Otra vez la OEA

Eleazar Díaz Rangel-UN | “Con la OEA o sin la OEA ganaremos la pelea”, fue una consigna de la izquierda en América Latina que se voceó mucho en los años sesenta; nació en Cuba después que en Montevideo, en 1962, la expulsaron de ese organismo, a petición del gobierno de Rómulo Betancourt que la acusó de interferir en los asuntos internos de Venezuela; otra resolución de 1964 estableció la ruptura de relaciones, aprobada con los votos en contra de México, Chile, Bolivia y Uruguay. La decisión de expulsión se tomó en la

Conferencia de Costa Rica, y causó la renuncia del ministro de Relaciones Exteriores, Ignacio Luis Arcaya, a quien desde entonces se le llamó el “Canciller de la Dignidad”.

También por petición de Venezuela fue expulsada la República Dominicana, cuyo dictador, “Chapita” Trujillo, estuvo involucrado en el atentado contra Betancourt en Los Próceres, el 24 de junio de 1960.

Salvo un desacuerdo en 1975 con el Acta de Comercio favorable a EEUU, la OEA nunca tuvo una posición que confrontara con la política de EEUU, razón por la cual se le llamó “ministerio de colonias” de Washington, y su patio trasero. Eran los años de dependencia de todos los países latinoamericanos, incluidos los más grandes como Brasil, Argentina y México, respecto los mandatos de Washington.

Por lo menos unos 100 golpes de estado hubo en la región desde su fundación en 1948 sin que la OEA levantara su voz de protesta; esa política la inauguró en 1954 cuando en Caracas, en una de sus Conferencias Interamericanas, dirigida por Foster Dulles, y celebrada en el Aula Magna, denunciaron a Guatemala como un régimen comunista y poco después fue derrocado el gobierno legítimo del presidente Jacobo Arbenz, fue el primer golpe auspiciado por la OEA. Tampoco lo hizo después de las invasiones de marines estadounidenses a países como República Dominicana o Panamá, y, apoyó la agresión a Cuba en 1961.

¿Cuándo se producen cambios significativos en sus decisiones? Se hizo necesario que un hombre como Hugo Chávez llegara al poder, y con él y estimulados por su palabra y por su acción, se produjeran otros cambios en Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador, Uruguay, se consolidara en Nicaragua, y que igualmente avanzaran los procesos de integración y unidad continental, que en buena parte él promovió.

Es la época de la creación de Unasur, Petrocaribe, Alba, Celac, que estaba destinada a ser el reemplazo de la OEA, de Caricom y otros organismos regionales y subregionales, todos formados con la oposición abierta o no, de EEUU, incluida la novísima Asociación de Estados del Caribe.

Y como era lógico suponer, tales cambios regionales, la pérdida de influencia de Washington, empezaron a expresarse en la OEA. Ya no seguía siendo la misma. Por primera vez Estados Unidos comenzaba a perder votaciones. Se hizo acción la palabra de Fidel Castro: “Estados Unidos es ya una gran comunidad; los pueblos de América Latina y del Caribe tienen por delante la tarea histórica de formarla suya como condición inexcusable de libertad, desarrollo y supervivencia. Y eso no podrá lograrse jamás en indigna mescolanza con Estados Unidos” (28-sep-1974).

Desafortunadamente los avances duraron poco. La derecha continental unió esfuerzos y sus enormes recursos, con los grandes medios y las agencias informativas transnacionales a su servicio. Hubo importantes retrocesos políticos, con las derrotas en Brasil y Argentina que están teniendo expresión en la OEA. Lo que ha significado un retroceso a los peores años de sumisión. Sin embargo, nunca como ahora su Secretaría General había tenido una conducta más abyecta, ruin, despreciable, rastrera, entreguista e infame.

 


Anexo1

Hoy el problema no es la OEA, es Almagro

Sergio Rodríguez Gelfenstein|P ara nadie es un secreto la historia criminal que exhibe la Organización de Estados Americanos (OEA) en su prontuario, con ello dio continuidad al accionar que gestó Estados Unidos a partir de la idea panamericana que tuvo en la Doctrina Monroe su Alma Mater y que ocasionó la inmediata, certera y preclara denuncia del Libertador Simón Bolívar, tan solo un año después de su proclamación en 1823.

No voy a aburrir al lector con la larga lista de intervenciones militares e invasiones de Estados Unidos en sus más de 200 años de vida, siempre apoyado por los gobiernos oligárquicos de la región, que usurparon la Independencia a favor de sus mezquinos intereses.

El fin de la segunda guerra mundial devino en la creación de un sistema multilateral que debía prevenir una nueva hecatombe planetaria. Los triunfadores en la conflagración diseñaron un orden internacional acorde a sus intereses. Todos aceptaron que Estados Unidos era el amo del hemisferio occidental y no hubo cortapisas para que la Organización de Naciones Unidas (ONU), tuviera un referente regional que iba a ser diseñado por la potencia del norte y los gobiernos del sur, subordinados a sus intereses. Así surgió el instrumento militar de dominación: el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) en 1947, y su contraparte (la OEA en 1948)  que permitiría darle legitimidad política a los desmanes y tropelías que se habrían de ejecutar bajo el amparo del anterior. Ahora, se trataba de tener gobiernos serviles que lo sostuvieran y secretarios generales abyectos que se prestaran a poner la cara cuando a Estados Unidos se le ocurría un nuevo atropello.

Todo marchó bien hasta el triunfo de la Revolución Cubana en 1959, que puso en entredicho todo el entramado panamericano, cuestionando sus propias bases de sustentación. El apoyo de Estados Unidos a Gran Bretaña durante la Guerra de las Malvinas en 1982, terminó de echar por la borda cualquier atisbo de credibilidad que todavía podía tener este engendro imperial.

El paradigma que se decía defender era la democracia, pero, ¿qué democracia? La Carta de la OEA lo dice claramente en su artículo 2, enciso b, “Promover y consolidar la democracia representativa dentro del respeto al principio de no intervención”. Lo anteriormente expuesto es prueba fehaciente que la OEA tiene lo que hoy se llamaría “una falla de origen”. La suposición es que el principio de representación constituye el elemento central de lo que Guy Hermet llama “democracia instituida o sustancial”, para diferenciarla de la “democracia utópica o democracia perfecta”. Esta “pequeña” diferencia es la que permite que en nombre de ella se cometan todo tipo de desmanes, irregularidades e incluso actuaciones al margen de la ley, toda vez que dichos “representantes” asumiéndose como únicos portadores del ideal democrático hayan usurpado sólo para sí, la legitimidad política.

Eso es lo que defiende la OEA, sin embargo, las cosas en la región han ido cambiando, hoy este engendro washingtoniano ha clamado por el regreso de Cuba, a la que expulsó de manera ignominiosa, y tampoco, -por ahora- ha podido aplicar la “Carta Democrática” a Venezuela, lo cual pone en evidencia que las actuaciones del secretario general, cuyas funciones están claramente delimitadas en los artículos 112 y 113 de la mencionada Carta, están fuera de la responsabilidad que éste tiene y al margen de la decisión de los Estados parte. En otras palabras, el secretario general está actuando de manera ilegal, por lo que si la OEA fuera una organización seria, lo debería destituir.

El eminente jurista español Antonio Remiro Brotóns, Catedrático de derecho Internacional de la Universidad autónoma de Madrid establece que a diferencia de los Estados, que son los sujetos de derecho primarios y plenos en virtud de su soberanía, las organizaciones interestatales son secundarios o derivados porque deben su existencia a la voluntad de los Estados, lo cual se manifiesta en su documento fundacional, además de lo cual, las organizaciones solo tienen los poderes que los Estados le hayan atribuido en las reglas que le son propias. En este sentido, es más que evidente que no existe ni en la Carta, ni en las reglas de funcionamiento de la OEA, la potestad de un secretario general de llamar a realizar elecciones en un país.

Por otro lado, los esfuerzos de la OEA por revitalizar la democracia, bastante traída a menos en las últimas décadas del siglo pasado, tuvieron en la Asamblea General realizada en Santiago de Chile en 1991 un intento de inflexión. Cuando fenecían las dictaduras que ensombrecieron el horizonte de la región, durante dos décadas, bajo el silencio cómplice de esta organización, la OEA aprobó en la capital chilena el “Compromiso de Santiago con la Democracia Representativa y la Modernización del Sistema Interamericano”, haciendo patente sus insuficiencias en esta materia…apenas 43 años después de su fundación. En este contexto se aprobó posteriormente la Resolución 1080 sobre la Promoción de la Democracia Representativa“. Así mismo en diciembre de 1992 en Washington la XVI Asamblea suscribió el Protocolo de Washington para la Reforma de la OEA. Vale decir, sin embargo, que desde la sanción de esta resolución se generaron muchas resistencias, sobre todo a su artículo 9 referido a la democracia.

Esta fue la razón por la que en la Tercera Cumbre de las Américas, celebrada en Quebec, Canadá, Venezuela, ya bajo la presidencia del Comandante Hugo Chávez y estando el presente en el evento de la ciudad canadiense, presentara reservas al documento final que pretendía  completar ese artículo 9, toda vez que había una redacción imprecisa de la clausula referida a la democracia, elaborada ex profeso de esa manera para dejar abierta la interpretación de la misma.

En la Declaración de Quebec, Venezuela argumentó su reserva a los párrafos 1 y 6 “por cuanto a juicio de nuestro gobierno la democracia debe ser entendida en su sentido más amplio y no únicamente en su carácter representativo. Entendemos que el ejercicio democrático abarca además la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones y en la gestión de gobierno, con miras a la construcción diaria de un proceso dirigido al desarrollo integral de la sociedad”. En su extraordinaria visión de futuro, el Comandante Chávez sentaba un precedente y actuaba en consonancia con la nueva Constitución Política del país aprobada tan solo 16 meses antes.

En estos planteamientos y en el debate de cuál democracia se defiende, reside el trasfondo de la actuación reciente del secretario general Luis Almagro, él como militante -durante la mayor parte de su vida- del Partido Nacional de Uruguay que se define ideológicamente como nacionalista y panamericanista, es un seguidor de este paradigma que expone lealtad hacia Estados Unidos y oposición a la integración latinoamericana y caribeña. Es conocido el carácter oportunista de su partido y de él mismo que lo llevaría a ingresar al Frente Amplio de la mano de José (Pepe) Mujica para satisfacer su ambición personal de ser Canciller de su país. Tras instalarse en la OEA, -más por el prestigio de Pepe que lo aupó, que por méritos personales – retomó su personalidad rastrera y su verdadero pensamiento político de subordinación imperial.

Para una persona de estas condiciones, aprovechar las indefiniciones programáticas de la OEA y las vaguedades de su concepto de democracia a fin de permitirse  violentar el mencionado artículo 2 que establece como propósito el respeto al principio de no intervención, es algo absolutamente normal, no alejado de sus rocambolesca vida personal.

Hay que decir que en el momento actual, a pesar de todo, los países de la región se han negado a aplicar la clausula democrática y suspender a Venezuela de la membrecía de esa organización. No obstante, Almagro ha desatado con ímpetu su lealtad al norte anglosajón, dándole la espalda a América Latina y el Caribe pretendiendo de tal manera, transformarse en un adalid de esa democracia putrefacta que defiende la OEA. Supone que la expulsión de Venezuela contribuirá a su exterminio a través de la creación de condiciones para una intervención militar en el país. Hoy, a pesar de su carácter estructuralmente intervencionista –y aunque parezca increíble que sea yo quien lo diga- el problema no es la OEA, es lmagro… después veremos.

Anexo 2

Se equivocó Almagro
Beltrán Haddad Haddad |ntoso el montaje de mentiras contra Venezuela desde el exterior. Se recurre hipócritamente a la defensa de los derechos humanos para atacarla y decir -como alega el secretario general de la OEA, Luis Almagro- que el país sufre de manera sistemática la violación de “los derechos humanos de su pueblo”, que ha habido una ruptura del orden democrático y que la única solución es realizar elecciones generales completas a la mayor brevedad posible.

En su afán injerencista en los asuntos internos de Venezuela, el cuestionable personaje, con su odio a los gobiernos progresistas de América Latina, habla además de “presos políticos” y de continuar “sanciones bilaterales” a personas del Gobierno. Son expresiones que denotan una connotación dramática del objetivo nefasto que él pretende para este país planteando la aplicación de los artículos 20 y 21 de la llamada Carta Democrática Interamericana, cuya sanción es suspender a Venezuela del ejercicio del derecho a participar en la OEA. Pero ¿de qué habla este señor? ¿Quién ha constatado esa supuesta ruptura del orden democrático? ¿Quiénes son esas personas privadas de libertad por sus ideas políticas? ¿Qué quiere decir Almagro con su expresión de “continuar sanciones bilaterales”? ¿De dónde viene esa bilateralidad? Y ahora pregunto otra cosa: ¿puede una decisión de la OEA ir más allá del texto constitucional para obligarnos a unas elecciones presidenciales adelantadas por capricho de una oposición nefasta? Se equivocó Almagro.

Es impresionante ver la hipocresía de individuos y sectores que en el pasado permitieron o callaron la muerte y la desaparición de personas, el hambre, la violación de la libertad de expresión, el acta “matavoto”, la censura, el cierre de periódicos, el allanamiento de universidades, la represión en las calles, las masacres y los juicios militares sin debido proceso. Ahora hablan de derechos humanos y contribuyen con Almagro no para ayudar al país ni defenderlo, sino para empujarlo a país sometido, balcanizarlo o llevarlo a la situación en que se encuentran pueblos y gobiernos como Palestina, Irak, Afganistán, Libia o Siria, masacrados y humillados por agresión. No se extrañen entonces de encontrarnos bajo la amenaza de una nueva aventura de las agresiones que comenzaron el día en que el pueblo eligió a Chávez y al socialismo y hoy quieren darnos una estocada desde la desacreditada OEA.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*