El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció el domingo 26 de octubre una restructuración parcial de su gabinete con la finalidad de reimpulsar los planes de la revolución bolivariana y destacó la designación del mayor general de la Guardia Nacional Bolivariana, Manuel Quevedo al frente del Ministerio de Petróleo y Minería y en la presidencia de Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Tras las recientes detenciones de seis altos funcionarios de la empresa refinadora de petróleo y comercializadora de gasolina, lubricantes y petroquímicos, Citgo Petroleum Corporation, la mayor filial de la estatal PDVSA, Maduro amplió el poder de los militares en su gobierno al entregar a un general el mando de la paraestatal.

Quevedo fue designado al máximo cargo de PDVSA con la promesa de una restructuración total de la compañía energética –base de la economía venezolana–, que aporta 96 por ciento de las divisas del país y fue declarada en default por sus acreedores internacionales debido a una millonaria deuda de al menos 90 mil millones de dólares y el retraso en el pago de mil 161 millones.

En febrero de 2016, Maduro aumentó la  participación de los militares en las industrias petrolera y minera del país, con la creación de una nueva empresa estatal que reportará  al Ministerio de Defensa, la Compañía Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (Camimpeg).

De igual manera, Maduro informó sobre otros nuevos ministros: José Gregorio Vielma Mora en Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Ildemaro Villarroel en

Imagen relacionada
Manuel Quevedo

Vivienda y Hábitat y Carlos Osorio Zambrano como nuevo ministro de Transporte.

Maduro anunció el pasado 3 de noviembre que iniciaría un refinanciamiento y restructuración de la deuda externa, estimada en 150 mil millones de dólares, en la que se destaca el pago de capital e intereses del bono PDVSA 2017.

El país con las mayores reservas petroleras del mundo debe pagar en lo que resta del año varios cientos de millones de dólares de deuda soberana y de PDVSA, y unos 8 mil millones en 2018.

Asumo la responsabilidad plena de esa transformación revolucionaria y de los pasos que vamos a dar contra la corrupción en PDVSA, afirmó Maduro, y añadió: ha habido errores que se están pagando caro. De un tiempo para acá he venido trabajando en un plan para una transformación revolucionaria de la petrolera en todos los sentidos.

El jefe de Estado también aseguró que Venezuela no ha avanzado lo suficiente en el desarrollo de la industria gasífera debido a la corrupción y el burocratismo. Respecto de la detención de los altos directivos de Citgo, incluido el presidente de la compañía, por su presunta vinculación en la firma de contratos desventajosos para el país, Maduro exigió “todo el peso de la ley.

Me da asco y vergüenza que se le dé la confianza a una gente al frente de una empresa y terminen robando y vendiendo a la patria, subrayó.

Quevedo sustituye a Nelson Martínez, quien permaneció poco más de un mes como titular de PDVSA, y a Eulogio del Pino, quien fue el encargado de la cartera de Petróleo. Estos máximos puestos en la industria petrolera permanecieron en manos de civiles por más de una década durante la administración socialista.

En tanto, la oposición aseguró que PDVSA está plagada de corrupción y una indagatoria del Congreso concluyó que al menos 11 mil millones de dólares desaparecieron entre 2004 y 2014.

Los escándalos de corrupción terminaron de debilitar a los últimos técnicos que quedaban en PDVSA. Los militares lograron lo que anhelaban. El pronóstico es oscuro, afirmó el analista y experto en energía del New York Times, Francisco Monaldi.

Los últimos datos aportados por la Opep reflejan que el país produce apenas 1,863 millones b/d —según la medición en el mes octubre— y la cifra contrasta con la cantidad de trabajadores de la industria que hasta el año pasado marcó un piso de 146.226 personas en su nómina, muy por encima de los 52.815 de 2006.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*