Los 28 objetivos de Trump en su visita al triángulo de las religiones semíticas
Nazanín Armanian|
Da igual que Arabia Saudí, Israel y el Vaticano no representen ni a los fieles del Islam, el judaísmo y el cristianismo ni a dichos credos, pero han sido los primeros destinos de Trump como presidente para:

1.Utilizar la caduca farsa de la “alianza de religiones” contra la otra farsa, el terrorismo islámico, pretende justificar la pseudo doctrina de Choque de Civilizaciones, una cortina de humo para ocultar el principal problema de la humanidad, que es el terrorismo del hambre, fruto del capitalismo, que asesina cada día a decenas de miles de personas sin importarle su credo.

Los otros objetivos del equipo de Trump en realizar dichos viajes han sido:
2.Otorgar relevancia a un Trump rechazado a nivel mundial. Los últimos presidentes realizaron su primer viaje a los países vecinos.

3.Reducir la presión sobre Trump, que está acusado de poner en peligro la seguridad nacional, con logros comerciales y militares en Oriente Próximo, y así sobornar a las compañías petrolíferas y militares que controlan las dos cámaras.

EEUU vuelve a abrazar a Arabia Saudi

No es ninguna casualidad que la visita de Trump y su séquito a Riad se programase para el 19 de mayo, el día de las elecciones presidenciales de Irán, con el fin de influir en sus resultados. Entre otros objetivos, la administración Trump buscaba:

4.Imitar a Obama, quien acudió a la sede de los Hermanos Musulmanes en Egipto, para pronunciar un discurso con varias letras pequeñas.

5.Mostrar que no es islamófobo, algo que ya sabíamos: él es aporófobo. Expulsa a los pobres, sean mexicanos, árabes o indios, que no a sus élites mafiosas.

6.Revitalizar las alianzas tradicionales en la región, debilitadas en la era de Obama, y prometer a las élites sunitas del Golfo Pérsico que su estabilidad estaba asegurada.

7.Recuperar la estrategia tradicional de EEUU de apoyar la estabilidad de las monarquías árabes (que también mantienen, a golpe de sus dólares, el orden en Jordania, Egipto y Pakistán) para mantener el actual mapa global de las rutas comerciales de la región. Apoyar el Islam político (siempre de derecha y fundamentalista) forma parte de esta política.

8.Hacer negocios: mil millones de dólares, saqueados de las arcas públicas de Arabia, para crear miles de puestos de trabajo en las empresas de armas de EEUU. Manchados de sangre de los yemeníes, sirios o iraquíes, entre otros pueblos. Los misiles que fabriquen apuntarán a Irán. Así acabará también con las voces críticas con Arabia Saudi en las filas del Partido Demócrata.

9.Conseguir cien millones de dólares para el negocio de mujeres emprendedoras de Ivanka Trump en el Fondo Monetario Internacional, así como consolidar los negocios propios de Trump, como un complejo hotelero. La prensa revela que desde el anuncio de su candidatura, Trump ha creado al menos 46 nuevas empresas.

10.Expulsar a Rusia del negocio de armas con Arabia, que mostraba interés por los misiles tácticos Iskandar rusos.

11.Exhibir la fuerte presencia militar de EEUU en el Golfo Pérsico, algo reducido en la era de Obama por su prioridad de contener a China.

12.Aumentar el peso de Arabia Saudi en la región en perjuicio de Irán y Turquía, países difíciles de domar.

13.Conseguir que los wahabíes saudíes, algo menospreciados por Obama, suavicen sus ataques verbales a EEUU.

14.Acercar a los líderes árabes a Israel, a partir de una alianza tácita contra Irán, nombre del país más repetido en la cumbre. ¡Ni una mención a Palestina! Trump ha puesto los cimientos materiales de una gran guerra chiita-sunita de los 55 países sunitas presentes en el encuentro contra Irán, construyendo la OTAN árabe. Así, serán los jeques quienes financien las guerras de EEUU en la región.

15.Consolar a la Casa Saud por haber sido objeto de los ataques del Trump candidato por varias razones: no acoger a los refugiados sirios, donar millones de dólares a la Fundación Clinton, pretender que EEUU le hiciera el trabajo sucio en Siria, volar las Torres Gemelas (como afirmaba la CIA), tener a mujeres esclavizadas y matar a los gays.

16.Pasar un rato divertido, riéndose de la audiencia que escuchaba las patrañas de ser aliados en la lucha antiterrorista, siendo ambos patrocinadores del yihadismo desde 1978. La misma CIA condecoró con la medalla George Tenet al príncipe heredero Saudi Mohammed por su lucha contra el terror. Otra cosa es pretender neutralizar al sector antioccidental (que no antiimperialista) de la Casa.

17.Ignorar y desactivar la Ley de Justicia contra los Patrocinadores del Terrorismo que denuncia a Arabia Saudi por el 11-S, que el propio Trump defendía cuando era candidato, o sea que el terrorismo islámico no es fruto de la exclusión de los musulmanes.

18.Mostrar el poder de convocatoria del rey Salman, que reunió a unos 50 jefes de Estado musulmanes en Riad para recibir a Trump, y así justificar esta infame alianza con un peso pesado.

19.Sabotear los intentos de Irán de reconciliarse con Arabia Saudí, empujándoles a una terrible guerra.

20.Construir una nueva alianza entre EEUU, los Estados sunitas (árabes, turcos, paquistaníes, etc) e Israel contra Irán, gran rival geopolítico, al que declararon “el mayor patrocinador del terrorismo mundial”.

21.Regalar una carta verde a los saudíes para entrar en una guerra con Irán, a pesar de que puede terminar con la propia existencia de Arabia Saudí.

Luna de Miel con Israel

En el 50 aniversario de la ocupación de Palestina, y en medio de una huelga de hambre de cientos de presos políticos palestinos en cárceles israelíes, el presidente de EEUU pisaba Israel para:

22.Reparar los daños asestados por Obama a la extemaderecha judía al no destruir Irán y encima firmar el acuerdo nuclear con el gran rival en la zona. Y eso a pesar de que Obama concedió a Israel la ayuda más grande de la historia de EEUU (38.000 millones de dólares), apoyó todas sus agresiones a Gaza y no reconoció el Estado palestino por la ONU. Pero, si unos 130 países ya han reconocido el Estado palestino, ¿a qué esperan para fundarlo? ¡Si Lenin estuviera ahora en Palestina!

23.Fingir que busca el acuerdo final de paz entre palestinos e israelíes, cuando no tienen ningún plan propio. EEUU no puede mediar en este conflicto ya que no es imparcial: nunca ha presionado a Israel para que respete los acuerdos internacionales al respecto. Es posible que eche mano de la propuesta de la Liga Árabe de 2002 de reconocer un Estado palestino con Jerusalén oriental como capital a cambio de que los países árabes reconozcan a Israel. Aunque por la naturaleza imperialista de este país, también este plan de paz será archivado.. Por lo que EEUU continuará con la pantomima de negociaciones de paz para que Israel siga ampliando los asentamientos (3.000 más desde la toma del poder de Trump) y se dedicará a gestionar el conflicto.

24.Introducir, en realidad, el factor incertidumbre en las relaciones de EEUU con Israel y Palestina: ha retrocedido de la promesa de reconocer Jerusalén como la capital indivisible de Israel, petición aprobada por el Congreso en 1995, pero a la que los presidentes de EEUU, cada seis meses, han tendido que firmar la renuncia, retrasando el traslado por “razones de seguridad nacional”. La visita de Trump ha tenido lugar antes del 1 de junio, fecha en que toca volver a firmarla. No quería mayor tensión en las relaciones.

25.Echar una mano a Netanyahu, ahora que está acusado de fraude y soborno. Los gazatíes deben prepararse para un nuevo ataque de Israel, que suele utilizar la cortina de humo de las bombas para desviar las miradas de los trapos sucios internos.

26.Trump presionó a Abás para hacer más concesiones por la paz, como abandonar la violencia, eliminar la imagen negativa de Israel en los libros de texto y cortar la ayuda a los familiares de los presos palestinos en cárceles israelíes. Mientras, no pide lo mismo a Israel: que deje de matar a los palestinos, de derruir sus casas o de arrancar sus olivos.

27.Seguir cooperando en el desmantelamiento y la balcanización de los países grandes de la zona, como lo han hecho en Sudán, Irak, Yemen o Siria, y están decididos en convertir a Irán en el próximo.

El Vaticano como el poder blando de Occidente

Obviamente, un Papa goza de más prestigio internacional que un presidente de EEUU. No en vano, George Bush visitó el Vaticano en seis ocasiones para conseguir su apoyo y Obama, en dos. En su encuentro con Francisco, dijo que iba a hablar de “la pobreza y la desigualdad”. Vale, hablar no hace daño a los ricos. El nuevo presidente de EEUU se ha apresurado hacerse una foto con Francisco, por:

28.Conseguir la legitimidad de un Papa carismático que le tachó de “no cristiano” por querer levantar muros contra los inmigrantes, que no puentes. Pero Bergoglio muestra una profunda incoherencia estrechando la mano de un magnate que ha comprado el poder político y presume de ser belicista, aporófobo, misógino y va a robar las pocas conquistas sociales de los trabajadores de EEUU, queriendo privatizar hasta los servicios sociales. Su asalto es de tal magnitud que algunos clérigos católicos estadounidense están dando prioridad a la justicia económica y los derechos de los inmigrantes antes que ir contra el aborto.

“Si usted es el Papa del pueblo en EEUU, entonces tiene un problema cuando la misma gente vota a Trump”, advierte el analista Iacopo Scaramuzzi. Ronald Reagan y Juan Pablo II se unieron para luchar contra el “comunismo ateo”, ¿cuál es el papel de Francisco en el diseño estadounidense del mundo?

Trump de visita en la casa del mal

Guadi Calvo |La crisis abierta por la expulsión del directo del FBI James Comey, que investigaba las posibles conexiones de miembros del equipo de campaña de Trump con Rusia, y la cobertura por parte del presidente a su ex-asesor de seguridad Michael Flynn, quien acaba de negarse a rendir cuentas frente al senado; y la designación, por parte del Departamento de Justicia, de Robert Mueller, exdirector del FBI y aliado de Comey, como fiscal especial para continuar con las investigaciones de Comey, sin duda alteran al presidente más que el atasco de muchas de sus medias en el Congreso, lo que prácticamente tiene paralizado al Ejecutivo norteamericano y lo que hace que el “Trump impeachment” suene otra vez con demasiada fuerza, para un mandatario que apenas tiene cinco meses en el poder y le falta la friolera de 1300 días para finalizar su administración.

Para Trump las banderas estadounidenses y saudíes, los carteles con su imagen, dándole la bienvenida, las fanfarrias sonando y los jets sobrevolando con estelas rojas, blancas y azules, como fue su llegada a Riad, contrasta mucho con el último y gélido recibimiento a su antecesor Barak Obama; habrá sido una gratificación deseada y, mucho más, si tanto jolgorio terminó coronado con un cheque de más de 110 mil millones de dólares que el reino wahabita le extenderá por la compra de armamento para “contrapesar” en la región la preponderancia que ha tomado Irán desde los acuerdo nucleares con Estados Unidos en 2015. Además se ha acordado que en los siguientes diez años, el reino comprará por valor de otros 250 mil millones, según el anuncio del ministro saudí de Relaciones Exteriores, Adel al-Jubeir, y el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, lo que le hizo exclamar a Trump: “Jobs, jobs, jobs”. Quizás con esto pueda anotarse un primer tanto en su hasta ahora negativa administración.

Como contrapartida, diecinueve empresas norteamericanas, entre ellas General Electric, Citibank y Boeing, invertirán en Arabia Saudita, lo que incluye la construcción de 150 helicópteros Black Hawk.

Sin duda, la primera parte de la gira de Donald Trump podríamos catalogarla como crónica de un éxito anunciado, ya que a nadie se le puede pasar por alto -más allá de la millonada de dólares que ha conseguido en sólo un par de horas en el reino saudita- la fuerte carga simbólica que representa que en nuevo presidente estadounidense disponga que su primera visita oficial sea al rey Salman, en el momento que ambos gobernantes necesitaban un “éxito”. Trump por todo lo expuesto más arriba; Salman por lo que significó la decadencia de las relaciones sauditas-norteamericanas durante los ocho años de Obama, y por encontrarse el reino envuelto en una fuerte crisis financiera, además de enlodado hasta las cejas en Yemen.

Lo que iba a ser una guerra que significaría poco más que un paseo triunfal para Riad, ya lleva más de dos años de lucha, habiéndole causado a toda la infraestructura yemení daños demoledores, provocado cerca de 15 mil muertos, millones de desplazados, un principio de hambruna que afectara a 20 millones de personas y una incipiente epidemia de cólera, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) posiblemente infecte entre 200 y 300 mil personas. Según los últimos datos, los afectados ya son 16 mil personas, de las que murieron 500. Si a esto se suma que UNICEF ubica en 70 por ciento a los yemeníes necesitan ayuda humanitaria, la guerra tiene un trágico sabor a derrota para el reino wahabbita.

Trump en Arabia Saudita tuvo un encuentro con los poderosos países del Consejo de Cooperación del Golfo –Arabia Saudita, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Qatar y Omán-, todos ellos insospechados sostenedores del terrorismo integrista de al-Qaeda y el Daesh.

Próximas escalas

Donald Trump, tras abandonar el reino wahabita, viaja a Israel, donde todo debería trascurrir con tranquilidad, ya que la alianza Trump con el enclave sionista está avalada, no sólo por la tradicional relación del lobby judío de Nueva York con la Casa Blanca, sino además por la promesa de campaña del magnate de instalar la embajada norteamericana en Jerusalén, dándole así de hecho a Jerusalén (al-Quds, el tercer lugar santo del Islam), status de capital israelí. Además, Trump lleva en su comitiva nada menos que al esposo de su hija mayor y principal asesora, Jared Kushner, un consumado sionista. El matrimonio debió solicitar un permiso especial de un rabino para poder volar en el sabbat, el día sagrado de los judíos ya que Ivanka debió convertirse al judaísmo para poder casarse en 2009.

Jared además cuenta con el “honor” de ser amigo personal de Benjamín Netanyahu, por lo que sería sumamente extraño que algo pudiera salir mal.

El pacto nuclear firmado por Obama con Irán ha sido la piedra del escándalo, tanto por parte de Riad como de Tel Aviv. La diatriba que viene sosteniendo Trump contra dicho acuerdo nuclear y el levantamiento de sanciones sin duda ha sonado como música celestial para Salman y Netanyahu, que esperan un cambio de rumbo en la Casa Blanca con nuevas sanciones e intervenciones armadas contra Siria e Irán, los grandes enemigos de la alianza sionista-wahabita, tal como sucedió con el ataque como misiles Tomahwaks contra la base militar del ejército sirio de al-Shairat, el 7 de abril pasado.

Nunca sabremos cuánto de casual ha sido que el viaje de Trump haya coincidido con las elecciones presidenciales en Irán, donde se ha vuelto a imponer el sheik Hasan Rohani, un moderado que ya ha mostrado sus intenciones pacifistas.

Ya en Europa, después de Palestina -su última escala en Medio Oriente-, Trump tendrá una entrevista con el Papa Francisco, donde se espera no se produzcan grandes cuestiones, ya que sin duda éste será un primer round de dos pesos pesado que sólo intentarán medirse.

US President Donald Trump (C-L), Saudi Arabia’s King Salman bin Abdulaziz al-Saud (C-R), Jordan’s King Abdullah II (3-R), Egyptian President Abdel Fattah al-Sisi (2-R) and other officials pose for a group photo during the Arabic Islamic American Summit at the King Abdulaziz Conference Center in Riyadh on May 21, 2017. / AFP / MANDEL NGAN

La gira de Trump tendrá una escala fundamental en Bruselas, donde el presidente estadounidense pondrá orden con los líderes de la OTAN, planteando sus políticas sobre los lugares donde la OTAN junto a los Estados Unidos tienen cuentas pendiente: Libia, Irak, Afganistán, Somalia y, como gran incógnita, Siria. Además, Trump estará muy interesado en discutir el tema de las aportaciones de los países miembros, como también lo plateó en su campaña.

El viaje se cerrará en Italia, en Sicilia, en una cumbre del G7 donde mostrará músculo. El “America first, America first” se convertirá en el gran hit de la reunión. También se discutirán cuestiones como su diferencia con el Acuerdo de París sobre cambio climático y el tratado nuclear con Irán, en el que participan todas las grandes potencias.

Trump retornará a Estados Unidos cargado de recuerdos, condecoraciones y propuestas, pero fundamentalmente de dudas, intentando saber si ha sido su primera gira presidencial o la última.

*Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*