejército. El diputado conservador José María de Rojas saca un puñal que tenía escondido en el chaleco, lo pone en el cuello de Sanabria, le dice que está detenido y le ordena que haga venir a los demás ministros para que se entreguen también presos al poder que intenta usurpar todos los poderes.

3

Maduro cascoLos apacibles diputados oligarcas desenvainan dagas, pistolones y bastones de estoque y amenazan al secretario. Algo del alboroto se escucha tras las puertas y ventanas cerradas: el pueblo se enardece y pide que liberen a Sanabria. El flamante coronel Smith ordena a los paramilitares del Legislativo que disparen: varios hombres del pueblo caen muertos o heridos.

4

El pueblo, armado apenas con varas y bastones, acomete contra los paramilitares y los pone en fuga, abre los clausurados portones e irrumpe en el cónclave de los conspiradores. Estos trasponen de un salto el paso que separa lo sublime de lo ridículo. El diputado Antonio Sucre saca un pistolón y lo apunta contra Sanabria. “¡Toño, apunta para otro lado!”, le grita Rojas, sin quitar el cuchillo del cuello del ministro. Sucre dispara, sin acertar a ninguno de los dos, y echa a correr. Siguen hechos que cambian el destino de Venezuela.