Afganistán: derrota prevista del imperialismo

113

Tariq Ali|

La caída de Kabul ante los talibanes el 15 de agosto es una gran derrota política e ideológica para el imperio estadunidense. Los atestados helicópteros que transportaban a los funcionarios de la embajada de EU al aeropuerto de Kabul recordaban escenas en Saigón, ahora Ciudad Ho Chi Minh, en abril de 1975. La velocidad con que las fuerzas talibanes invadieron el país fue impresionante; notable perspicacia estratégica. Una ofensiva de una semana terminó triunfante en Kabul. El ejército afgano de 300 mil hombres se derrumbó.

Muchos se negaron a pelear. De hecho, miles acudieron a los talibanes, quienes inmediatamente exigieron la rendición incondicional del gobierno títere. El presidente Ashraf Ghani, uno de los favoritos de los medios estadunidenses, huyó del país y buscó refugio en Omán. La bandera del emirato revivido ahora ondea sobre su palacio presidencial. De alguna manera, la analogía más

cercana no es Saigón, sino el Sudán del siglo XIX, cuando las fuerzas del Mahdi invadieron Jartum y martirizaron al general Gordon. William Morris celebró la victoria del Mahdi como un revés para el imperio británico. Aun así, mientras los insurgentes sudaneses mataron a toda una guarnición, Kabul cambió de manos con poco derramamiento de sangre. Los talibanes ni siquiera intentaron apoderarse de la embajada de EU, y mucho menos atacar a su personal.

El aniversario 20 de la guerra contra el terrorismo terminó así en una derrota predecible para EU, la OTAN y otros que se han sumado a la ola. Sin embargo, teniendo en cuenta las políticas de los talibanes –he sido un crítico severo durante muchos años– no se puede negar su logro. En un momento en que EU destruyó un país árabe tras otro, no surgió ninguna resistencia que pudiera desafiar a los ocupantes. Esa derrota bien podría ser un punto de inflexión. Por eso los políticos europeos se quejan. Apoyaron sin reservas a EU en Afganistán y sufrieron humillaciones, ninguna más que Gran Bretaña.

Biden se quedó sin opción. EU anunció que se retiraría de Afganistán en septiembre de 2021 sin cumplir ninguno de sus objetivos liberacionistas: libertad y democracia, igualdad de derechos para las mujeres y la destrucción de los talibanes. Aunque puede estar invicto militarmente, las lágrimas derramadas por los liberales amargados confirman el alcance más profundo de su pérdida. Frederick Kagan ( NYT) y Gideon Rachman ( FT) creen que la retirada debió retrasarse para mantener a los talibanes bajo control.

Pero Biden simplemente estaba ratificando el proceso de paz iniciado por Trump, con apoyo del Pentágono, que vio un acuerdo alcanzado en febrero de 2020 en presencia de EU, los talibanes, India, China y Pakistán. El sistema de seguridad estadunidense sabía que la invasión había fracasado: los talibanes no podían ser sometidos, no importa cuánto haya permanecido. La idea de que la apresurada retirada de Biden fortaleció a los militantes es una tontería.

El hecho es que, en 20 años, EU no logró construir nada que pudiera redimir su misión. La zona verde brillantemente iluminada siempre estaba rodeada por una oscuridad que los zoners no podían entender. En uno de los países más pobres del mundo, se gastaron miles de millones anualmente en cuarteles de aire acondicionado que albergaban a soldados y oficiales estadunidenses, mientras la comida y la ropa se transportaban regularmente desde las bases en Qatar, Arabia Saudita y Kuwait.

No sorprendió que un enorme barrio pobre creciera en las afueras de Kabul, mientras los pobres buscaban cualquier cosa en la basura. Los bajos salarios pagados a los servicios de seguridad afganos no lograron convencerlos de luchar contra sus compatriotas.

Ésta era la miserable realidad de la intervención humanitaria. Si bien hay crédito donde se debe dar crédito: el país ha sido testigo de un enorme aumento de las exportaciones. Durante los años de los talibanes, se siguió de cerca la producción de opio. Desde la invasión estadounidense, aumentó drásticamente y ahora representa 90 por ciento del mercado mundial de heroína, lo que hace que uno se pregunte si este prolongado conflicto debería verse, al menos parcialmente, como una nueva guerra del opio. Se obtuvieron billones de dólares en ganancias y se dividieron entre los sectores afganos que sirvieron a la ocupación.

A los oficiales occidentales se les pagó generosamente para permitir el comercio. Uno de cada 10 jóvenes afganos es ahora opiómano.

La situación de la mujer no ha cambiado mucho. Hubo poco progreso social fuera de la zona verde infestada de ONG. Una de las principales feministas del país en el exilio señaló que las afganas tenían tres enemigos: la ocupación occidental, los talibanes y la Alianza del Norte. Con la partida de EU, dijo, tendrán dos.

Pese a las solicitudes de periodistas y activistas, no se han publicado cifras confiables sobre la industria del trabajo sexual que ha crecido para servir a los ejércitos ocupantes. Tampoco hay estadísticas fiables sobre violaciones, aunque los soldados estadOunidenses utilizan con frecuencia la violencia sexual contra el presunto terrorismo, violan a civiles afganos y dan luz verde al abuso infantil por las milicias aliadas.

Más de 775 mil soldados estadounidenses han luchado en Afganistán desde 2001. De ellos, 2 mil 448 murieron, junto con casi 4 mil contratistas estadounidenses. Unos 20 mil 589 resultaron heridos en acción, según el Departamento de Defensa. La cifra de víctimas afganas es difícil de calcular; no se cuentan las muertes enemigas que incluyen a civiles.

Carl Conetta, del Defense Alternatives Project, estimó que entre 4 mil 200 y 4 mil 500 civiles murieron a mediados de enero de 2002 tras el ataque estadunidense, tanto directamente como víctimas de la campaña de bombardeos aéreos como indirectamente en la crisis humanitaria que siguió. En 2021, Associated Press informó que 47 mil 245 civiles murieron por la ocupación. Activistas de derechos civiles afganos puntualizaron: 100 mil.

Se puso mucho énfasis en la edad promedio de la población de Afganistán: 18 años, de una masa de 40 millones. Por sí solo, esto no significa nada. Pero existe la esperanza de que los jóvenes afganos luchen por una vida mejor después de 40 años de conflicto. Para las mujeres afganas, la lucha no ha terminado, incluso si sólo queda un enemigo.

En Gran Bretaña y en otros lugares, todos los que quieran seguir luchando deben centrarse en los refugiados que pronto llamarán a las puertas de la OTAN. Al menos, el refugio es lo que Occidente les debe: una pequeña reparación por una guerra innecesaria.

*Escritor y activista anglopaquistaní. Artículo resumido. El original fue publicado en New Left Review

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ANEXO

Ilusiones seductoras: escenas del largo descenso de Afganistán

David Ignatius-Washington Post

La caída de Afganistán ante los talibanes fue como ver el colapso de las torres gemelas. En un instante, el edificio se derrumbó en un montón de escombros.

Pero no sucedió rápidamente, en realidad. La estructura del gobierno de Kabul se ha estado pudriendo desde adentro durante los 20 años de la guerra de Estados Unidos. Y cada comandante estadounidense conocía su debilidad. Se preocuparon por la corrupción y la incompetencia del gobierno, idearon estrategias elaboradas para solucionarlo, siguieron convenciéndose de que estaban progresando. La esperanza no es una estrategia, como todo comandante sabe. En este caso, lo fue.Estados Unidos: Biden retirará todas las tropas de Afganistán el 11 de septiembre | Internacional | EL PAÍS

Con demasiada frecuencia, los generales trajeron consigo a los medios de comunicación en este ejercicio de autoengaño. Mirando hacia atrás más de una docena de años de mis propios informes desde Afganistán, ese es un reconocimiento doloroso. Estas columnas a menudo expresaban escepticismo sobre la empresa más grande, pero seguían registrando, año tras año, las ambiciones de éxito de los generales. No fue tanto una gran mentira como una serie de pequeñas burbujas de falso optimismo.

Cuando los políticos escépticos cuestionaron la estrategia, altos líderes militares acudieron a amigos en el Congreso, como el senador John McCain (republicano por Arizona). “Durante esos años, algunos líderes políticos de alto nivel consideraban que las fuerzas armadas impulsaban una agenda, en lugar de actuar en privado”, dijo el general retirado Joseph F. Dunford Jr., ex presidente del Estado Mayor Conjunto y ex comandante de fuerzas de la coalición en Afganistán, me dijo en una entrevista esta semana. “Nuestra profesión perdió el rumbo durante unos años y nuestras voces llegaron a ser vistas como parte de la cacofonía de intereses especiales”.

La parte extraña es que la victoria militar nunca fue realmente el objetivo de Estados Unidos. Jugábamos por un empate, un punto muerto que debilitó a los talibanes lo suficiente como para que aceptaran una solución diplomática. Comenzamos a tratar de negociar con los talibanes en 2009, cuando el legendario Richard C. Holbrooke era el enviado especial, y dos años más tarde se estaban llevando a cabo conversaciones serias con su sucesor, Marc Grossman.

El presidente Barack Obama anunció el fin oficial de la misión de combate de Estados Unidos en 2014 , pero continuó. El presidente Donald Trump intentó brevemente ganar, esperando que el enorme artefacto explosivo conocido como la ” madre de todas las bombas ” intimidara a los talibanes.

Afganistán: retiro de tropas de EE. UU. genera incertidumbre | Política |  DW | 15.04.2021Cuando no fue así, se rindió e hizo que su enviado Zalmay Khalilzad negociara un acuerdo de paz. Trump estaba demasiado preocupado por los riesgos como para retirar a las tropas, pero el presidente Biden, que tenía dudas sobre la misión en Afganistán, rechazó el consejo de sus asesores y lo desconectó. Las tropas de combate estadounidenses finalmente se fueron, y en seis semanas, la torre de la ilusión se derrumbó.

Biden está siendo desollado tanto por su decisión como por su ejecución descuidada. Muchos de nosotros habíamos advertido que al retirar la pequeña fuerza restante demasiado rápido, sin un plan de transición, estaba imprudentemente poniendo fin a una póliza de seguro de bajo costo contra el desastre que se estaba desarrollando. Biden es dueño de la decisión final, para bien o para mal.

Pero la dura verdad es que este fracaso es compartido por una generación de comandantes militares y formuladores de políticas, que permitieron que los éxitos tácticos ocasionales en una misión antiterrorista se convirtieran en un sustituto de una estrategia que nunca lo fue. Y fue sutilmente instigado por periodistas que se rascaban la cabeza preguntándose si funcionaría, pero dejaron que los altos funcionarios continuaran con su pensamiento mágico.